Jordi B. Oliva: «El modelo actual de financiación audiovisual en España ha caducado»

9 julio, 2021

Desde el pasado mes de abril, PROA (Federació de Productors Audiovisuals), una de las voces más importantes de la producción en España, tiene nuevo presidente. Jordi B. Oliva de Imagic TV, productora que el año pasado triunfó internacionalmente con Josep, ha relevado a Raimon Masllorens. En Cine&Tele hemos hablado con él para conocer sus planes en su nuevo cargo.   Por Carlos Aguilar Sambricio

Jordi B. Oliva: "El modelo actual de financiación audiovisual en España ha caducado"

PROA es uno de los principales interlocutores en la producción audiovisual en España gracias a su representación de las alrededor de 200 productoras comprendidas en siete asociaciones: ProDocs, ProAnimats, ProFicció, ProTV, DeviCAT, APAIB y AVANT.

Cine&Tele: ¿Qué te llevó a presentarte a la presidencia de PROA y qué puede esperar el sector de tu mandato?

Jordi B. Oliva: Me llevó a presentarme el reto de que estamos en un momento bastante crucial. Las elecciones se produjeron en abril y, aunque todavía estábamos en pandemia, ya se veía que las cosas iban a ir a mejor después de pasar un muy mal año.

Hay una revolución en el sector tanto por la forma de consumir audiovisual como por la situación económica. No es un mal momento para meterse en este berenjenal. Y es un berenjenal (Risas) Pero creo que vale la pena coger el toro por los cuernos porque los productores independientes a veces tenemos la sensación de que somos el último eslabón pero, al mismo tiempo, somos la punta de lanza de la creación. Lo que necesitamos es poder contar historias porque somos los que permitimos que se cuenten las historias.

Jordi B. Oliva: "El modelo actual de financiación audiovisual en España ha caducado"
Nueva Junta Directiva de PROA tras las elecciones de abril

Lo único que puedo prometer es dedicarle tiempo y energía, y es lo que estoy haciendo, para que todos mis compañeros de las diferentes asociaciones tengan un entorno laboral y de producción mejor del que tenían cuando yo empecé. Raimon Masllorens dejó el listón muy alto, pero prometo trabajar.

C&T.: ¿Cuáles son las cifras actuales de número de asociados en PROA y qué objetivos tenéis a nivel de estructura de la organización?

J.B.O.: Ahora mismo, estamos alrededor de las 200 empresas que están divididas en 7 asociaciones. De ellas, 5 son sectoriales (animación, videojuegos, documental, televisión y ficción) y 2 son regionales, APAIB y AVANT, que son generalistas.

Crecer forma parte de nuestro ADN. Por ejemplo, DEVICAT está creciendo mucho y Pro-Docs está adquiriendo nuevos socios de fuera de Cataluña, Islas Baleares y Comunidad Valenciana desde Madrid y Navarra. Pero nuestro objetivo como federación sobre todo es ser representativos de nuestro sector ante las administraciones.

«Una de nuestras exigencias ancestrales es la creación de una línea dedicada al desarrollo (…) Estamos luchando en inferioridad de condiciones contra países que sí tienen esta línea»

En Cataluña tenemos más empresas asociadas, y ahí se podría entender que somos más fuertes y efectivamente nuestra relación con el Gobierno catalán es muy buena, también tenemos acceso directo y muy buena relación sobre todo con el ICAA, nuestro interlocutor en el Ministerio de Cultura. ¿Por qué? Porque nosotros producimos para toda España y de hecho nuestro objetivo es producir para todo el mundo. Es el sueño de cualquier productor.

C&T.: Entrando en materia sobre asuntos del sector, he visto que uno de vuestros objetivos es promover la creación de un Pacto Nacional por el Audiovisual en Catalunya. ¿Qué supondría?

J.B.O.: El título es quizás muy ambicioso y rimbombante pero significa sentar las bases de cómo tendría que ser el ecosistema de trabajo en el cual se entienda perfectamente cuál es el rol de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) o se delimiten cuáles son las aportaciones que hace el ICEC a la producción independiente.

El pacto va más allá de la producción porque también incluye a creadores o la exhibición y distribución. Es la fotografía de cómo es Cataluña como país a nivel del audiovisual y se incluye todo de forma transversal.

C&T.: Aunque la situación ha mejorado, todavía seguimos en pandemia. El año pasado tanto el ICAA como el ICEC pusieron en marcha varias medidas para paliar la crisis derivada de la COVID. ¿Cómo las valorarías? ¿Quedarían más medidas pendientes para compensar la situación?

J.B.O.: Sí, quedan medidas pendientes. Haría falta incrementar la dotación de las líneas de subvención a la producción. Quedaría, en el caso del ICAA, que se aplicase una de nuestras exigencias ancestrales, que es la creación de una línea dedicada exclusivamente al desarrollo.

Estamos compitiendo en un mundo global y queremos producir para todo el mundo pero la realidad es que el mundo global ha llegado a nosotros. Estamos desarrollando proyectos audiovisuales y muchos de los cuales los tenemos que financiar de nuestro propio bolsillo. Y todo el mundo sabe que no siguen adelante todos los proyectos que desarrollas. Con lo cual, estamos luchando en inferioridad de condiciones contra productores de otros países que sí tienen estas líneas.

En el caso concreto de la COVID han sido líneas directas de ayudas finalistas que, evidentemente, van muy bien, pero tenemos claro que es una situación muy excepcional que permitirá, a los que se hayan podido acoger a estas ayudas, sufragar gastos y tapar pérdidas que hubieran tenido por la COVID.

Pero estas líneas van a desaparecer porque ya han cumplido su misión. Ojalá nos hubiesen dado más dinero, pero no hay dinero para todos. Todos los sectores han sufrido por la COVID. En momentos como una pandemia, la solidaridad entre sectores es máxima.

C&T.: Hace unos meses se publicaron, a partir de una Orden Ministerial, las nuevas bases de las líneas de ayudas del ICAA. ¿Se recogieron medidas propuestas por PROA? Has mencionado la necesidad de una línea de desarrollo. ¿Qué creéis que sería necesario modificar a futuro?

J.B.O.: Este año, y así se lo hemos transmitido al ICAA, no estamos contentos con cómo se han publicado las líneas de ayudas al cine. En la plataforma de productores con entidades como PIAF, MAPA o DIBOOS estamos de acuerdo en que el ICAA no ha escuchado nuestras propuestas. Ellos nos pidieron en el mes de febrero unas consideraciones sobre unos puntos de las bases. Nosotros les dijimos lo que creíamos y no nos llegaron a contestar si lo que nosotros habíamos propuesto se había aceptado o no.

Publicaron las convocatorias selectivas y, una vez ya publicadas, nos pidieron que evaluásemos también un posible cambio de las generales. Les dijimos que no se puede cambiar ahora las reglas del juego a mitad de partido porque quizás hay productores que hubiesen su estructurado su película a las bases a lo mejor a selectivas o a generales. Ahora, los que ya han ido a las selectivas, no podrán ir a las generales y viceversa. No estamos de acuerdo con que se cambien las bases a mitad de la partida.

Se lo transmitimos y luego tuvimos una reunión con Beatriz Navas, directora general del ICAA, en la cual también se lo dijimos. Obviamente, el ICAA es autónomo y tiene total potestad para hacer lo que crea conveniente pero nosotros, como sector, tenemos la obligación de defender nuestras posiciones. Entonces, lo que hemos pedido es, una vez se cierre el período de las de este año, sentarnos para revisar desde ya las nuevas bases, y no esperar al año que viene.

«El ICAA no ha escuchado nuestras propuestas para las nuevas bases de ayudas al cine (…) Es fundamental que quede definido el concepto de productor independiente»

Tenemos un problema con las ayudas al cine. Tenemos un sistema de puntos que estamos intentando entre todos que sea lo más justo posible para todo el mundo. Pero al final, lo que se pretende desde el punto de vista del Gobierno es generar unas producciones lo mejores posibles. ¿Qué ocurre? Que este año en el Festival de Cannes no hay ni una película española. Algo está fallando en el sistema.

C&T.: Dices que no os han escuchado. ¿Qué sugeríais y no han tenido en cuenta?

J.B.O.: Una de las cosas que para nosotros es fundamental es que quede claramente definido el concepto de productor independiente porque estamos en desventaja con los emisores (televisiones, plataformas).

Las ayudas del Ministerio de Cultura han de ser para la creación de películas pero son ayudas industriales porque son ayudas a la producción y el sector de la producción somos los creadores de los contenidos y se nos tiene premiar y valorar como tal, y que, al final, somos dinamizadores económicos y creadores de puestos de trabajo y un producto cultural exportable.

C&T.: El problema principal con el ICAA es principalmente de dotación económica, muy por debajo de otros países de nuestro entorno. Hace unos años PROA y otras entidades del sector proponían un nuevo modelo de financiación llamado FASA, un fondo que se nutriría de diferentes fuentes del sector. ¿Vais a volver a retomar este proyecto?

J.B.O.: Lo hemos retomado. Es evidente que el modelo actual de financiación audiovisual en España ha caducado. A día de hoy, el ICAA lo que está haciendo es financiar la producción de cine. El cine es una pata importantísima del audiovisual pero no es la única. Hoy en día las series tienen una potencia extraordinaria y la animación, tanto de películas como de series, también. No se puede dejar de lado la financiación de estas actividades.

Hemos recuperado el diálogo y hemos creado una mesa para el cambio de modelo. Esta mesa es transversal a nivel estatal. Está todo el mundo, no sólo productores, sino también distribuidores, directores, creadores, etc.

En primer lugar, lo que vamos a replantear es cómo debería financiarse el audiovisual español. Nosotros entendemos que debería haber una agencia u organismo —todavía no hemos definido la figura jurídica— que no sea dependiente directamente del Ministerio de Cultura y de los presupuestos y que pueda generar unos ingresos extraordinarios como los que planteábamos en su día en el FASA. Planteábamos en su día, entre otras cosas, un canon para los videojuegos que además no repercutía para nada en el consumidor final sino que era sobre el beneficio industrial que recibían los publishers y los editores. Si no me equivoco, proponíamos un 0,1% del beneficio industrial. Todo esto sumado repercutiría en la creación.

Jordi B. Oliva: "El modelo actual de financiación audiovisual en España ha caducado"
Jordi B. Oliva coprodujo ‘Josep’, seleccionada en Cannes en 2020 y nombrada Mejor Película de Animación en la última edición de los Premios del Cine Europeo

También proponíamos unos préstamos participativos, es decir, que si la película recuperaba la inversión, se devolviesen. Eran y son fórmulas imaginativas para sobrecargar a los Presupuestos Generales del Estado y para que hubiese una mayor financiación de la obra audiovisual. Con estos ingresos extraordinarios creíamos, y seguimos creyendo,  que se pueden crear estas nuevas líneas de desarrollo, las líneas de documentales, las series, la animación… Debemos revisitar el modelo. O lo revisitamos y hacemos que crezca la financiación para el audiovisual o lo vamos a pasar aún peor.

C&T.: En su momento, cuando se propuso inicialmente FASA, ¿había buena predisposición de las instituciones para ponerlo en marcha o había obstáculos? ¿Por qué no avanzó?

J.B.O.: Creo que lo que ocurrió es que llegamos demasiado pronto. Eran unas propuestas muy valientes. Creo que estamos hablando del 2017 y en estos cuatro años ha cambiado mucho el entorno, el ecosistema, y se fuerza una necesidad para el cambio.

Han llegado las plataformas y se tiene que hacer la transposición europea de la obligación de inversión. Es ahora cuando está ocurriendo esto. La normativa europea determina que se tiene que hacer y España está debatiendo, a día de hoy, la nueva ley. Nosotros estamos presionando para que se cumpla.

«Hemos retomado FASA (…) Sus fórmulas eran y son imaginativas para no sobrecargar los Presupuestos Generales del Estado (…) O hacemos crecer la financiación o lo vamos a pasar aún peor»

Como decía, me presenté porque ahora están ocurriendo muchas cosas entrelazadas. Es un momento muy interesante.

C&T.: Otro pilar reciente del sector son las desgravaciones fiscales. Hace un año se mejoraron las condiciones. Sin embargo, muchos productores siguen demandando más seguridad jurídica. ¿Sigue siendo complicado?

J.B.O.: Sí, montar una AIE es complicado, de entrada. Lo que nosotros creemos es que las desgravaciones fiscales están muy bien pero se tendrían que formular de una manera que fuera más dinámica para el sector y los productores se pudiesen beneficiar de una manera más sencilla.

Es verdad que las desgravaciones son siempre sobre el impuesto de sociedades. Estamos a favor de cualquier fórmula para mejorarlo, y de hecho estamos analizándolo mucho, pero estamos en terreno pantanoso.

C&T.: Donde sí parece que va a haber dinero es en el plan del Hub Audiovisual. Ha terminado el período de consulta pública para enviar manifestaciones de interés. ¿Habéis presentado propuestas desde PROA con este procedimiento o a través de reuniones con el Gobierno?

J.B.O.: Sí, nosotros estamos en contacto directo con el ICAA. La última reunión que tuvimos con Beatriz Navas fue a principios de junio y nos explicó que se acababa de constituir la mesa interministerial respecto al Hub.

Han creado cuatro grupos de trabajo y a partir de ahí, lo van a ir aterrizando. Primero mediante estos grupos de trabajo interministeriales, luego a través de las Comunidades Autónomas y finalmente con el sector.

Nosotros estamos permanentemente al tanto de lo que se cuece y estamos intentando, desde PROA, que no todo el dinero vaya a infraestructura, sino que también se genere valor añadido, ya sea por mantenimiento de la IP por parte de los productores, por digitalización, etc.

Entendemos que es una gran oportunidad. Es un dinero que viene de Europa para paliar la crisis de la COVID. Este dinero tiene que gastarse y lo que nosotros vamos a intentar es que se gaste, a nivel de producción, de la mejor manera posible para que los independientes podamos beneficiarnos.

C&T.:  Ha vuelto el Festival de Cannes, tras la cancelación del año pasado, donde de todos modos hubo una selección que incluyó Josep, que tú coprodujiste. Año tras año, el cine español suele ser ignorado en festivales internacionales de primer nivel como este. En 2021 no hay ningún largo en sección oficial, solamente Libertad en Semana de la Crítica. ¿Qué hay que mejorar para tener más presencia?

J.B.O.: Yo creo que lo que hay que mejorar es la financiación de las películas porque la Competición te deja fuera cuando estás jugando en inferioridad de condiciones. Los países que tienen una mejor financiación para sus películas tienen presupuestos más elevados y con ellos puedes trabajar mejor.

Es todo un bucle. Es verdad que hay películas con un presupuesto bajo, que son excelentes y que han cosechado buenas críticas festivaleras y público pero tiene que tener un apoyo detrás del país. El año pasado estuvo Josep, pero era una coproducción, y también estaba Fernando Trueba pero como director porque la película era una producción colombiana.

«Desde PROA, estamos intentando que el dinero para el Hub Audiovisual no vaya sólo a infraestructura, sino que también se genere valor añadido»

¿Qué está pasando con el cine español? ¿Por qué no está mejor situado? Nosotros creemos que el Ministerio de Cultura tendría que apostar más fuerte por el cine. ¿Y cómo se hace eso? Se hace invirtiendo más dinero y creyendo en el cine español como una plataforma para crear marca, un escaparate para generar visibilidad. Todo esto se consigue a través de la inversión. No puedes dejar morir las películas porque haya falta de presupuesto. Si tú pones más dinero en el cine, saldrán más películas y se incrementará el número de opciones de que salgan películas excelentes.

C&T.:  A veces se dice que sería necesario proyectos más grandes, quizás con más alcance internacional. Hace poco se ha presentado el programa de Europa Creativa 2021-2027. En España muchas líneas europeas se aprovechan poco. ¿Qué hay que hacer para solucionarlo?

J.B.O.: Las líneas MEDIA son y deberían ser una catapulta para generar coproducción y películas de calidad. Son líneas de financiación que van más allá de las propias líneas estatales y que, con esa financiación, permitirían hacer buenas producciones.

¿Por qué se aprovechan menos? No lo sé. No sé si es que no se presentan suficientes candidatos, no lo tengo muy claro. Sí que es verdad que presentarse a MEDIA es un trabajo grande, es un súper trabajo. Pero bueno, forma parte de la producción, es algo que un productor debe hacer.

Como te decía, estamos en un momento en el que está cambiando todo en el audiovisual y si queremos, no ya ser competitivos frente a las grandes producciones norteamericanas y blockbusters, crear una marca europea de coproducción, es una oportunidad importante que no se debe desaprovechar.

Jordi B. Oliva: "El modelo actual de financiación audiovisual en España ha caducado"
Rodaje de la premiada película’ La boda de Rosa’ de Icíar Bollaín, que coprodujeron, entre otras, Setembro Cine y Turanga Films, dos empresas que forman parte de PROA pues están integradas en ProFicció y AVANT respectivamente

C&T.: Por último, quiero que abordemos la irrupción de las plataformas, que han cobrado una gran relevancia en la producción de contenidos en general. ¿Cómo valoráis lo que están aportando al sector y también el hecho de que por fin tengan las obligaciones de las TVs tradicionales?

J.B.O.: Me parece fantástica su irrupción. Las plataformas son nuevas ventanas de exhibición para nuestras producciones y, al mismo tiempo, son generadoras de trabajo y producción.

Lo que nosotros defendemos es que las plataformas no se queden el 100% de la propiedad intelectual de nuestras producciones. Aquí es donde estamos batallando a fondo.  Una plataforma puede contratar a una productora española para que le haga una producción pero si se queda la totalidad del producto, después cualquier beneficio económico derivado del producto, se lo va a quedar la plataforma. Si hay remakes o segundas partes, se lo queda todo. Con lo cual, es pan para hoy y hambre para mañana.

«¿Qué está pasando con el cine español en los festivales? ¿Por qué no está mejor situado? El Gobierno debería apostar invirtiendo más dinero y creyendo en él como plataforma para crear marca»

Ojo, no digo que eso no deba existir pero debe coexistir con un modelo en el cual el productor y la plataforma actúen casi como coproductores y que el productor independiente se pueda quedar una parte, aunque sea menor. ¿Por qué? Porque así el productor obtiene también beneficios de cualquier explotación posterior de este producto.

Además, si se queda una parte de la IP capitaliza el valor de ese producto. Al final, si es una producción hecha por una productora pero se lo queda la plataforma, la producción es americana. Se ha perdido el valor de producción española. En esto el Gobierno de España nos tendría que ayudar porque si nosotros somos los creadores de la producción, una parte es española y hay que capitalizar este valor.

Respecto a la obligatoriedad de inversión, las plataformas están luchando para que si encargan una producción se considere parte de la inversión en producción independiente y nosotros estamos diciendo que no, que esto no debe ser, porque es un encargo, un service. Estamos justo en esa guerra.


A continuación, puedes leer la versión online de la nueva edición de Cineinforme, dedicada especialmente al Festival de Cannes 2021:

Quizás también te interesen:

reunion sumar

‘Sumar se interesa por el cine español con años de retraso’, por Antonio Carballo

En la mañana de hoy, miércoles 14 de febrero, ha tenido lugar una reunión informal entre dos representantes del Movimiento Sumar y dos docenas de representantes de la industria audiovisual española, entre los cuales estaban los presidentes de diversas asociaciones empresariales y profesionales junto con los directores generales de las entidades de gestión de derechos de autor.

Leer más...

Únete a nuestra Newsletter

Más de 1000 personas reciben las principales noticias sobre el sector audiovisual.

Al suscribirte aceptas la Política de Privacidad.