¿Es posible un #Barbieheimer fiscal?

6 octubre, 2023

El 80% de mi tiempo lo dedico a buscar la mejor manera de estructurar mis producciones bajo la premisa innegociable de un win-win Productor/inversor/exhibidor, y esto me ha llevado a la creación de una fórmula que cumple con dicha premisa, y a la que he bautizado como #BarbieHeimerfiscal . Por Jordi Carbonell. Productor

Pero ¿Qué es un #Barbieheimerfiscal? Antes de contestar a la pregunta, he de hacer un poco de historia. Actualmente los productores tenemos varias fórmulas para estructurar la financiación de nuestras producciones, a saber: las Televisiones y/o Plataformas, las Subvenciones; las AIE (Agrupaciones de Interés Económico) fiscales; las producciones Frankenstein, que son las más populares (combinación de las tres: TV/Plataformas, más Subvenciones más las AIE Fiscales) y los Contratos de Financiación. Hay una última que solo utilizamos unas pocas productoras pero es la más interesante para nuestros intereses, las AIE con mayoría de capital privado: las mal llamadas: “AIE’s de Riesgo”.

El problema de las Televisiones y/o Plataformas es que los contratos que nos ofrecen… ojalá fueran leoninos porque al menos nos dejarían las sobras, pero no nos dejan ni las raspas. Ademas son carísimos a la hora de estructurar, porque requieren de la participación de una SGR (Sociedad de Garantía Recíproca) para convertir ese contrato en un aval, y de un banco para que a través de ese aval te den un préstamo.

El problema de las Televisiones y/o plataformas es que los contratos que nos ofrecen… ojalá fueran leoninos porque al menos nos dejarían las sobras, pero no nos dejan ni las raspas”

Las Subvenciones tienen unas condiciones obtusas, confusas y difusas. Si a eso le añadimos la arbitrariedad (dependemos de un comité de asesores) y lo carísimo que resulta conseguir una (para acceder necesitas un Contrato con TV/Plataformas), también las convierten en poco atractivas.

Las subvenciones tienen unas condiciones obtusas, confusas y difusas”

Las Producciones Frankenstein, son una combinación de las dos fórmulas anteriores, pero añadiendo una AIE (Agrupación de Interés Económico) para cubrir la diferencia que nos falta. Serían interesantes si no fuera porque al tener que firmar con las Televisiones/Plataformas y quedarse estas con todos los derechos, no tenemos nada más que ofrecer al inversor. Solo le podemos ofrecer el “sí pero no”: Sí que nos llevamos la bonificación pero no ponemos el dinero, con lo que el riesgo es muy alto para el inversor y poco interesante para el productor.

Las Producciones Frankenstein, son las del “Sí pero No”: Sí que nos llevamos la bonificación pero no ponemos el dinero que l justifique.”

La AIE con mayoría de capital privado trata básicamente de convertir en productor al inversor para así poder beneficiarse de todas las bonificaciones y desgravaciones fiscales además de todas las ventajas que tenemos los productores a la hora de producir una película. Son las que, en realidad, bien utilizadas, garantizan al inversor una rentabilidad de más del 20% al final de los tres años desde la inversión independientemente del éxito o fracaso de la película. Tres años y no antes: es, en este punto, donde los inversores son más refractarios pues querrían tener la garantía de, al menos, recuperar su inversión el primer año. ¿Imposible?

Los Contratos de financiación son muy interesantes para espectáculos en vivo, conciertos etc…, pero también para producciones pequeñas, ya que la única condición que nos piden para bonificar la financiación es que la producción se califique en el mismo año impositivo, y eso solo lo podemos hacer con los cortometrajes….¿Solo?

Ahora si ¿Qué es la #barbieheimerfiscal? Sería la combinación de las AIE de capital privado con los Contratos de Financiación, garantizando así a todos los inversores y financiadores sus aportaciones, independientemente del éxito o fracaso de la película. Y a los productores la posesión de la Propiedad Intelectual, los ingresos de explotación y un lanzamiento que, al menos le dé a la película la oportunidad de obtener el favor del público.

En definitiva, la #barbieheimerfiscal es un win- win para Productores/Inversores y Exhibidores.

Quizás también te interesen: