El Festival de Málaga. Cine Español ha sido el marco elegido para la presentación de CineArte, la Red de Cines Independientes por la Cultura y el Arte integrada por iniciativas independientes que apuesta por un modelo de exhibición alternativo, que propone y defiende el siguiente decálogo bajo el nombre de “Declaración de Málaga”:

  1.  Promover el reconocimiento legal de la Red CineArte, homologable a las que existen en la mayor parte de Europa agrupadas dentro de la asociación CICAE (Confederación Internacional de Cines de Arte y Ensayo), por parte de las instituciones culturales a nivel nacional y europeo.
  2. Exigir la reducción del IVA general para todos los cines y un tratamiento fiscal especial bonificado para las salas de la Red CineArte.
  3. Promover la distribución de un cine de mayor diversidad, de cine de autor, en versión original, en salas de cine, de cine europeo, de cine independiente y de cinematografías emergentes o poco representadas y promover la programación en versión original subtitulada.
  4. Promover nuestra cinematografía y facilitar el acceso a una ventana de exhibición a aquellas películas que representan nuestra riqueza cultural y las distintas realidades y lenguas de nuestro país.
  5. Apoyar y fortalecer las relaciones con los demás sectores de la creación y la industria, especialmente con los distribuidores, creadores y productores, con la finalidad de sumar esfuerzos con un objetivo común: el aumento de espectadores y consumidores del cine que defendemos.
  6. Impulsar la alfabetización audiovisual y la formación en valores a través del cine tanto en los centros educativos como en las salas de exhibición, con programas específicos de formación, así como proponer nuevas iniciativas de captación y consolidación de audiencias, especialmente dirigidas al público más joven.
  7. Solicitar medidas de apoyo tanto al proceso de digitalización de las pantallas que no han completado la transición del analógico al digital, como a las exigencias tecnológicas que piden una constante innovación y renovación de las salas.
  8. Acuñar el término “CineArte” como una marca de calidad que identifique y diferencie a las salas de exhibición que mantienen este tipo de programación.   Solicitar a la Administración, estatal, autonómica y municipal medidas de apoyo al cine de carácter cultural y facilitar el acceso de sus asociados a las medidas de apoyo existentes a nivel internacional para este tipo de cines y programación.
  9. Apoyar a los colectivos ciudadanos, asociaciones vecinales o profesionales que se propongan el rescate de cines y su reapertura bajo el modelo de sala de cine que defiende la Red CineArte.
  10. Desarrollar canales y sistemas propios de promoción y comunicación para la Red CineArte favoreciendo la circulación de contenidos alternativos para este tipo de salas.

cinearte-declaracion-de-malagaDicho decálogo fue suscrito  por los miembros de la Red CineArte: CineCiutat (Palma de Mallorca), Cines Zoco de Majadahonda (Madrid), Cines Séptimo Oficio (Las Rozas, Madrid), Cine Artistic Metropol (Madrid), Cinema Maldà (Barcelona), Cinemes Girona (Barcelona), Cinemes Texas (Barcelona), Zumzeig Cinema (Barcelona), Boliche Cinemes (Barcelona), CineBaix (Sant Feliu de Llobregat), Cinema Truffaut (Girona), Cine Albéniz (Málaga), Cine Pathé-Quintero (Sevilla), Cine Dúplex (Ferrol, A Coruña), Cine Numax (Santiago de Compostela) y Cine Roma (Alfas del Pi, Alicante).

Antecedentes

En pocos años han cerrado más de 400 cines, incapaces de hacer frente a la pérdida de espectadores, a la competencia de las otras pantallas (televisión, multimedia, descarga de internet, etc.) y a la presión de las multinacionales de la distribución y la exhibición.  Además, las fuertes inversiones que exigen la digitalización de las salas han supuesto que más de 600 pantallas (aproximadamente un 20% del total) estén todavía pendientes de completar este proceso. De hecho, muchas ciudades y pueblos de nuestro país se han quedado sin ninguna sala de cine.

la-Red-de-Cines-IndependienPor otro lado, la enorme influencia que ejercen los grandes operadores del mercado cinematográfico internacional sobre los circuitos de distribución y exhibición, condicionan cada vez más a los cines independientes, a la vez que impiden a muchos espectadores disfrutar de una mayor diversidad cinematográfica, de cine de autor, en versión original, en salas de cine.

En concreto y como consecuencia directa, un parte significativa de nuestra producción cinematográfica ha dejado de tener una ventana de exhibición natural, dejándola relegada a un consumo secundario.

Sin embargo no todo está perdido. Gracias, por un lado, a las iniciativas privadas de profesionales del mundo del cine o a las iniciativas públicas -Festivales de Cine, Ayuntamientos o Comunidades Autónomas, como por ejemplo las del País Vasco- se han podido mantener en funcionamiento muchos cines independientes. Además, sin apenas ayudas del Estado y aparentemente a contracorriente del mercado han surgido grupos de ciudadanos en diversas ciudades que se han lanzado al rescate de cines cerrados y en algunos casos, gracias a la resistencia de la comunidad cinéfila, han conseguido reabrirlos con éxito.

La Red CineArte surge, por tanto, como la necesidad de agrupar todas estas iniciativas independientes y alternativas y sumar esfuerzos en defensa de la cultura y el cine. CineArte tiene, además, la clara intención de integrar y trabajar conjuntamente con todas las partes implicadas dentro del sector cinematográfico para proyectar un cine de calidad y crear un entramado cultural alrededor de las salas de cine.

Jornadas de reflexión

La presentación formaba parte de las jornadas de reflexión y debate sobre nuevos modelos de exhibición alternativos “Los cines independientes como espacios para la difusión cultural en la era digital”, organizadas por CineArte con la colaboración de Europa Cinemas,  la Confédération Internationale des Cinémas d’Art et d’Essai, CICAE y el Festival de Málaga. Cine Español y con el apoyo de la Academia del Cine  y el ICAA.

Los-cines-de-arte-y-ensayo-retosLa primera de las dos jornadas estuvo coordinada por el presidente de CineArte, Pedro Barbadillo, y Judith Colell, vicepresidenta de la Academia de Cine.

Colell destacaba la importancia de los cines de arte y ensayo como parte de la cultura. Además, incidió especialmente en apostar por la educación de las nuevas generaciones con el objetivo de ampliar su visión cinematográfica, supeditada a lo que ven en televisión.

Tras la intervención de la Vicepresidenta de la Academia de Cine, Detlef Rossman, presidente de CICAE, Confederación Internacional de Cines de Arte y Ensayo, entidad fundada hace 60 años y que agrupa a miles de exhibidores, detalló la finalidad de confederación y sus objetivos, con la idea de orientar a CineArte en su constitución como asociación española, hasta ahora inexistente en nuestro país. Aunque CICAE aún tiene retos por delante, Rossman considera clave crear redes y colaborar para aprender de otros colegas y cita como ejemplos los modelos adoptados en Francia y Alemania.

¿Qué tendría que hacer España para formar parte de CICAE? “La diferencias culturales, económicas y sociales son importantes a la hora de definir el cine de arte. Hemos discutido mucho como integrar a los cines españoles en CICAE y creo que primero tendrán que agrupares en una asociación y luego contarán con todas las facilidades”, explicaba Rossman.

Con el ejemplo de CICAE en mente, la sesión de la tarde estuvo centrada en abordar y debatir los diferentes puntos de la hoja de ruta de CineArte que se presentarán hoy. Los puntos más debatidos de su propuesta han sido la definición del término “CineArte” y su aplicación, la bajada del IVA con la correspondiente bonificación para el cine de arte, el apoyo a los colectivos ciudadanos que luchan por mantener sus cines y la educación y atracción de audiencia joven.

En el campo de la distribución, Javier Asenjo, de Cines Zoco Majadahonda ha sido claro: “Creo que no nos conviene tener distribuidora propia porque nos pondríamos en contra de las ya existentes”. En su lugar, Asenjo plantea agruparse como Red CineArte para así facilitar la negociación con las distribuidoras. También se muestra a favor de la educación en cine de los más jóvenes, de la disponibilidad de un catálogo de películas a un precio más bajo para colegios e institutos y de la creación de material adicional para ellos.

El responsable de de Cines Zoco Majadahonda lanzaba además otra cuestión: ¿Qué hacer con la cantidad de cine nacional que se produce pero no llega a las salas? ¿Debería CineArte tener también un papel en este asunto? Asenjo recuerda que el ICAA tiene un poder de promoción muy grande: “Si se subvenciona la producción, se debería subvencionar también la promoción, porque hay mucha cinematografía subvencionada que luego no se estrena”.

Por su parte, Francesc Vilallonga, de Cinema Truffaut (Gerona), facilitaba datos sobre el proceso de digitalización a nivel mundial, europeo y nacional, destacando el retraso que arrastran España e Italia respecto del resto de Europa, debido a la falta de ayudas públicas. Mientras España termina de adaptarse, el debate internacional ahora es cómo rentabilizar esa digitalización: ofreciendo contenidos diferenciales.

Vilallonga terminaba abriendo el debate sobre si las nuevas tecnologías harán desaparecer al distribuidor como intermediario, redirigiendo su labor a la de promoción de películas.

La presentación de Youfeelm, una plataforma de cine bajo demanda que verá la luz próximamente, los datos sobre el cierre de salas, la iniciativa “Salva tu cine” o el modelo de Europa Cinemas, protagonizaron la segunda jornada de la Red CineArte, que presentó en rueda de prensa la mencionada “Declaración de Málaga”.

Durante la rueda de prensa Pedro Barbadillo, presidente de CineArte, apuntaba que “el reconocimiento legal de los cines con programación cultural, que estamos proponiendo al ICAA como algo diferenciado de los cines comerciales, es una medida importante para preservar la existencia de un tipo de cine que si no, no tendría donde exhibirse.” ­

Por su parte, el vicepresidente de la organización, Javier Asenjo, destacaba que “Red CineArte nace con la intención de integrar y trabajar conjuntamente con todas las partes implicadas dentro del sector cinematográfico, en la defensa de un cine que permita la diversificación y crear un entramado cultural alrededor de las salas de cine”.

Así la segunda jornada de CineArte se abría  con la presentación de Youfeelm, una plataforma de cine bajo demanda que verá la luz próximamente. El sistema que plantea Youfeelm es similar al que emplean ya los programadores musicales: está basado en el crowdfundig o microfinanciación colectiva. Youfeelm propone una película, lanza una campaña de venta de entradas mediante crowdfunding y si se alcanza un mínimo de entradas vendidas, se contacta con la sala para su proyección. Pero la plataforma no se queda sólo en el hecho de ir al cine y ya está, sino que quieren convertir el acto en una experiencia, aportando valor añadido a la proyección.

Segunda-jornada-de-CineArte-en-Málaga¿Qué gana la sala que colabore con Youfeelm? “Queremos que la sala vuelva a ser ese foro romano en el que se charlaba y se compartían intereses, ayudar a atraer nuevas audiencias, despertar el hábito de ir al cine y rentabilizar los días y horarios de baja ocupación que tenga la sala. Además, con la preventa reducimos la incertidumbre”. Una interesante iniciativa que no pretende ser un enemigo para el sector, sino un compañero en el camino.

Tras la esperanza que insufla a la industria los nuevos modelos como Youfeelm, CineArte se adentró en una de sus preocupaciones: ¿Por qué cierran los cines? Xavier Bachs, de la Asociació Cinebaix, fue el encargado de facilitar datos y poner ejemplos en este aspecto, abriendo su intervención con la excusa más común y es que se dice que como tenemos mayor número de pantallas por habitante que en Francia o Inglaterra, hay que cerrar cines. “La mayoría de los cines que cierran son cines que intentan hacer un cine comercial porque quieren seguir sobreviviendo”.

Bachs, tras exponer casos de multisalas que no han tenido éxito, se inclina hacia otros modelos: los cines resistentes de iniciativa privada, las reconversiones de cines en iniciativas privadas, la gestión municipal, ser copropietarios como es el caso de Cinebaix o una red de cines como CineArte. Anima a plantear alternativas y establecer alianzas con organizaciones, entidades e incluso con centros educativos, tema que ya se mencionó en la jornada anterior.

En esta línea de plantear alternativas y agruparse, se abrió la sesión de la tarde con la iniciativa “Salva tu cine”, una plataforma que quiere poner al alcance de la gente las herramientas necesarias para rescatar sus cines. “Tampoco se trata de salvar cualquier sala porque se incrementa la tasa de fracaso”, explicaban. La idea es que si hay una comunidad interesada en salvar un cine, elabore un plan de negocio previo y después entre Salva tu cine a prestar su ayuda y asesoramiento. ¿Por qué una comunidad? Porque han comprobado que el sistema que mejor les funciona es el del cine que está basado en comunidades, el cine que se salva por la movilización de su entorno, que siente la sala como suya. “Aunque no es el único modelo: un cine de iniciativa privada que ya esté abierto también puede solicitar ayuda”.

En definitiva, Salva tu cine quiere servir de catalizador, crear ese momento que haga reaccionar a la gente para rescatar su cine; conseguir que la gente sea consciente de que existe la pantalla de cine, además de la televisión, el ordenador y el smartphone, y que esa pantalla pueden hacerla suya; ofrecer valor añadido para que el cine salga adelante; y mantener una buena comunicación con medios locales que ayuden a difundir el proyecto.

La última parte de estas jornadas de CineArte estuvo dedicada a repasar el modelo de Europa Cinemas de la mano de Claude Eric Poiroix y Fátima Djoumer. Europa Cinemas nació en 1993 en Bruselas y desde entonces tiene dos objetivos: hacer circular el cine europeo y construir una red para ayudar a distribuidores y exhibidores.Segunda-jornada-de-CineArte-en-Málaga2

Ante la pregunta de si CineArte podría entrar en Europa Cinemas y acogerse a sus ayudas, Poiroix sugirió la creación de mini redes y remitió al caso del País Vasco, donde se han asociado ocho salas para cumplir los requisitos de venta de entradas que impone Europa Cinemas y así  acceder a sus ayudas. Aunque Fátima Djoumer recuerda que no se trata sólo de una cuestión financiera, ya que la apuesta en red de las salas de cine es lo más importante para los miembros de Europa Cinemas. Es punto de encuentro y debate de exhibidores que quieren saber cómo mejorar sus salas, cómo encontrar sponsorización, etc.

La digitalización fue otra cuestión que centró la sesión y es que Poiroix da el debate casi por zanjado en Europa. Exponía el caso de Francia, donde cada semana se distribuyen 15 copias, por lo que la necesidad de digitalización era evidente. Además, Francia es un país que no tiene una indicación clara sobre qué soportes están autorizados o no, sólo se exige que el público pueda ver una película en pantalla grande, ya sea en Blu-Ray o DCP.

Finalmente cerró las jornadas el tema de las fronteras en la distribución. Poiroix asegura que es muy polémico porque un análisis de Bruselas ha resuelto que las películas circulan bien por 10 países europeos, pero luego hay otros 10 en los que circulan mal. Y se apunta a dos causas: los derechos de autor y la cronología de los medias. La cronología de los medias derivó en si conservar todas las ventanas de distribución o apostar por un single market. Mientras que aquí Javier Asenjo de Cines Zoco comentaba que las películas pequeñas pueden ganar visibilidad con su estreno en las tres ventanas a la vez, Javier Pachón de CineCiutat sugería mantener ambos modelos y que cada distribuidora decida a cuál de ellos acogerse. Claro que Djoumer apuntaba que no es lo mismo la maquinaria de marketing que se pone en marcha en un estreno mundial, como puede ser James Bond, que el de una película europea.