Los trabajos de Eduardo Crespo, Mina Fitzpatrick, Manuel Muñoz Rivas, Magdalena Orellana y Marina Palacio han sido los escogidos por el programa de residencias y desarrollo de proyectos audiovisuales, que organizan el Festival de San Sebastián, el Centro Internacional de Cultura Contemporánea Tabakalera y Elías Querejeta ZineEskola (EQZE).

Proyectos San Sebastián

Ikusmira Berriak, programa de residencias y desarrollo de proyectos, ha seleccionado los cinco trabajos para su séptima edición, que ha recibido más de 400 inscripciones, lo que supone un 220% más que el pasado año.

La gruta del viento, del director, guionista y director de fotografía Eduardo Crespo, ha sido seleccionado en la categoría internacional. El argentino compitió en la Sección Oficial de la última edición del Festival de San Sebastián con la película Nosotros nunca moriremos. Por su parte, la alumni de la primera promoción de EQZE Marina Palacio, escogida en la categoría de creadores de la Comunidad Autónoma Vasca con Y así seguirán las cosas, también formó parte de la programación de la 68 edición del Festival, en su caso de la sección Zabaltegi-Tabakalera, con el cortometraje Ya no duermo.

La representante de la segunda promoción de EQZE será la bonaerense Magdalena Orellana con Hasta que el lugar se haga improbable, tras presentar sus trabajos en espacios como TheFilmmakers’- Coop, Círculo de Bellas Artes, Cineteca, MediaLab Prado, BilbaoArte, CCCB o Sala de Arte Joven de la Comunidad de Madrid, entre otros.

En la categoría nacional, el comité de selección ha apostado por Manantial del sevillano Manuel Muñoz Rivas, que en 2017 estrenó en la Berlinale su primer largometraje, El mar nos mira de lejos. Y Wandervogel de la estadounidense Mina Fitzpatrick es la seleccionada en la categoría de Nest. Fitzpatrich participó en 2017 en el encuentro internacional de estudiantes del cine de San Sebastián con un corto del mismo título que el proyecto que desarrollará en Ikusmira Berriak, que ahora trabajará como largometraje.

El comité de selección compuesto por representantes del Centro Internacional de Cultura Contemporánea Tabakalera, el Festival de San Sebastián y EQZE ha escogido proyectos de temas tan variados como las trayectorias de sus cineastas: un reencuentro entre un padre y una hija en el paisaje de las cuevas de La Toscana italiana (La gruta del viento); una fantasía con forma de expedición a los misterios del Polo Norte (Hasta que el lugar se haga improbable); el retrato de un joven acusado de parricidio que busca su lugar en mitad de la violencia y extrañeza del desierto de Texas (Wandervogel); el último viaje de un matrimonio ya mayor hacia el nacimiento del río Guadalquivir en la Sierra de Cazorla (Manantial); y el paso de la adolescencia a la infancia -el tiempo avanzando hacia atrás- de un grupo de amigos de un pueblo de Palencia (Y así seguirán las cosas).

El periodo de la residencia se prolongará durante ocho semanas. Si la situación de la pandemia y las autoridades sanitarias lo permiten, los cinco cineastas llegarán el 15 de marzo a Tabakalera, donde tendrán tiempo para desarrollar su proyecto hasta el 25 de abril. En septiembre, coincidiendo con la celebración del Festival, regresarán a San Sebastián para completar las dos últimas semanas de residencia, a las que llegarán con el proyecto más desarrollado para compartirlo con la industria cinematográfica. Durante esta fase se les preparará para la sesión de pitching (presentación del proyecto) con el propósito de que mantengan reuniones con las y los profesionales de la industria presentes en el Festival. Cada proyecto contará con una ayuda al desarrollo de 5.000 euros que se entregará en junio, para que puedan seguir trabajando en su proyecto entre las dos estancias de la residencia.  Además, la productora Irusoin, entregará el ‘Premio Irusoin a la Post-Producción’ a uno de los proyectos seleccionados. El premio consiste en la realización de la postproducción de sonido, color, los trabajos de grafismo y la obtención de un máster DCP.

Buenas perspectivas

Pese a las dificultades que afrontaron a causa del Covid-19, los cinco proyectos seleccionados en la edición de 2020 de Ikusmira Berriak tienen buenas perspectivas. La misteriosa mirada del flamenco, de Diego Céspedes y producido por Giancarlo Nasi (Quijote Films) ha ganado el premio en Torino Film Lab- TFL Production Award – Creative Europe Media, dotado con 50.000 euros. Anoche conquisté Tebas, de Gabriel Azorín (alumni de la primera promoción de EQZE) y producido por Carlos Prado (Dvein Films) ha obtenido el Premio RTP en el Foro de Coproducciones del Festival de Sevilla (10.000 euros). Monólogo Colectivo, de Jessica Sarah Rinland, ha recibido el apoyo del Hubert Bals Fund (HBF) del Festival de Rotterdam. O corno do centeo, de Jaione Camborda (Esnatu Zinema), ha firmado un acuerdo de coproducción con Andrea Vázquez de Miramemira (O que arde) y ha obtenido una subvención de 249.000 euros de AGADIC (ayudas de la Xunta de Galicia). Finalmente, Creatura, de Elena Martín Gimeno (Vilaüt Films S.L.), será una coproducción entre Lastor Media y Avalon.

De las ediciones de 2018 y 2019: 918 gau, de Arantza Santesteban (Txintxua Films / Hiruki Filmak) participó en WIP Europa del Festival y All Dirt Roads Taste of Salt, de Raven Jackson en Tribeca Film Institute Network y Film Independent Producing Lab.

En lo que respecta a la última edición del Festival de San Sebastián, sus diferentes secciones han acogido obras gestadas en las residencias de IkusmiraBerriak como Chupacabra, de Grigory Kolomytsev (New Directors), Stephanie, de Leonardo Van Dijl (Zabaltegi- Tabakalera); y Jo ta ke, de Aitziber Olaskoaga (Zinemira). Además, varios proyectos que en los últimos años han participado en Ikusmira Berriak tienen buenas perspectivas para el 2021: Pornomelancolía, de Manuel Abramovich, y Eles transportan a morte, de Helena Girón y Samuel M. Delgado.

El programa Ikusmira Berriak forma parte del legado de San Sebastián 2016, Capital Europea de la Cultura.