Parece que triunfa el sentido común (Gracias a los balances negativos de los ‘iluminados’)

12 diciembre, 2022

El modelo tradicional que ha hecho funcionar la industria del cine durante los últimos 100 años ha demostrado su vigencia una y otra vez. Pero cada cierto tiempo aparece algún iluminado que, en base a nuevas tecnologías, pretende desmantelar el sistema en su propio beneficio. Luego el tiempo pasa y les demuestra una y otra vez que las salas de cine no van a morir. La idea de monopolizar el cine murió con el intento fallido de George Eastman para quedarse con todo el negocio mundial. Por Antonio Carballo

Antonio Carballo, editor de Cineinforme.
Antonio Carballo, editor de Cineinforme.

Aprovechando los avances tecnológicos y la fortuita situación de tener a toda la humanidad confinada en sus viviendas, Reed Hastings, cofundador y CEO de Netflix, se lanzó de nuevo en busca del poder absoluto. La idea era seductora pero no tuvo en cuenta las grandes fuerzas que durante un siglo han mantenido la gran rueda del cine en marcha. Empezando por las muchas plataformas de televisión de pago que ya existían desde hace 30 años y terminando por los espectadores, que están aprendiendo rápidamente a distinguir entre experiencias.

Ahora, superada la locura de los confinamientos, las aguas vuelven a sus cauces. Y los que, siguiendo el mal ejemplo de Hastings, decidieron eliminar la ventana de tiempo de exclusividad para las salas de cine pagan su error con importantes pérdidas. Han hecho falta varios y notorios balances negativos para hacerles recuperar el sentido común.

De toda esta aventura quedará la única parte buena: llevar el espectáculo del cine a la carta (porque de forma lineal ya hace 30 años que existe gracias a los canales temáticos y sus distribuidores) a donde no existe una sala de exhibición.

En las últimas semanas se han sucedido muchas noticias de gran importancia y que confirman mi análisis. David Zaslav, el gran jefe actual de Warner-Discovery, reconoció el error de no confiar en la gran pantalla. “La estrategia de acabar con las ventanas y minimizar el theatrical y la TV lineal, gastando mucho dinero para ganar suscriptores, se ha comprobado que tenía muchos fallos. Las películas que lanzamos en cines lo hacen luego mucho mejor en plataformas. Estrenar directamente en HBO Max no ha hecho prácticamente nada por nosotros en términos de visionado, fidelización y apreciación de nuestros clientes”, ha asegurado.

Paralelamente, Amazon acaba de anunciar su compromiso de distribuir unas 8-10 películas al año en cines, con 1.000 millones de dólares de presupuesto anual, lo que ha sido recibido con subidas bursátiles pronunciadas en las acciones de los grandes circuitos de exhibición.

En esta edición publicamos numerosas entrevistas con figuras de gran calado. Sin ir más lejos, el presidente de NATO, John Fithian, nos indica que los streamers acabarán estrenando películas en cines a la manera tradicional. Porque lo contrario no es sostenible y porque las salas ayudan a que el rendimiento en las plataformas sea superior. Los cines son los que convierten en evento las películas. En el artículo que publicamos de Peter Andermatt, recuerda cómo Vincent Maraval de Wild Bunch sugirió en Donosti que Netflix comprase salas de cine a gran escala para no hundirse. Una decisión tan elemental como diversificar las fuentes de ingresos haciendo que una línea del negocio ‘tire’ de las demás.  Es algo que está sobre la mesa y que, posiblemente, no tardaremos en ver.

En ese sentido, Netflix acaba de empezar a virar su estrategia. Tímidamente, cierto es, pero es un comienzo en el reconocimiento de su error. En Estados Unidos ha estrenado Puñales por la espalda: El misterio de Glass Onion en 696 pantallas y con una semana de exclusividad para los cines. El resultado fue una taquilla de 13 millones de dólares, la mayor recaudación de la Historia para Netflix, pero muy por debajo de los 41 millones con los que entró, con lanzamiento tradicional, la primera entrega. Dicha entrega, lanzada por eOne en España y Lionsgate en EE.UU. ingresó $312 MM mundialmente. Un éxito enorme que llevó a Netflix a invertir nada menos $465 MM en la producción de dos secuelas.

¿Pero cómo van a amortizar esa inversión multimillonaria si no se estrenan en cines a lo grande? El experimento de estrenar en unas pocas salas es insuficiente. A muchos empresarios de exhibición les han convencido para este estreno porque los términos del contrato han sido más beneficiosos (sólo un 40% de cada entrada para Netflix, en vez del habitual 60%) pero es retrasar lo inevitable. Esas inversiones necesitan un estreno a gran escala, con más publicidad y una ventana de exclusividad mucho más amplia.

Por otro lado, Netflix, y otras plataformas, ya están poniendo en marcha modelos con anuncios; Apple acaba de subir el precio de su suscripción; Disney, que acaba de cambiar otra vez de director ejecutivo, anuncia pérdidas en el streaming que duplican al año anterior;  el propio Netflix indica que distribuirá en 2023 programación alternativa en directo —conciertos, deportes y otros eventos—  para reducir su producción propia.

Dicho de otra forma, si siguen con el modelo que inició el fundador de Netflix, van a la quiebra.

Todos están pasando de hacer gala de la prepotencia del advenedizo a verse obligados a seguir los modelos tradicionales, de ahí que Atresmedia, con toda la sorna del mundo, les diera la bienvenida a la TV comercial tradicional (la que se sustenta con publicidad) con una enorme lona en el centro de Madrid.

Por tanto, sí, bienvenidas sean también las plataformas a la industria del CINE. Pero respetando las reglas del juego. Todos queremos el bien del ecosistema de la mayor industria del mundo y por eso defendemos los modelos que sabemos que funcionan para toda la cadena de valor. Miremos al futuro con ilusión y trabajemos juntos para sacar el máximo provecho al talento de los creadores de sueños.

Quizás también te interesen:

NoticiasLA_06al12May2

Noticias desde Los Ángeles en la semana del 6 al 12 de mayo. Por nuestra corresponsal en USA

El reino del planeta de los simios conquista la taquilla norteamericana. Disney y Warner Bros Discovery lanzarán un nuevo streaming; Netflix y Roblox se asocian para crear un nuevo parque temático digital; aumenta la demanda de contenido en español en servicios SVOD y FAST; SDS distribuirá BRays y DVDs en supermercados Fred Meyer y tiendas Game Stop; Tubi alcanza los 80 millones de usuarios en EE. UU.

Leer más...

Únete a nuestra Newsletter

Más de 1000 personas reciben las principales noticias sobre el sector audiovisual.

Al suscribirte aceptas la Política de Privacidad.