Juan Antonio Vigar: «En el Festival de Málaga inauguramos nuevos espacios que la propia industria nos solicita’

24 febrero, 2020

A pocas semanas para que se celebre la 23ª edición del Festival de Málaga, que tendrá lugar entre los días 13 y 22 del próximo marzo, su director, Juan Antonio Vigar, nos adelanta en esta entrevista exclusiva algunas de las novedades de este año, como las que se producirán en el área de industria.

Juan Antonio Vigar, director del Festival de Málaga

Cine&Tele: Es el tercer año de la ya consolidada área de industria. ¿Qué valoración haces y qué aspectos consideras que se podrían mejorar?

Juan Antonio Vigar: La tercera edición de MAFIZ confirma el éxito de la apuesta que Festival de Málaga inició hace dos años para promover y difundir el audiovisual Iberoamericano, para favorecer su conocimiento y venta internacional y convertir así a Málaga en el espacio de encuentro de este sector.

El año pasado MAFIZ tuvo alrededor de 800 participantes de los cinco continentes y esperamos superar esa cifra para 2020. Es un enorme esfuerzo de producción que, sin embargo, consideramos como un eje estratégico de nuestro Festival y el camino más directo para ganar futuro. Porque lo que más valor tiene para nosotros es la satisfacción de ser una herramienta útil para el desarrollo, financiación y promoción de la cinematografía latinoamericana y estamos muy orgullosos de que el joven talento elija MAFIZ como su escaparate internacional.

No nos gusta utilizar la palabra ‘mejorar’, sino más bien evolucionar y construir. En cada nueva edición buscamos adaptarnos a las necesidades de la industria y cambios sociales, y por ello podemos hablar a continuación de las novedades que traemos, que son varias e interesantes.

 

C&T: Pues entonces, ¿qué novedades encontraremos este año en MAFIZ?

J.A. V.: En nuestro constante proceso de evolución, inauguramos nuevos espacios que la propia industria nos solicita. Este año y en primer lugar, ‘Territorio España’, que nace con el objetivo de crear sinergias entre productores españoles y representantes internacionales que participan en el evento, buscando generar proyectos en coproducción, nuevas vías de financiación y dar a conocer el audiovisual español a través de sus comunidades autónomas. En concreto, este año inauguraremos esta nueva sección con la Comunidad Valenciana


«MAFIZ supone un enorme esfuerzo de producción pero lo consideramos como un eje estratégico y el camino más directo para ganar futuro»


Además, seguimos afianzando MAFF, añadiendo el nuevo espacio ‘Learning & Training’ enfocado a la distribución, marketing y fortalecimiento de la marca ‘Cine Latinoamericano’, como asimismo MÁLAGA DOCS, nuestro espacio de reflexión sobre el cine documental, que amplía objetivos y contenidos. Del mismo modo, continuamos construyendo y consolidando los restantes espacios que configuran MAFIZ: la formación de jóvenes talentos a través de MÁLAGA TALENT; la coproducción, con LATIN AMERICAN FOCUS, que tiene este año como protagonista y país de honor del Festival a República Dominicana; la financiación, con MÁLAGA WORK IN PROGRESS, que aglutina proyectos de películas de España y Latinoamérica y, por supuesto la distribución y promoción del cine español a través de SPANISH SCREENINGS, que celebrará su 14ª edición. Para Festival de Málaga es un orgullo acoger este evento tan importante para nuestra industria, considerado por los compradores internacionales como una cita imprescindible con nuestra cinematografía. Por supuesto, desde la satisfacción de saber que para ellos y así nos lo expresan permanentemente, la ciudad de Málaga es el lugar idóneo para este encuentro global con el cine español.

 

C&T: Por segundo año consecutivo, el Festival se celebra en marzo, ¿va a ser ya el mes del certamen? ¿Cómo valorarías las inscripciones y participación en el adelanto de fecha del pasado año?

J.A.V.: Efectivamente, y como ya he comentado en anteriores ocasiones, el mes de marzo será definitivamente nuestro mes en el futuro. Y ello por una razón lógica: hemos escuchado atentamente las sugerencias del sector. Queremos alcanzar la máxima utilidad para el cine en español, y los productores y distribuidores nos dicen que, en marzo, los estrenos de las películas de nuestra Sección Oficial tienen mejores fechas para acceder a la cartelera comercial, dado que marzo y abril son estadísticamente mejores meses que mayo y junio en cuanto a afluencia de público a salas, fechas, éstas últimas, a las que se verían abocados necesariamente si estuviéramos en abril.

Por esta razón, la utilidad, hemos decidido situarnos en marzo, un mes, además, de clima ya muy suave y agradable en Málaga, porque no debemos olvidar que nuestro Festival tiene mucha presencia en espacios abiertos y eso es algo a lo que no queremos renunciar. Sí, estaremos en marzo en el futuro, aunque, lamentablemente, no siempre en las mismas fechas, ya que nos veremos forzados a movernos dentro del mes en función de las fechas de la Semana Santa, un evento muy importante en nuestra ciudad y en toda Andalucía con el que tenemos que armonizar nuestras fechas de cada edición.

Por las razones expuestas, por esa utilidad manifiesta, estas fechas significaron ya el año pasado un incremento sustancial de nuestro número de películas inscritas. Algo que también ha sucedido en esta edición y que luego podemos desglosar algo más.

 

C&T: ¿Qué ha supuesto la organización de los Goya en Málaga para el Festival? ¿Ha habido sinergias entre dos eventos tan destacados?

J.A.V.: La celebración de la 34 edición de los Premios Goya ha supuesto para Málaga, inicialmente, una gran alegría y una significativa euforia, y en su balance final, el orgullo de haber realizado la gala, quizás más ambiciosa, de su historia. Nosotros, desde Festival de Málaga, hemos colaborado estrechamente realizando la producción local del evento, transformando el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena en un gran auditorio, unánimemente muy bien valorado en cuanto a dotación técnica, escenografía y decoración. Esta gala de los Goya, desde su enorme dimensión pública y mediática, también ha supuesto para la ciudad y las instituciones patrocinadoras —Ayuntamiento, Diputación Provincial, Junta de Andalucía y Unicaja Banco— un notable retorno de imagen de marca y eco mediático. Cifras y balances que apoyan la idea de Málaga como ciudad vinculada estrechamente al cine y el audiovisual. Sin duda, uno de los objetivos estratégicos de la celebración de esta gala en nuestra ciudad.


«‘Territorio España’ nace buscando generar proyectos en coproducción, nuevas vías de financiación y dar a conocer el audiovisual español a través de sus comunidades autónomas»


Han surgido las inevitables sinergias entre los Goya y el Festival, ya que, además del apoyo logístico prestado y el trabajo en común desarrollado, la Academia de Cine ha adoptado señas de identidad del Festival, como es el caso de su alfombra roja exterior, que ha dado a este evento una mayor dimensión en cuanto a presencia de público. A pesar de que la climatología no era la más favorable, más de quinientas personas estuvieron aplaudiendo —como sucede en el Festival de Málaga— a los intérpretes y técnicos del cine español. También las actividades previas a la gala, como mesas redondas, encuentros y exposiciones han contado con el apoyo decidido de los malagueños. En definitiva, un esfuerzo de voluntades e intereses que han unido a Academia y Festival en este proyecto tan ilusionante como complejo.

 

C&T: ¿Se ha consolidado de forma definitiva el cine en español en Málaga? ¿Forma ya parte el cine latinoamericano del ADN del Festival?  

J.A.V.: No solo se ha consolidado, sino que, en estos años, hemos recibido el apoyo decidido a esta nueva identidad por parte de todo el sector, tanto nacional como internacional.

Permíteme hacer un poco de historia. El Festival de Málaga fue creado en 1998 por el Ayuntamiento de la ciudad con el objetivo de favorecer la difusión y promoción de la cinematografía española y en general de la industria audiovisual de España. Durante diecinueve años nos esforzamos para alcanzar este objetivo. Y lo hicimos trabajando para ganarnos el apoyo del público, el consenso con el sector y defendiendo la coherencia de nuestra singularidad. Los resultados están ahí. Y estos excelentes datos, además de la satisfacción del buen trabajo realizado, nos llevaron a la búsqueda de nuevos objetivos, a la necesidad de reformularnos para seguir avanzando. Por eso, en la 20 edición el Festival de Málaga dio un paso trascendental al proyectarse aún más hacia lo iberoamericano.

¿Y por qué lo hicimos? Sencillamente, para situarnos en la realidad y desde la absoluta certeza de que, en estos momentos, ‘lo español’ en el audiovisual hay que entenderlo como un espacio de confluencia cultural, no solo en cuanto a geografía —películas realizadas en la Península Ibérica en todas sus lenguas oficiales— y producción —películas producidas o coproducidas por empresas españolas sea cual sea su idioma de rodaje—, sino también en lo relativo al idioma, acogiendo las películas de otras cinematografías habladas en español; la de todos los países de Iberoamérica y aquellos otros que cuentan con una amplísima comunidad latina. Así, para el Festival de Málaga, ‘en español’ significa geografía, producción y, especialmente, idioma.


«El mes de marzo será definitivamente nuestro mes en el futuro. Productores y distribuidores nos dicen que marzo y abril son estadísticamente mejores meses que mayo y junio en cuanto a afluencia de público a salas»


Y desde esta suma que multiplica, hemos alcanzado una identidad mejorada y fortalecida, reconocida y avalada por el sector en su conjunto y que nos ha abierto un nuevo e interesante espacio de relación internacional. Por darte un único dato ilustrativo, en estos momentos nuestro Festival tiene acuerdos de colaboración suscritos con 17 países y creciendo. Felices entonces porque nuestra identidad actual está ayudando a dar impulso y desarrollo al cine español e iberoamericano.

 

C&T: ¿Cuántos títulos se han presentado ya al certamen?

J.A.V.: Estamos muy satisfechos con los resultados de esta edición en cuanto a inscripciones, no solo por el crecimiento de audiovisuales inscritos, sino por lo que supone de refrendo a nuestra identidad como Festival.

Las cifras definitivas las haremos públicas en breve, en nuestra presentación de contenidos, pero te adelanto que hemos crecido en torno a un 3% de promedio en el número total de inscripciones, rozando ya los 2.500 títulos. Y que este crecimiento se ha producido en todas las secciones oficiales, con cifras que en algunos casos llegan casi al 6%, como ocurre con la sección de Cortometrajes de Ficción. En definitiva, muy satisfechos por esta evolución que nos habla de que el Festival de Málaga es un evento útil en sus objetivos, coherente en sus estrategias y eficiente en sus resultados.


«Lo español hay que entenderlo como un espacio de confluencia cultural. Para el Festival de Málaga, ‘en español’ significa geografía, producción y, especialmente, idioma»


 

C&T: ¿Qué puedes destacar de los Premios Especiales?

J.A.V.: Ya hemos hecho públicos algunos de nuestros reconocimientos de esta 23 edición. Y estamos muy felices por la presencia de nombres fundamentales dentro de la cinematografía en español. Nuestro premio Málaga es por segunda vez para un mexicano, en este caso, Gael García Bernal, un nombre clave para entender el cine latino.

Nuestro premio Málaga Talent, dedicado a dar impulso y apoyo a jóvenes creadores que, aunque con un número aún limitado de películas, ya tienen una carrera prometedora e, incluso, destacada, es para Carlos Marques-Marcet, un joven director que ya ha ganado dos veces nuestra Biznaga de Oro.

Nuestro premio Ricardo Franco, que concedemos conjuntamente con la Academia de Cine, a técnicos de prestigio que con su trabajo detrás de las cámaras dan forma a las películas más interesantes de nuestro celuloide, es para la diseñadora de vestuario Tatiana Hernández.

Y finalmente, diré que nuestra Retrospectiva de este año nos hace especial ilusión, porque entregaremos nuestro premio al gran director mexicano Arturo Ripstein, uno de los nombres esenciales de la actual cinematografía latinoamericana, quien además cuenta dentro de nuestra competición con su última película El diablo entre las piernas.


«Hemos crecido en torno a un 3% de promedio en el número total de inscripciones, rozando ya los 2.500 títulos»


Damos la Biznaga de Honor a uno de los directores más populares del cine español, Javier Fesser, quien participará con su nueva producción Historias lamentables en la Sección Oficial, aunque fuera de concurso.

En definitiva, nombres muy importantes que harán que este año nuestro Festival vuelva a ser una de las citas fundamentales del cine latinoamericano en el ámbito internacional, además de suponer un gran orgullo y alegría para todos nosotros y para quienes, desde la lectura de esta entrevista, quieran sumarse a la gran celebración del cine ‘en español’ que supone el Festival de Málaga. Invitados quedan.

Quizás también te interesen: