Otro año, la Feria de Madrid (IFEMA) acoge la Feria Internacional del Libro (Liber), que comenzó ayer día 9 y finalizará mañana día 11, y en la que las actividades paralelas de carácter profesional y cultural vuelven a ser protagonistas en torno al presente y futuro del sector editorial y del libro. Entre ellas, destacan la celebración de dos mesas redondas, organizadas por la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos,  en las que la piratería de contenidos ha sido el eje que ha vertebrado la apasionada conversación entre los expertos.

De izda. a dcha.: Tomás González, Juan Fernández, Adriana Moscoso, Alejandro Perales y Carlota Navarrete

Andy Ramos, Damián Fuentes, Mónica Dopico, Beatriz Sánchez, Javier Díaz de Olarte y Carlota Navarrete


En ese contexto y a tenor de la reflexión sobre, como sucede en otros sectores, la consolidación de un marco estable que dé seguridad jurídica a los implicados es un paso imprescindible para la atracción de inversiones y la consolidación de un sector estratégico, en el que los contenidos culturales puedan desarrollarse plenamente en el ámbito digital. Este marco regulatorio es aún más necesario, si cabe,  a causa del devastador problema de la distribución y acceso no autorizado de contenidos protegidos por propiedad intelectual que alimenta un complejo mercado ilegal conocido como piratería.

Los perjuicios para la economía o el empleo de este comercio ilegal han sido muy significativos, el daño patrimonial a la industria y a los creadores enorme, lastrando a todo un sector vertebrador de la sociedad y clave para afianzar nuestra posición como referente en el mundo y en la economía digital, capacitador de empleo juvenil y del expansivo uso del español. Hacerle frente y combatirla enérgicamente es responsabilidad del sector, de la administración, del legislador y de cada uno de los actores implicados.

Así, para ahondar en estas cuestiones se han celebrado dos mesas redondas, organizadas por la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, en las que la piratería de contenidos ha sido el eje que ha vertebrado la apasionada conversación entre los expertos. Por un lado, ‘Los retos contra la piratería: la visión de los distintos agentes en el ecosistema digital de contenidos’, en la que se ha perfilado una visión panorámica del presente y desgranado las claves de los retos inminentes para una mejor protección de los derechos de propiedad intelectual en Internet, desde el punto de vista de los cuatro grandes actores: administración pública, industrias de contenidos, proveedores de acceso y consumidores.

En el intenso debate han intervenido: Adriana Moscoso del Prado, directora general de Industrias Culturales y Cooperación; Tomás González Cueto, asesor de las Industrias de Contenidos-La Coalición; Alejandro Perales, presidente de la Asociación de los Usuarios de la Comunicación y Juan Fernández Tamames, de los Servicios Jurídicos de Telefónica/Movistar.

Adriana Moscoso del Prado ha afirmado que “trabaja en las sinergias con el sector de propiedad intelectual, los servicios de acceso a Internet y los usuarios de estos servicios” y ha asegurado que “las actuaciones de observancia, fomento y sensibilización en torno a los derechos de propiedad intelectual son un compromiso absoluto y una de las prioridades del Ministerio de Cultura y Deporte, e incluyen todo un conjunto de actuaciones presentes y futuras”. De igual manera ha resaltado algunas de ellas como “el avance en la mejora de los medios y resultados de la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, el impulso del establecimiento de un Código de Conducta Voluntario para que los prestadores de servicios de Internet retiren los contenidos ilegales, y la publicación de una Guía de Buenas Prácticas en la lucha contra la piratería” entre otras.

Como ha señalado Perales, todavía hay mucho camino por recorrer, ya que “la piratería en el ámbito audiovisual está lejos de ser un fenómeno en vías de solución”. Así, ha apuntado a “la peculiaridad de las industrias culturales, lo intangible de los productos, la facilidad de acceso y descarga y la impunidad y falta de conciencia” como elementos que “dificultan su solución”. “Para las organizaciones dedicadas a la defensa de los usuarios es un reto y una obligación convencer a los consumidores de que la sostenibilidad de la oferta cultural y de ocio requiere de un mercado en el que se respete el principio de legalidad, se garantice la seguridad jurídica y se respeten los derechos de propiedad intelectual”, ha destacado el presidente de la Asociación de los Usuarios de la Comunicación.

Por su parte, Tomás González Cueto se fija plazos a los efectos de detectar los retos en la protección de los derechos de propiedad intelectual. “A corto plazo, urge consolidar el sistema de restablecimiento de la legalidad competencia de la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, para lo que es muy relevante la última reforma de la Ley de Propiedad Intelectual y su urgente aplicación. A medio y largo plazo, debe avanzarse en sistemas de autorregulación que permitan canalizar la colaboración de los titulares de derechos y los prestadores de intermediación en aras de un mercado digital de contenidos más justo y trasparente”, ha afirmado.

Juan Fernández Tamames, en su intervención ha afirmado que “tenemos una oportunidad única, todos, industria, administración pública y sociedad, de colaborar y revertir el daño causado por la piratería y reducirla al máximo ya que no podemos permitirnos los efectos negativos que está produciendo en este país”. Igualmente advirtió sobre que “las herramientas que el ordenamiento jurídico, penal, civil, administrativo, habilita para proteger la propiedad intelectual son adecuados, pero no suficientes y deben reforzarse los medios materiales y humanos, para convertir el acceso ilícito en algo residual”. “Si la erradicamos” ha añadido “se potenciará el desarrollo de la industria tecnológica y cultural en España, se impulsará la generación de riqueza y competitividad en un mercado global y de creación de empleo”.

Nuevos desafíos para combatir la piratería

Tras la primera mesa redonda, se inició otro animado debate centrado en ‘Nuevas formas de piratería digital de contenidos: claves y soluciones’, con un enfoque más práctico, abordando cómo las forma en las que se vulneran los derechos van evolucionando y el entorno digital supone un constante reto para diseñar soluciones a la protección de la propiedad intelectual.

En esta mesa han intervenido expertos de los diferentes sectores que desgranaron las soluciones que están adoptando: Javier Díaz de Olarte, director de los Servicios Jurídicos de CEDRO; Beatriz Sánchez Eiguíbar, directora de los Servicios Jurídicos de Promusicae/Agedi; Mónica Dopico, consultora de Motion Picture Association; Damián Fuentes, director de Safe Creative y Consultor de EGEDA; y Andy Ramos, abogado de Pérez Llorca y asesor de AEVI.

Como ha defendido Javier Díaz de Olarte durante su intervención, “la piratería del libro, prensa o partituras sigue creciendo, y las redes sociales y los servicios de mensajería se han convertido en caldo de cultivo para esta lacra cultural”. Un problema al que Cedro busca solución con el servicio antipiratería digital para autores y editores españoles.

Por su parte, Beatriz Sánchez ha apuntado al ‘stream ripping’ como “la forma más extendida de piratería musical, aglutinando el 23% de esta práctica”. Para combatirlo, ha destacado que “el modo más eficaz es el bloqueo de las webs que permiten estas prácticas por medio de los prestadores de servicios de acceso a internet”. Unas acciones de bloqueo que se han llevado a cabo contra este tipo de páginas en España y que, según ha señalado, “han sido muy positivas y han redundado en un considerable descenso del stream ripping”, pero ha puntualizado que “sigue haciendo falta que se agilicen los procedimientos judiciales y administrativos y una mayor colaboración por parte de las operadoras”.

De ese reto han dado su versión Mónica Dopico y Damián Fuentes. Este último ha señalado que esa “lucha contra las nuevas formas de defraudación de contenidos audiovisuales hay que afrontarla de manera efectiva creando un ecosistema en el que se utilizan diversos agentes y herramientas, y para lo que se necesita una cooperación real del sector, de los cuerpos policiales, de los órganos judiciales y de los operadores implicados”.

Por su parte, Mónica Dopico ha resaltado “la capacidad estratégica para reinventarse de los infractores a costa de los cambios sociales” y la tendencia social actual por la que “la necesidad de poseer cosas está decreciendo frente al deseo de disponer y preferimos pagar por el acceso a un mayor número de bienes y servicios”. Por último ha incidido en que “la profesionalización del pirateo ha dinamitado el viejo, falso y manido mantra de la cultura universal y gratuita en el que los infractores se basaban para justificar sus actos”.

Asimismo, Andy Ramos ha incidido en que la sociedad actual no se entiende sin videojuegos y aplicaciones móviles y que, para mantener estos espacios de forma segura, “el sector del videojuego innova constantemente, evitando el hackeo de sus consolas para garantizar unos correctos niveles de seguridad”. Así, ha relatado que “el objetivo es que consumidores, profesionales del sector y la industria en general crezca con productos cada vez mejores”

Carlota Navarrete, directora de la Coalición de Creadores de Contenidos, que ha moderado la jornada,  ha celebrado el gran éxito de las mesas redondas que han generado un altísimo nivel de participación “en un debate que, lejos de pertenecer al pasado, sigue marcando la primerísima actualidad de la industria cultural de contenidos en España”, ha concluido.