Un año más, la Jornada de Cine Publicitario vuelve al Festival de Málaga. La sala 3 del cine Albéniz se convirtió en el fuerte de la Asociación de Productoras Publicitarias de España (APCP) durante toda la mañana del miércoles para analizar la situación del sector en Málaga, cómo afecta ser mujer y mayor de 50 si trabajas en esta industria o cuáles podrían ser los efectos del Brexit. Por Silvia Tinoco

Mesa sobre la situación de la industria en Málaga

La Asociación de Productoras Publicitarias de España, que reúne a las principales productoras publicitarias del país, llegó a Málaga un año más con un programa cargado de interesantes cuestiones que someter a análisis y debate. Tras el año 2020 de incertidumbre que hemos vivido con la crisis sanitaria, y celebrándose esta Jornada de Cine Publicitario en el Festival de Málaga, el tema de la primera mesa era necesario y casi obligado: ¿Cuál es la situación de la industria en Málaga?

Productores, directores y empresarios malagueños como Iñaki Villarias, partner & executive de Widescope; Jorge Sacristán, director de Aluzine; Óscar Pérez, directo general de EPC; y Belén Carrasco de la Málaga Film Office, se sentaron a compartir experiencias sobre un sector que en Málaga produce trabajo y mueve la economía. “La consolidación de la industria es una realidad”.

Aunque en lo que más se hizo hincapie durante la charla fue en la necesidad de invertir en formación: “Es importante la formación porque se busca un service eficiente para el cliente, sobre todo extranjero. Son rodajes cortos, intensos, pero que dejan dinero y necesitas profesionales con referencias, pasión y a la altura de las exigencias”, comentaban.

El proceso del deepfake de Lola Flores

Entre una sesión y otra asistimos al ya clásico y siempre entretenido formato 3+1. Aquí, diferentes productoras miembros de la asociación presentan proyectos ajenos al colectivo que les han servido de inspiración técnicamente hablando.

Toni Moreno, productor ejecutivo de Agosto, compartió con el público la experiencia de rodaje de la campaña “Alma” de la marca de cerveza Estrella Damm y explicó cómo el cliente les escogió a ellos porque fueron los que plantearon hacer lo que ese cliente quería pero de verdad, con el objetivo de unir la marca a un mensaje sostenible. ¿Cómo? Encontrando una bailarina que pudiera bailar de verdad bajo las aguas de Chipre. Una hipotermia y una otitis después, lo consiguieron. “Aprendimos que a veces hay que meterse en líos”.

Y de marcas de cerveza iba la cosa porque Pablo García, productor ejecutivo de Primo Content, puso sobre la mesa el laborioso trabajo de desarrollar el tan comentado “deepfake” de Lola Flores en la última campaña de Cruzcampo. Desde los anuncios que tomaron como referencia hasta que encontraron el camino, pasando por la búsqueda de material sobre Lola Flores válido para el 4K, hasta el casting o cómo les afectó de lleno la pandemia.

Mesa sobre las mujeres en la industria

En una sociedad cada vez más consciente de que la mujer y su punto de vista necesita llegar a todos los ámbitos, la APCP ha querido plantearse también en esta jornadas qué ocurre con la mujer mayor de 50 años que trabaja en la industria: ¿Cómo influye la edad? ¿Determina tu puesto de trabajo? ¿Hay que incluir a actrices y actores de edades reales y adaptar los guiones?

Para abordar estos temas, la asociación sentó a la misma mesa a Marisa Rodríguez, directora de Producción Audiovisual; Victoria Reig, directora creativa de L’Oreal McCann; y la actriz Cristina Plazas, en una charla informal moderada por Leo Solanes de Solanes Films.

Y el mensaje que dejaron a la audiencia fue claro: 50 años no son nada. Como bien apuntaba Victoria Reig, “hay que inspirar y poner a gente de edad haciendo cosas reales, desde los trabajos más técnicos a los más creativos”. Marisa Rodríguez, por su parte, desmintió algunos de los tópicos más comunes: “Ni brecha digital, ni estamos estancadas, y sobre el tema de los salarios, que piensan que somos caras y por eso no superamos las entrevistas, pues yo he trabajado para grandes marcas”.

Por supuesto, se habló de maternidad y aquí todas las invitadas coincidieron en remarcar que nada de culpa. Reig iba incluso un poco más allá: “Si te apasiona tu trabajo, no lo dejes. Estoy feliz de explicarle a mi hija que lo que hago es trabajar y me apasiona mi trabajo y estaré más feliz aún de inculcarle que ella podrá hacer lo mismo, podrá hacer lo que quiera”.

Las experiencias y anécdotas de Cristina Plazas también fueron muy ilustrativas y además aprovechó para hacer un llamamiento: “Los creadores me quieren hacer más mayor de lo que soy y de lo que me siento. Entre el arquetipo, el vestuario y la visión de los demás, me convierten a veces en un personaje sin alma. Miradnos de verdad. No somos lo que muchas veces se escribe”.

La actriz citó además una frase de Ana Belén muy apropiada: “No estamos pidiendo ser eternas protagonistas, se trata de que crezcan los matices cuando nos contrateis con justa edad”. Todavía hay que acabar con muchos roles, pero parece que estamos en el camino adecuado.

 

Mesa sobre el Brexit y lo que esta situación representa para el sector

Sin intención de menospreciar las mesas anteriores, puede que la última sesión de esta Jornada de Cine Publicitario fuese de las más relevantes por su actualidad: El impacto del Brexit en la industria en España. Cristina Morales, subdirectora general de Ordenación de Servicios de Comunicación Audiovisual; Rafael Fuentes, director provincial de Comercio y del ICEX de Málaga; y José María Alhambra, business travel director de Bestours, expusieron a los asistentes cuál es su labor, cómo están intentando ayudar al sector y dieron respuesta incluso a alguno de los problemas personales planteados en la sesión de preguntas.

Si bien el sector audiovisual fue el primero en movilizarse en los primeros días “post-covid” para volver a trabajar, Cristina Morales, cuyo cometido es regular la prestación de servicios audiovisuales, reconocía que “es imposible que la administración vaya al ritmo de la industria, pero hacemos todo lo posible para apoyar al sector y tenemos mucha voluntad”. Y aunque llevamos años hablando de Brexit, explica que la administración está en un momento de análisis: “Trabajamos en instrucciones específicas para producciones audiovisuales, estudiando la posibilidad de dar permisos conjuntos, como un “visado grupal”.

Por su parte, el ICEX, como explicaba Rafael Fuentes, “tiene una oficina comercial en Londres que es la que está facilitando información”, además de disponer de una ventana Brexit con diferentes servicios para las empresas. Por último, José María Alhambra reconocía que “ha sido una época difícil y confusa porque no se conocía bien la realidad de lo que estaba pasando, así que desde Bestours preparamos a una persona con toda esa información relacionada con el audiovisual: lo que se necesita para viajar, para traer a los actores… y trabajar con las instituciones para saber qué necesita el audiovisual para trabajar”.

Pero hay que trabajar con conjuntamente con los profesionales del audiovisual y hacerlo con previsión. El problema del cine publicitario es que los tiempos son cortos y las necesidades, urgentes y coordinar todas estas gestiones está haciendo difícil movilizar los equipos.

Por ello, entre el público asistente se pidió información clara que permita saber qué documentación necesitas para las diferentes gestiones. Y, desde los participantes en la mesa podríamos decir que se envió el mismo mensaje: El sector tiene que hacerse escuchar y, para que las administraciones te escuchen, hay que darles números claros y explicarles el potencial del audiovisual, que sepan que es una industria que da dinero y que así asuman que, más allá de lo creativo, que está muy bien, el audiovisual es un sector estratégico industrial, una actividad económica. Cuando se dan cuenta de eso te ponen la alfombra roja”, señalaba Morales. Y Fuentes estaba de acuerdo: “Cuando los jefes ven los números, se ponen en marcha”.

¿Podría ser Los Angeles un buen modelo en el que mirarnos como industria? Según Morales, “el audiovisual está en un momento brutal porque hemos empezado a elaborar un plan y, por otro lado, el gobierno y las instituciones están empezando a ser sensibles al sector”. Porque en la raíz de todo este asunto está aún la asignatura pendiente de hacer ver que el audiovisual no es solamente el cine. De momento, como primer paso, la esperanza de muchos está puesta en el Hub Audiovisual y que para final de año se ofrezca a través de él un único punto de información.

“El acuerdo del Brexit siempre va a ser peor que lo que teníamos”, reconocía Rafael Fuentes. Y es que todavía quedan cuestiones sobre la mesa como que las obras de Reino Unido se consideren aún obras europeas, “es una competencia brutal”.

Adriana Piquet, General Director de la APCP, señalaba que quizás toda esta situación del brexit “nos puede servir para ensayar, aprender y aplicarlo después a otros países porque Estados Unidos también es un mercado muy fuerte para el cine publicitario”.