El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un Real Decreto-Ley en el que se incluye un paquete de medidas con las que aliviar la situación de crisis derivada del COVID-19. Es una inversión presupuestaria del Ministerio de Cultura y Deporte de 76,4 millones de euros y se favorecerá líneas de financiación a la Cultura por valor de 780 millones de euros a través de CREA SGR. Aparte de medidas sobre desempleo y acceso a la financiación, destacan las mejoras fiscales para rodajes y ayudas para que los cines implementen los protocolos sanitarios.

José Manuel Rodríguez Uribes

Hace unas semanas publicamos cómo entre el sector había cundido la indignación por unas declaraciones del ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, tras rechazar medidas específicas para el sector cultural más allá de las medidas generales que se habían anunciado.

Rodríguez Uribes recapacitó y, tras reunirse con distintos representantes del sector, indicó que pronto enviaría al Consejo de Ministro un paquete de medidas.

Ese paquete de medidas ha sido aprobado hoy mediante un Real Decreto con el que se pretende reforzar al sector cultural en el proceso de desescalada que acaba de empezar.

Entre las medidas que regula el Real Decreto Ley se habilita un acceso extraordinario a la prestación por desempleo para los trabajadores de la Cultura, que por su intermitencia no habían quedado amparados por los mecanismos de cobertura establecidos hasta la fecha.

Por ejemplo, los artistas podrán acceder de manera extraordinaria a la prestación de desempleo por un periodo de hasta 180 días, según el periodo de ocupación cotizada en el año anterior. Esta medida afecta al 45 % de los contratos de trabajo del sector artístico, que son por obra o servicio, es decir, de carácter intermitente.

La financiación y liquidez también se tienen en cuenta en el Real Decreto, de modo que se inyectará 20 millones de euros en la sociedad de garantía recíproca CREA SGR. Una parte de dicha cantidad, 3.750.000 euros, está destinada a sufragar el coste de la comisión de apertura de los avales de los préstamos a empresas del sector cultural con motivo de la crisis de la COVID-19. El resto, 16.250.000 euros, se destina al fondo de provisiones técnicas.

Este importe supone movilizar realmente 780 millones de euros en créditos garantizados para el sector cultural. A cada ámbito, como por ejemplo el cine, le corresponde un mínimo de 40 millones de euros, pudiendo obtener liquidez inmediata y específica.

En lo concerniente a las subvenciones y ayudas públicas para actividades y proyectos culturales, se posibilita el abono de los gastos subvencionables realizados, cuando los proyectos o actividades no hayan podido llevarse a cabo, total o parcialmente, por culpa del coronavirus.

 

Ayudas al sector cinematográfico

El Real Decreto aprobado hoy tiene en cuenta también medidas particulares para la cinematografía y el audiovisual. Por ejemplo, se ha creado un Fondo Social Extraordinario de 13.252.000 euros para apoyar a la exhibición cinematográfica. Este fondo pretende cubrir los gastos para acometer las medidas sanitarias necesarias y para favorecer la visibilidad sobre la reapertura de los cines.

Además, también se recoge una excepción temporal hasta el 31 de agosto de 2020 por el cual las películas que se vean con problemas para estrenar en salas cuando lo tenían previsto, puedan estrenos en plataformas VOD, sin que ello afecte a su condición de película cinematográfica, algo especialmente relevante para recibir las subvenciones pertinentes.

 

Con el fin de aportar liquidez a las productoras que han sido designadas como beneficiarias de ayudas, se les adelantará el 50 % del pago de parte de la ayuda otorgada antes de que inicien el rodaje y se permitirá que entre los gastos subvencionables se incluyan aquellos directamente vinculados con el impacto de la crisis.

Asimismo, se flexibilizan los plazos y las obligaciones para ser beneficiario de ayudas generales y selectivas, tanto para producción de largos y cortos sobre proyecto concedidos entre 2016 y 2019. Esto incluye aspectos como el estreno en un número determinado de salas, el presupuesto para promoción o la comunicación de inicio y fin de rodajes, entre otras.

Otra de las medidas estrella tiene que ver con los incentivos fiscales, una antigua reivindicación del sector que ahora, por las circunstancias, se ha podido conseguir. Se incrementan tanto para la producción cinematográfica y audiovisual de series de ficción, animación o documental, así como a los rodajes extranjeros.

Ahora podrá deducirse hasta un 30 % del primer millón de euros la base de deducción (estaba en el 20%) y el 25 % del importe restante. Y también se amplía el límite máximo de reembolso, pasando de los 3 a los 10 millones de euros.