Jordi Carbonell: «El Bueno, El Feo y el Malo»

29 marzo, 2023

El Congreso Audiovisual y Digital de Canarias (CADEC) se va asentando año tras año como uno de los eventos profesionales en el audiovisual canario más relevantes del panorama. TEA Tenerife Espacio de las Artes acogió durante tres días en marzo la tercera edición, que tuvo diferentes ponencias, mesas redondas y masterclasses.

Jordi Carbonell en el CADEC 2023.

CADEC es el primer congreso audiovisual y digital de Canarias. Tiene como objetivo reforzar el carácter estratégico del sector audiovisual, desde el punto de vista del emprendimiento. Entre otras cosas, buscan promover Canarias en el exterior, tanto los beneficios fiscales como técnicos de rodar en las islas, haciendo partícipe del mismo a las instituciones formativas como La Universidad de La Laguna (ULL).

La ponencia inaugural de este año la protagonizó el productor de cine y televisión Jordi Carbonell, colaborador de Cine&Tele y miembro fundador de la consultora The Market Eye Team (TMET).

En su conferencia ‘Producción Audiovisual: La financiación de películas’ afrontó uno de los dilemas cruciales que se encuentra un productor a la hora de producir una película, que es el tipo de financiación a escoger: ¿Subvención?, ¿AIE’s (Agrupaciónes de Interés Económico)?, ¿Contrato de Financiación? ¿Financiación Frankenstein?

En la ponencia explicó cuál es la mejor en función del proyecto audiovisual que produzcamos, ya que, como señala Carbonell, según lo que escojamos, “dependerá que nuestra película tenga posibilidades de éxito o fracaso”.

“En nuestro sector escoger bien la financiación es clave ya que en  ninguna otra industria se crea un único producto con una inversión de millones de euros sin tener ninguna seguridad real  de que el público vaya a comprarlo. Y es extremadamente perecedero”, comentó el productor.

Los países han creado todo tipo de subvenciones gubernamentales, incentivos fiscales, tax shelter, tax revenue y demás apoyos por el riesgo que supone el no saber qué película obtendrá el favor del público “Pero si existe tanto riesgo, ¿por qué dan ayudas?  Porque  cada euro destinado al mundo del cine, repercute directamente en cada uno de los sectores económicos de un país como son: el primario, el secundario, el terciario y el cuaternario”, explicó Carbonell.

En su ponencia, el productor afirmó que en España tenemos principalmente tres tipos de formas de financiación: El Feo , El Bueno y El Malo.

Las subvenciones serían El Feo, porque, según declaró, “son obtusas, confusas, difusas, arbitrarias e injustas, y van en contra de los intereses de los productores independientes, ya que para presentarse a aspirar a dichas subvenciones, los productores necesitan tener garantizada la financiación del 35% del presupuesto, y eso ha generado una pérdida de ingresos de explotación a favor de los garantes de ese 35% (las TVs y Plataformas)”. Con lo que el productor independiente “nunca disfrutará del éxito de su producción, al menos durante los mejores años de la vida comercial de una película”.

Las Agrupaciones de Interés Económico (AIE) serían El Bueno, ya que “la incorporación del capital privado, da al productor independencia creativa, la independencia presupuestaria y el control total sobre el proyecto”. Pueden darle a la película esa oportunidad de ser la escogida por el público y, además, “podemos garantizar al inversor no sólo el retorno de su inversión sino también un beneficio del 20% en el peor de los escenarios, gracias a la combinación de las Bonificaciones fiscales, las Bases Imponibles negativas y los ingresos de explotación”.

Las Producciones Frankenstein serían Las Malas. “Es un tipo de producción que lo aprovecha todo. Se basa en la combinación de las subvenciones, más contratos de TV más las AIE, más el fracaso de la película. Fracaso porque el sistema se basa en el máximo aprovechamiento de los beneficios fiscales sobre todo las BIN’s negativas. Y para eso han de fracasar sí o sí”, apuntó el productor.

Según aseveró Carbonell, para conseguirlo, “utilizan ingeniería jurídico-fiscal para poder encajar unos supuestos, que no dejan de ser supuestos y también interpretables por Hacienda. Es una versión jurídico-financiera del ¿Donde está la pelotita? El problema es que destruye la producción audiovisual desde dentro convirtiendo a los productores en dependientes de este sistema del cual es muy difícil salir”.

Como complemento a esto, puedes leer el artículo de Jordi Carbonell publicado en Cine&Tele ‘AIE’s de riesgo vs. AIE’s seguras’.

Entre las clases magistrales de este año, destacaban ‘Perfeccionamiento técnico en eventos híbridos’, ‘El oficio del ayudante de dirección’, ‘De la gestión de eventos de gran formato a la dirección de proyectos’, ‘Como producir tu primer documental en Canarias’, ‘El productor y el postproductor, mano a mano’ y ‘Producción e investigación periodística para documentales’.

Quizás también te interesen:

La nueva ley del cine: segundo intento

Nunca antes los astros, y no los de cine, se confabularon para evitar la aprobación de la Ley del Cine promovida por el anterior ministro Miquel Iceta, una ley que afectará por mucho tiempo a la industria audiovisual. Estamos ante una nueva oportunidad y con un nuevo ministro de Cultura, Ernest Urtasun. Aprovechémosla. Por Jordi Carbonell

Leer más...