Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Pedro Barbadillo: «No se te puede escapar un rodaje de un videoclip de Rosalía porque sean necesarios diez trámites diferentes»

2 noviembre, 2022

Aprovechando nuestro desplazamiento a Mallorca para cubrir la segunda edición del Fiction Mallorca Pitch, entrevistamos a Andreu Fullana, director de Ibiza Film Commission y Pedro Barbadillo, director de Mallorca Film Commission para saber su valoración segunda edición del evento, conocer de primera mano la situación de la producción audiovisual en las Islas, sus planes para seguir creciendo en el futuro próximo…

Foto de familia de Fiction Mallorca Pitch ‘Storytellers’

Cine&Tele: ¿Cómo surge Fiction Mallorca Pitch y cuáles han sido las características principales de esta segunda edición?

Andreu Fullana: El Fiction Mallorca Pitch tiene su semilla en la observación de lo que se venía haciendo en otros territorios con éxito para poner en conexión a la industria local con la nacional al tiempo que formas a nuevos profesionales. Este año hemos crecido gracias al apoyo de los Consejos Insulares para dar lugar a Fiction Mallorca Pitch «Storytellers», un evento en el que tratamos de aportar información clave para guionistas, desde la creación, pasando por la propiedad intelectual hasta la venta del proyecto. Gracias a la implicación de Pedro ha sido posible elevar el evento a un nivel internacional.

Pedro Barbadillo: De algún modo queríamos poner en sintonía actividades o acciones que se hubieran llevado a cabo en Mallorca con este proyecto de residencia y de laboratorio de creación audiovisual, y darle una coherencia en un único programa junto a los Consejos de Ibiza y Menorca. Ya teníamos la experiencia positiva del primer Fiction Mallorca Pitch, la residencia Write Retreat que lleva ya cinco años concentrando guionistas durante un tiempo en un lugar concreto para desarrollar proyectos… así que pensamos que sería bueno confeccionar un programa que cubriera todo el proceso creativo desde la escritura del guion y desarrollo hasta la formación y el networking para poner en contacto a guionistas con el resto del sector audiovisual. Hay cosas que limar de cara a futuras ediciones, por supuesto, pero creo que en general está funcionando muy bien.

C&T.: ¿Cuáles serían estos aspectos a corregir?

A. F.: Una de las más claras es la parte de la traducción simultánea en las ponencias, porque hay asistentes españoles que no saben inglés o al revés, y es imprescindible que toda la gente que acuda a ver -por ejemplo- la charla de Ruben Ostlund tengan los medios técnicos para entenderlo todo. Detalles que limar que forman parte de lo bonito de un proyecto.

P. B.: Por ejemplo, creo que deberíamos espaciar un poco más la programación para que sea una experiencia más relajada y de ida y vuelta para los residentes: vienes a escribir diez días, luego descansas un tiempo en tu casa y le das las vueltas que necesitas, regresas en un par de meses y te encuentras con productores que valorarán los cambios en los que has trabajado…

Andreu Fullana junto a Diego San José

C&T.: ¿Habéis contado con ayuda pública para financiar el encuentro?

P. B.: Este programa se ha podido llevar a cabo porque conseguimos financiación a través de una convocatoria del Ministerio de Cultura muy importante, los consejos insulares por si mismos no hubieran podido levantar esto. Fuimos uno del 20% de proyectos seleccionados que se aprobaron y conseguimos presupuesto para dos ediciones, esta y la que viene. Nuestro trabajo ahora es conseguir el músculo suficiente para que, una vez superado este período de financiación inicial, tengamos suficiente entidad como para que el ICAA u otras entidades o fondos europeos puedan ser el relevo en cuanto al apoyo financiero de este proyecto que pretende convertir Baleares en un enclave importante de cine.

C&T.: ¿Ha sido complicado atraer a profesionales de la talla de los que hemos visto aquí?

A. F.: Por mi parte, que he coordinado la asistencia de españoles, no he tenido ningún problema en contactar con ellos. A algunos ya los conocía de los mercados y a otros ha resultado sencillo aunque no hubiera contacto previo, porque al fin y al cabo le estás ofreciendo visitar un sitio maravilloso como es Mallorca. Con Rafa Taboada me une una relación de confianza, pero por ejemplo con Diego San José simplemente fue cuestión de contactar a través de un mensaje en Twitter. Creo que la confianza y el nivel del programa han sido muy efectivos para convencerlos.

P. B.: Yo por mi posición en la Mallorca Film Commission me enfoco en los mercados, productores y creadores internacionales. A través de los años se establecen esas relaciones de confianza que te permiten invitar a gente de peso con garantías. Aquí ha sido muy importante para establecer ese tipo de relaciones un encuentro de productores europeos con el mercado chino, que tuvo lugar el año pasado durante cinco días, donde se establecieron contactos de muy alto nivel y han ayudado a que podamos tener profesionales tan destacados en la programación de este año. Con Ruben Östlund. Él vive en Mallorca y tiene ganas de entablar relaciones con la industria local para desarrollar proyectos, así que gracias a eso hemos tenido la oportunidad de disfrutar de un primer espada a nivel mundial en una ponencia muy enriquecedora. Es importante esa combinación de relaciones personales con haber ido posicionando el nombre de las islas como destino de rodaje, para producir y crear.

C&T.: ¿Cuáles son los principales reclamos de la industria local para conseguir que vengan a rodar producciones internacionales?

P. B.: Cuando hablamos de la industria local en las islas nos referimos, sobre todo, a la parte creativa, porque no tenemos una industria fuerte a nivel empresas, sobre todo hay pequeñas compañías que hacen service. Pero sí tenemos buena autoría, gente con muchísimo talento limitada precisamente por ese tamaño reducido de la industria, de la televisión pública local y escasez de operadores. Lo más atractivo que podemos ofrecer es la variedad de nuestras localizaciones, el clima y esa fuerte base de empresas de servicios que sí está consolidada con empresas relevantes como Palma Pictures. Eso hace que producciones tan importantes como The Crown, The Night Manager… empiecen a venir y repitan.

Otro punto a destacar de la isla es que hay muchísima gente importante en la industria que tiene residencia en Mallorca y está deseando encontrar proyectos que pueda desarrollar aquí, cerca de su familia. Entre octubre y diciembre es una época estupenda para rodar en las islas y muchos de ellos aprovechan para intentar hacer una película aquí esos meses.

C&T.: ¿Alguna petición a las instituciones públicas para favorecer esta dinámica?

P. B.: Es imprescindible agilizar, mejorar y modernizar los trámites y solicitudes a entidades públicas, porque muchos están absolutamente obsoletos. Hay que crear una ventanilla única que facilite esos procesos, porque hay situaciones que son absolutamente kafkianas. Que un productor tenga que pedir 4 o 5 permisos distintos para rodar en una playa y termine pagando más dinero en impuestos de lo que le costaría contar con un actor de renombre, ¿cómo se explica?

En ese sentido el Ayuntamiento de Palma es un ejemplo. Sin tasas, te facilita en 48 horas un permiso… pero tenemos otras administraciones públicas que tardan semanas o meses en facilitarlos y obstaculizan rodajes importantes. Hemos estado a punto de perder la oportunidad de que se rodara el último videoclip de Rosalía por un asunto de tener que pedir diez permisos diferentes y eso no puede pasar. Hay que agilizar la parte administrativa.

A. F.: Y muchas veces no es por mala fe sino por desconocimiento o falta de recursos. Se está apostando desde el gobierno nacional por un Spain Audiovisual HUB que tiene muy buena pinta, donde se ofrecen todo tipo de ayudas para el desarrollo de proyectos, pero echo en falta líneas de ayuda a formación en el backoffice de las instituciones para agilizar todos estos trámites. Las personas que se dedican a gestionar estas cosas necesitan conocer las particularidades del sector, cuándo hay que ser más flexible en casos especiales que se dan en las producciones… todo el plan gubernamental es muy necesario, pero tiene que venir acompañado de más recursos internos para agilizar el papeleo.

P. B.: Te lo resumo con una metáfora. Si hubiera dos autobuses, uno con cuarenta turistas y otro con cuarenta trabajadores de una producción. Si el de los turistas tuviera que pasar los mismos permisos y trabas que el otro para llegar a la playa, Mallorca nunca hubiera sido un referente turístico, en absoluto. Hay un desnivel increíble en cómo se tratan diferentes actividades estratégicas a nivel económico, a pesar de que ambas puedan tener un impacto positivo.

Pedro Barbadillo (izquierda) junto a Ruben Östlund

C&T.: ¿Qué localizaciones se pueden encontrar en las islas, además de las costeras?

P. B.: Hemos tenido durante seis semanas rodando al equipo de The Crown , que ha reproducido aquí un aeropuerto de una isla del caribe, la Costa Azul, varias ciudades francesas… las islas pueden ofrecer muchas localizaciones más allá de su fisionomía característica de playa y ambiente festivo, también tenemos ciudades modernas, espacios medievales y montañas. De hecho, se han rodado escenas en montañas mallorquinas que en el guion se suponía que eran los Alpes o Los Pirineos, porque no son muy altas pero visualmente muy potentes. En The Night Manager venían a rodar una sola localización y al final acabaron reproduciendo Beirut, El Cairo, Marsella…y varias localizaciones más.

A. F.: Nosotros en Ibiza tenemos esa marca en el imaginario colectivo de la fiesta y demás, que al fin y al cabo es un valor de producción que está ahí. Pero cuando los equipos vienen a rodar y salen de Playa D’en Bossa y las tres o cuatro calles donde está la fiesta, ven que la isla ofrece mucho más y una cultura diferente. Es importante para nosotros que los creativos, por ejemplo, los que forman parte de Islas de Ficción, tengan información de que todo eso existe: que tenemos construcciones y espacios diferentes a lo que se está acostumbrado a ver de la Isla. Necesitamos que la gente que tiene poder de decisión sea consciente de todo lo que ofrecemos, eso forma parte de nuestro trabajo como Film Commission.

A dos horas y media en barco desde Ibiza, los productores también tienen Mallorca o los estudios de la Ciudad de la Luz…entre los territorios de la zona nos complementamos. Tenemos una temporada turística muy marcada, para la que se pone en marcha una logística brutal…pues aprovechemos esa infraestructura fuera de temporada para ponerla al servicio total de las producciones, para que vengan de octubre a diciembre y hasta abril a rodar películas y series.

P. B: Nosotros todos los meses organizamos cada mes uno o dos encuentros con equipos de producción nacionales e internacionales, para que pasen tres o cuatro días por aquí. Les enseñamos la isla, sus localizaciones y servicios…y siempre se terminan marchando con una visión que contradice esos estereotipos turísticos que asocian Ibiza con fiesta, Mallorca con playa y Menorca con reserva de la biosfera. Tenemos muchas más cosas que eso. Por ejemplo en La Caza, la serie que ha rodado aquí, RTVE, apenas hay ninguna escena rodada en la playa.

Otra cosa interesante de cara al futuro es conseguir que los equipos también vengan a rodar interiores. Muchas veces vienen, ruedan dos o tres exteriores y luego se van a otro lado para rodar sus escenas de interiores y pasan allí meses. Nadie va a venir a rodar solo por los platós que podamos montar en la isla, pero sí podemos dotarnos de infraestructuras que complementen los rodajes en exterior con posibilidades interesantes para filmar decorados.

C&T.: Una mirada al futuro de este evento

A. F.: El feedback ha sido muy positivo. El gran objetivo, además de la formación, es crear un evento que favorezca al sector autóctono, y tanto en Ibiza como en Mallorca -según nos dicen- así ha sido. Prolongar el evento en el tiempo sería muy provechoso para todos, pero como apunta Pedro es importante ir limando detalles a través de la perspectiva que te da la repetición de un evento en el tiempo. Empezamos a trabajar desde ya para que la experiencia de los residentes de las próximas ediciones sea la mejor, y la conexión con el sector local lo más efectiva posible.

P. B.: Yo veo dos cosas importantes. Necesitamos colocar al programa en un nivel de programación que sea realmente útil para atraer talento con otros internacionales. Aquí hemos tenido gente del Torino Film Lab, Sundance, Berlinale… de primera fila internacional. Si logramos seguir creciendo en ese sentido, luego será muy complicado negar una continuidad. Hemos conseguido configurar un programa con muchas posibilidades de seguir sumando ediciones en el futuro para enraizar el proceso de creación audiovisual en las islas.

Quizás también te interesen: