El Observatorio de la Piratería 2022 refleja una insuficiente mejoría, amenazada por las nuevas tecnologías

11 septiembre, 2023

El Museo Arqueológico Nacional acogió la presentación del Observatorio de la Piratería 2022, el cual refleja que en 2022 se registraron 5.268 millones de accesos ilegales, solo un 2,5% menos que en 2021, con un valor de mercado de 33.056 millones de euros y un perjuicio al sector de 1.995 millones. El informe completo está disponible en este enlace.

España continúa manteniendo unos niveles de piratería digital demasiado elevados, insoportables para un sector estratégico, cuya aportación al PIB y al empleo son suficientemente relevantes, que debe ser protegido de forma prioritaria, con actuaciones más enérgicas y decisivas. Eso explica que la oferta legal de contenidos culturales, suficientemente amplia y asequible desde hace tiempo, avance muy lentamente y con apenas un ligerísimo repunte en 2022.

Así, el pasado año el número de contenidos ilícitos que los usuarios se descargaron fue de 5.268 millones (solo un 2,5% menos que en 2021, con una caída acumulada desde 2018 del 11%). El perjuicio de esta práctica para las industrias fue de 1.995 millones de euros, un quebranto al que tampoco fueron ajenas las arcas públicas, que dejaron de percibir 551 millones de euros, o el empleo, que habría creado 85.358 puestos de trabajo directos e indirectos en un sector que en la actualidad ocupa a más de 103.000 profesionales.

Por sectores, la música ha vuelto a ser la industria más castigada, al registrar 2.351 millones de accesos ilegales, seguida de las series (986 millones) o las imágenes (595 millones), que se incorporan por primera vez al Observatorio. En este sentido, el sector audiovisual es el único que sigue sufriendo incrementos: 9% las películas y 5% las series. En cuanto a consumidores piratas, son los libros (35%), las series (21%) y los periódicos (26%) y las revistas (17%) las que han visto crecer su volumen, que apenas se ha reducido en el resto.

Estas son algunas de las cifras y conclusiones más relevantes del Observatorio de piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2022, que elabora la consultora independiente GfK a instancias de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, y que se ha presentado en la mañana de hoy, lunes 11 de septiembre, en el Museo Arqueológico Nacional con la presencia del ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta i Llorens, y los principales representantes del sector cultural español.

Demandas urgentes del sector

Para revertir la situación de grave perjuicio que sigue ocasionando la piratería en nuestro país, los creadores e industrias de contenidos realizan a las administraciones y grupos políticos las siguientes peticiones urgentes:

– Un compromiso drástico de todas las fuerzas políticas, administraciones públicas y los ministerios de Economía, Interior, Justicia, Educación, Cultura y Deporte para reforzar definitivamente la lucha contra la piratería.
– Un extraordinario refuerzo de los recursos personales y materiales en la vía administrativa y también de las unidades especializadas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
– La creación de un Fiscal Adscrito al Fiscal de Sala de Criminalidad Informática que pueda atender de forma especializada y coordinada los delitos contra la Propiedad Intelectual.

Intervenciones de los representantes de la industria y la Cultura

En el marco de la presentación del Observatorio 2022 tomaron la palabra los representantes del Ministerio de Cultura y Deporte y de las industrias culturales presentes que integran La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos.

Representantes del Ministerio de Cultura y de las Industrias Culturales en la presentación del Observatorio

A Carlota Navarrete, directora general de La Coalición, correspondió dar la bienvenida a los presentes y esbozar los principales datos del Observatorio. En su opinión, “es urgente y necesario el compromiso drástico de todos los poderes públicos para afrontar definitivamente el fenómeno de la piratería de contenidos que lastra nuestro sector desde hace más de una década”. Ha pedido al ministro de Cultura y Deporte, presente en el acto, que la lucha contra la piratería forme parte de las prioridades de España durante la presidente de la UE, solicitud que ha sido recogida por Miquel Iceta.

Antonio Guisasola, presidente de PROMUSICAE, sugirió que “ahora que estamos en el arranque del curso, debemos ponernos deberes para el futuro. La piratería sigue siendo un problema. Lo preocupante es que son cifras estructurales. No mejoramos mucho. No damos el salto. Y ha llegado el momento de cambiar el paso, de cambiar el procedimiento para cerrar automáticamente las páginas que incumplen. Cambiemos las normas. Cerremos las páginas piratas y si tienen un problema, que denuncien ellos. Lo pido como deberes del curso.

Daniel Fernández, presidente de Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), lamentó que se siga hablando de piratería, que es un término bondadoso para el robo de contenidos culturales protegidos. “El futuro nos está comiendo de forma atropellada. Progresamos, pero no mejoramos. Este Gobierno y este ministro han hecho cosas positivas, pero necesitamos que Hacienda entienda que se le están robando recursos. Los que roban parecen que son menos, pero son más recalcitrantes, contumaces y están decididos a seguir robando. Tenemos esperanza en el modelo europeo. Es difícil llegar a acuerdos con Google, no sé si imposible alcanzarlos con WhatsApp cuando lo hicimos con Facebook. Necesitamos más Europa, más Gobierno y más medios”.

Estela Artacho, presidenta de FEDICINE, argumentó que aunque el descenso del número de consumidores ilegales haya caído, no es una buena noticia, aunque lo parezca. “Uno de cada cuatro consumidores acceden de forma ilegal. Pese a haber menos y más oferta legal, ha habido un mayor quebranto a los intereses de la industria del cine”.

Centró sus quejas en las nuevas formas de piratería que se dan a través de las IPTV, que ofrecen millones de contenidos ilegales para cuyo acceso los consumidores pagan cuotas. Y concluyó: “El sector audiovisual es estratégico, representa el 28,3% de las industrias culturales en España. La oferta legal es cada vez más amplia y accesible, pero no puede desarrollarse plenamente con la amenaza constante de la espada de Damocles de la piratería”.

José María Moreno, director general de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), agradeció al Gobierno el trabajo desarrollado, pero recordó que es preciso acometer “acciones más contundentes. Hay margen de mejora y estamos convencidos de que se puede seguir combatiendo eficazmente los accesos ilegales a contenidos”. Y reivindicó el potencial del sector del videojuego en el futuro de las industrias culturales.

Javier Gutiérrez, director general de VEGAP, se felicitó de que por primera vez el Observatorio recogiera el perjuicio que produce el acceso ilegal a las imágenes, un sector clave en nuestros país e internacionalmente. “Es un aviso a la sociedad. El arte no solo se desarrolla en el mercado. Es relevante el daño que se produce a los artistas, que también son empresarios individuales. Estamos hablando, solo en España, de unos 30.000 creadores. No es posible tener una sociedad culta sin el respeto a los derechos de los autores”.

Ignacio Arrola, director comercial y de marketing de MEDIAPRO, manifestó que “estamos contentos, pero no satisfechos. Se ha avanzado en la lucha tecnológica y también en los juzgados, pero necesitamos más ayuda y más recursos. No olvidemos que el 20% del contenido de fútbol se ve a través de accesos ilegales. Hay que recordar a los consumidores que cuando piratean partidos están afectando negativamente a sus clubes y jugadores”.

Miquel Iceta cerró la sesión

Miquel Iceta, ministro de Cultura y Deporte, se comprometió en última instancia a que el tema de la piratería será uno de los asuntos prioritarios a tratar tanto en la reunión informal de ministros europeos de Cultura que se celebrará en Cáceres los días 25 y 26 de septiembre y que se concretará en la Declaración de Cáceres, como en el encuentro que liderará con sus colegas de la UE en Bruselas los días 23 y 24 de noviembre.

El Ministro Iceta, durante su intervención

Iceta afirmó que había tomado “buena nota de los deberes que se nos pone al Gobierno”. En sus palabras, “el fenómeno de la piratería disminuye, pero no desaparece. Y el deseo es que desaparezca porque es un robo a los creadores y las industrias y un expolio a la cultura en su conjunto. Convenzámonos de que nada es gratis. Si queremos cultura, hay que tener creadores, respetarlos y respetar sus derechos”.

El ministro, que reconoció que la creación de una Oficina de la Propiedad Intelectual sigue siendo una tarea pendiente que espera culminar en los próximos meses, lamentó que aunque la piratería se ha reducido, “no lo suficiente ni de forma homogénea”. Entre los datos que quiso resaltar del Observatorio, y que hizo suyos, han sido “el déficit de ingresos de 551 millones de las arcas públicas y los más de 85.000 puestos de trabajo que no se han creado y que no podemos permitírnoslo en España”. Subrayó positivamente la labor de La Coalición por no desistir en evidenciar el daño a la cultura y dejar claro la necesidad de luchar contra la piratería. Y concluyó: “Una sociedad que se quiera culta, libre y feliz necesita más cultura y más cultura implica empezar por respetar a la creación y a los creadores y sus industrias”.


Quizás también te interesen:

La nueva ley del cine: segundo intento

Nunca antes los astros, y no los de cine, se confabularon para evitar la aprobación de la Ley del Cine promovida por el anterior ministro Miquel Iceta, una ley que afectará por mucho tiempo a la industria audiovisual. Estamos ante una nueva oportunidad y con un nuevo ministro de Cultura, Ernest Urtasun. Aprovechémosla. Por Jordi Carbonell

Leer más...

Únete a nuestra Newsletter

Más de 1000 personas reciben las principales noticias sobre el sector audiovisual.

Al suscribirte aceptas la Política de Privacidad.