Forman parte del paquete de ayudas aprobado por Real Decreto el pasado 5 de mayo, para apoyar al sector cultural para hacer frente a la situación derivada de la COVID-19 y que supone una inversión presupuestaria del Ministerio de Cultura y Deporte de 76,4 millones de euros.

Sala cine

Es la primera vez que la exhibición recibe ayuda del Estado

El Consejo de Ministros de ayer 7 de julio, ha autorizado al Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) a convocar las ayudas de concesión directa para las salas de exhibición cinematográfica destinadas a sufragar gastos realizados en el año 2020, derivados de la crisis de la COVID-19.

El importe asciende a 13.252.000 euros y se imputarán al presupuesto del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, organismo dependiente del Ministerio de Cultura y Deporte.

Las ayudas específicas a las salas de cine están dirigidas a sufragar los gastos aparejados a las medidas sanitarias de prevención adoptadas ante la COVID-19 y a aquellos que sirvan para favorecer la visibilidad de la reapertura de los cines en 2020, desde la fecha en que se decretó el Estado de Alarma:

  • Gastos incidentales generados como consecuencia de las medidas sanitarias adoptadas.
  • Gastos de campañas orientadas a la reapertura y vuelta del público a los cines.
  • Gastos en actuaciones que permitan aumentar la programación de campañas escolares.
  • Espacio publicitario para promoción y avances de cine español en las salas, así como de campañas institucionales.

Cuando se conoció el Real Decreto, el sector de la exhibición cinematográfica aplaudió la medida  pues, como declaró Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de la Federación de Cines de España (FECE), que representa a más del 80% de las salas de cine de España “esta es la primera vez que recibimos ayuda del Estado y en unas circunstancias tan excepcionales es bienvenida, su reparto es razonable y esperamos poder concretar sus limitaciones antes de su publicación”.

En aquel momento el máximo representante de FECE, también apuntaba que la cifra asignada no sería suficiente para solucionar, ni de lejos, la crisis económica en este ámbito. “Esa cantidad es la que los cines perdemos en un mes y, como presuponemos estar cerrados unos tres meses, esperamos que el resto de administraciones tengan la misma sensibilidad y así ayudarnos a mantener los 11.500 empleos directos que dependen de esta actividad”, explicaba refiriéndose como, por ejemplo, a lo que sería una drástica reducción de impuestos de tipo autonómico y local.