Deluxe sigue apostando por estar a la vanguardia de la postproducción de sonido. Con 9 empleados en Barcelona y 6 en Madrid, hemos hablado con cuatro de sus técnicos para que nos cuenten cómo estructuran su trabajo, sus novedades tecnológicas y los trabajos nominados en los Goya en los que han trabajado.

Marc Orts, director creativo del departamento de Sonido de Deluxe.

Marc Orts, director creativo del departamento de Sonido de Deluxe.

Cine&Tele: Durante el confinamiento domiciliario que hubo el año pasado, la postproducción fue lo único que pudo seguir funcionando. ¿Vosotros seguisteis trabajando con sistemas remotos? ¿Cómo lo hicisteis?

Marc Orts: Lo primero fue hacer un listado de necesidades de equipamiento para cada técnico, ordenadores, altavoces, pantallas, micros, … y en tiempo, récord montamos el workflow en remoto para continuar con los proyectos que teníamos en marcha y así no tener ni un solo día de retraso en nuestro planning. que hicimos fue un plan de ataque.

Los foleys también se llegaron a hacer desde casa en algún momento.

Yasmina Praderas: Lo que no se podía terminar era el cierre de la mezcla. Se podía trabajar desde casa la mezcla pero luego se tenía que reajustar en el estudio una vez finalizó el confinamiento. Pero todo ese trabajo ya lo tenías preparado.

M.O.: Telemáticamente enviábamos a los directores archivos para control a través de una plataforma segura. Ellos chequeaban el capítulo, la película, y recibíamos un feedback inmediato via mailing, fue bastante práctico. En algún caso, lo estamos todavía aplicando.

Hay cosas como los recordings o todo lo que es grabación que es más complejo de grabarlo en casa, más que nada por la sonoridad y no tener el espacio preparado, y las mezclas 5.1. Una buena escucha y una buena imagen hace que le puedas dar un poquito más de definición.

Yasmina Praderas, mezcladora en Deluxe.

Yasmina Praderas, mezcladora en Deluxe.

C&T: Una vez en la nueva normalidad, ¿cómo os estáis organizando el trabajo en el día a día? ¿Cómo os está afectando y qué protocolos implantáis? ¿Los clientes ahora van a ver el trabajo presencialmente?

Alejandro López: Sí, estamos un poco limitados en ese aspecto porque claro, ahora no podemos hacer visionados con demasiada gente porque las salas tienen un aforo por el tema de los protocolos pero sí que vienen aquí clientes. Tenemos que llevar mascarillas y realizar los protocolos establecido. A ver si pasa y volvemos a la normalidad.

Para grabar ADRs también nos limita bastante y no podemos hacer grabaciones de grupo, de figuración.

C&T: Desde hace mas de un año estáis incorporando cambios y nuevas incorporaciones, ¿cómo habéis trabajado desde entonces para reforzar la plantilla y reorganizar la estructura?

M.O.: Me gusta que me hagas esta pregunta. Efectivamente hicimos cambios pero es siempre enfocado a un proceso de crecimiento.

El proyecto de sonido de Deluxe empieza hace años, porque había un departamento de doblaje que era muy fuerte pero hace unos 5 o 6 años empezamos a generar un equipo. Había gente que pertenecía al departamento de doblaje, como es el caso de Yasmina, y gente que salía de las escuelas con la idea de crear un equipito pequeño que fue creciendo hasta convertirse en lo que estamos ahora en este caso en Barcelona, que somos unos 8 o 9.

Paralelamente, Madrid creció muy de golpe. Lo que se ha hecho es básicamente incorporar talentos esenciales en Madrid como Laia Casanovas, Alejandro López, Amin Alí Gago o Anna Harrington, que son figuras muy potentes y que funcionan como un solo equipo consolidado. Al final es un trabajo conjunto porque nosotros estamos compartiendo constantemente proyectos. Ya no es solo una sede u otra sino que es directamente un solo equipo, con el conocimiento de todos. Cada uno es muy fuerte en su nivel de exigencia, en sus conocimientos, en haber probado determinadas cosas… Y al final, la unión hace la fuerza.

C&T: El equipo es amplio. ¿De cuántas personas fijas estaríamos hablando más colaboradores?

M.O.: En Barcelona somos 9 pero tenemos que contar a Marta Monistrol y Marc Gonell, que están haciendo los foleys. En Madrid ahora mismo hay 6 personas. De jefes de proyecto Alejandro, Laia, y también Amín Alí Gago. Está Anna Harrington, que es la más experta en la edición de diálogos y luego tenemos a dos auxiliares que están en progresión y crecimiento. Gente muy preparada que necesita conocimiento para ir progresando y convertirse en editores de sonido, mezcladores, etc.

Creo que lo hacemos con bastante lógica, es decir, tener a gente joven que nos empuje a los más mayores y después los jefes de equipo de cada proyecto.

C&T: Laia Casanovas, tú te has incorporando más recientemente, ¿cómo de fácil ha sido integrarse en la dinámica de trabajo? Porque el departamento tendrá una determinada filosofía…

Laia Casanovas: Ha sido fácil porque se está creando. No es que llegara y hubiera una dinámica. Se está generando porque como hay dos auxiliares que están aprendiendo y trabajando con Barcelona cada uno tiene un perfil, creo que ha sido fácil entrar.

M.O.: Son muy modestos, ahora ellos ejercen de supervisores. Al final, hacen un trabajo de alto nivel. Laia, por ejemplo, se ha ocupado prácticamente, salvo por un refuerzo, la serie Veneno. Fue una experiencia hiperdura y si no hubiera estado ella, no lo hubiéramos sacado.

Alejandro ha estado con proyectos como El desorden que dejas y El desafío: ETA, que los ha hecho en plena pandemia y los tuvo que hacer desde casa y han tenido un resultado brutal.

Lo que buscamos es trabajar como equipo. Antes la filosofía que existía era mucho más tradicional, es decir, había un supervisor de sonido, que se ve el proyecto cuando puede y decía ‘Ah, mira, qué bonito, ahora cámbiale esto’. Aquí realmente lo que buscamos es un supervisor para cada proyecto. Todo el mundo lidera su proyecto y utilizando la ramificación del equipo. Pues mira, en este proyecto me van a ayudar dos piezas de Barcelona y una de Madrid. Lo voy a gestionar o no voy a ejercer de supervisor y te voy a hacer sólo la edición de diálogos.

Evidentemente, respetando también el criterio de los clientes. Si te dicen ‘yo quiero a Laia, yo quiero a Yasmina o a Alejandro’, pues eso lo respetamos. Nuestra filosofía es que el cliente esté contento.

C&T: Aquí en la entrevista hay dos mujeres y en el equipo tenéis más. Este sector siempre ha sido muy masculino. ¿Se nota un incremento en los últimos años y que están empezando a salir más mujeres de las escuelas de cine?

Y.P.: En el sector no lo tengo yo muy claro pero lo que sí que está claro es que el equipo de Deluxe ha sido, desde un inicio, paritario.

M.O.: A mí me gusta más trabajar con mujeres que con hombres. Creativa y profesionalmente, da la casualidad que el perfil de mujeres estaba por encima muchas veces que el de los hombres. Entonces, eso hay que aprovecharlo porque eso es talento, sea de un sexo o de otro. Hemos tenido suerte de que el equipo ha fluido así de una manera natural, no de una manera buscada.

Laia Casanovas, diseñadora, montadora y mezcladora en Deluxe.

Laia Casanovas, diseñadora, montadora y mezcladora en Deluxe.

Y.P.: Lo bueno que tenemos que sacar de esto es que nosotros vemos y comprobamos que no hay diferencia. La unión de que Marc y yo podamos trabajar o Laia y quien sea, suma y no resta. Compartir el trabajo y las responsabilidades sin pretender si tiene que ser una chica o un chico.

C&T: A veces, intentando ayudar, se suele querer poner en valor lo diferente que lo puede hacer una mujer, cuando puede ser contraproducente y tópico, por ejemplo, pensar que una mujer u hombre tienen que tener sensibilidades distintas y por tanto hacer proyectos determinados.

M.O.: Claro, es que llega un momento en que lo asumes como una cosa natural, que cada uno hace el trabajo. Si alguien va agotado, sea hombre o mujer, llegará agotado de la misma manera.

Y.P.: Cada uno tiene un perfil y tiene un carácter pero una persona que es responsable puede serlo hombre o mujer, depende de la persona. Yo por ser mujer no tengo más sensibilidad que él.

L.C.: No se te da mejor un género que otro por ser mujer u hombre. Cada uno tiene su perfil.

Y.P.: Es una cuestión más de perfil, que tú puedes sentirte más cercana o cercano a un producto, que por si eres chica o chico.

M.O.: Yo empiezo a tener una edad y, no por ser de un género u otro, sino por un tema generacional, hay clientes que se entienden mejor con ellos que conmigo.

Me encontré un día con un director de una peli de género que me dijo ‘yo en mis películas no quiero ni una pausa de sonido’. ¿Por qué? Porque los youtubers no hacen pausas en sus vídeos. Se me quedó grabado y pensé ‘me parece que voy a tener que hacer castañas a partir de ahora’ (Risas). Yo creo que cuenta más la parte generacional que la parte de sexo.

C&T: A nivel de equipamiento tecnológico, ¿qué habéis incorporado en los últimos tiempos para poneros al día?

A.L.: Tenemos salas Dolby Atmos Home, certificadas por Dolby, para mezclas de series. Ahora mismo, en todas las plataformas te piden mezcla de Atmos Home. Aparte, tenemos salas de mezclas de cine 5.1., 7.1. y Atmos, y varias salas de montaje. Dependiendo del producto, si no nos exige un Dolby Atmos, podemos mezclar en otras salas para mezclas 5.1. Tenemos salas que son bastante polivalentes.

M.O.: La sala Dolby Atmos de Madrid es con escucha Meyer Sound, que es una finura, sinceramente. En Barcelona hicimos también una sala homologada en Dolby Atmos Home, con escucha Genelec.

'Sentimental' (Filmax)

‘Sentimental’ (Filmax)

A nivel tecnológico, nos vamos adaptando día a día a todo. Estamos cada vez mucho más familiarizados con Atmos y no sólo con poner el sonido en el techo sino por el tipo de formato. Llegará un momento en que Dolby Atmos no será solamente un tipo de escucha sino que va a ser un archivo, el DAMF (Dolby Atmos Master File), que lo que te va a generar es que una sola mezcla tú puedas leerla en todos los dispositivos. Eso es lo maravilloso de Dolby Atmos.

Con esta tecnología, la verdad, estamos al día, con el tema de normativas, con plugins para edición de diálogos, mucho RX 7… Estamos bastante al día pero evidentemente nunca puedes estar al día del todo porque al final necesitas recuperar la inversión y tenemos que gestionar empresarialmente todo eso. Pero estamos contentos.

C&T: Este año no estáis nominados en la categoría de Mejor Sonido. Pero bueno, Deluxe siempre suele estar ahí y de hecho Marc creo que tiene 5 Goyas y otras 7 nominaciones. ¿Le dais importancia a los premios o creéis que muchas veces se nomina no tanto la calidad del trabajo del sonido sino a las películas más vistas o que más han gustado en general?

M.O.: Desde mi punto de vista, todo el mundo debería pasar por ese momento. Yo sí le doy importancia. Porque creo que una valoración a nuestro trabajo y es un momento de satisfacción, no te voy a engañar. Es un momento de sentirse reconocido con algo que te ayuda a tirar adelante. He tenido mucha suerte pero también ha habido mucho trabajo duro, porque al final es una recompensa a tu trabajo. Yo ya lo relativizo un poco más pero a mí me encantaría que todos ellos pasaran por este momento. Sería maravilloso.

En cuanto a la valoración real en cuanto a si son merecidos o no, al final se valora conjuntamente toda la peli y el apartado técnico va acompañando la película. Si la película está bien es porque todo lo que acompaña está bien. Son muy pocos los casos que se hayan llevado los premios algo que no está bien y la película está bien.

Y.P.: Lo que pasa es que quizás a veces da la sensación que falta que algunas película se vean más, hay poca visibilidad. Películas que están muy bien, que podrían estar compitiendo al nivel de una nominación y no entran porque no han podido tener la visibilidad.

‘Malasaña 32’ (Warner Bros.)

C&T: Hay películas que acaban arrasando en nominaciones porque son las que la gente ha visto…

Y.P.: Hay una serie de factores que ayudan a que una u otra que puedan tener la misma calidad técnica se conozca más o menos.

M.O.: Yo pondría el ejemplo de Malasaña 32, que Laia hizo el diseño y Yasmina hizo las mezclas. Me parece una maravilla de sonido y es una peli que comercialmente funcionó bastante bien. Es una película técnicamente increíble tanto a nivel visual como sonoro.. Así como Verónica de Paco Plaza, que es más o menos del estilo, tuvo su reconocimiento porque está muy bien hecha.

Es como el año pasado que estábamos nominados por Dolor y gloria y Quien a hierro mata. Yo sé la valoración del esfuerzo de un trabajo y de otro porque son muchos años y piensas que vas a estar más una que otra. Lo sabes como profesional pero también suma la visibilidad.

C&T: Otros de vuestros trabajos estrenados en 2020 que me gustó mucho es No matarás, que tiene algunas nominaciones interpretativas. Yo creo que el sonido podría haber sido nominado. ¿No creéis? Es un trabajo muy potente a nivel tanto de imagen como de sonido y tuvo que ser un reto para vosotros…

Y.P.: Sí, sí, esa película fue de reto máximo. Es intensidad absoluta todo el metraje que tiene la cinta. Es bastante salvaje. No sé, son de esas cosas que no sabes. A lo mejor hay gente que le ha gustado más otra…

M.O.: Esa peli tengo que decir que fue un trabajo bastante de equipo entre Madrid y Barcelona. Llevó el diseño de sonido Laura Tomás, Anna Harrington estuvo con los diálogos, que los sufrió bastante, y compartimos bastante el proyecto y lo finalizamos en Barcelona porque el director, David Victori, es de Barcelona. Me parece un trabajo potente, diferente… Tampoco puedes hacer nada. La auténtica satisfacción es que el director o los productores vuelvan a confiar en ti.

'No matarás' (Filmax)

‘No matarás’ (Filmax)

Y.P.: La nominación o el premio siempre es un plus, en el sentido de que se reconoce el esfuerzo. Eso no quita a que tú lo que has de hacer es dar el 100% por la película, aunque luego sea nominada o no. También otra cosa es que si tienes una nominación, es un reto porque no puedes bajar de nivel. Tienes que ir para arriba por una cuestión de responsabilidad.

M.O.: El hecho de ser un grupo exigente hace que tú no puedas bajar el nivel y que donde no llega uno, el otro te dice ‘no bajes’. A veces es un poco asfixiante porque nos ponemos el nivel muy alto pero al final eso hace grande el grupo.

C&T: En los Goya hay otras dos películas que tienen varias nominaciones y en las que participasteis, Sentimental (5) y Orígenes secretos (3). ¿Qué destacaríais de su sonido?

Y.P.: Sentimental a mí me parece una peli maravillosa. En el sentido sonoro, es muy sencilla porque es todo un espacio y como mucho tiene un poquito de exterior.

La complejidad estaba en que los diálogos tenían que estar perfectos y los foleys tenían que estar perfectamente mezclados también y la integración de lo que eran los diálogos porque se rodó en un plató y el trabajo de la reverb no se tiene que notar pero lo tienes que notar. Ha de ser fino para que acabes entrando en que es un espacio real.

M.O.: Es un trabajo súper técnico que está muy bien. No podíamos bajar el listón.

Y.P.: Que no tenga mucha cantidad de otras cosas, no significa que no le tengas que dedicar la excelencia a lo que tienes.

L.C.: Orígenes secretos fue un poco lo contrario, porque es una película de superhéroes, un thriller con Se7en como referente. Por lo que había que trabajar para darle epicidad con las músicas y los efectos. Había secuencias con muchos elementos y era complicado destacar los que necesitas narrativamente para conducir al espectador. Yo la disfruté mucho, porque era una peli muy entretenida de trabajar.

'Orígenes secretos' es una de las películas originalmente pensadas para cines pero que finalmente se estrenó directamente en VOD (Netflix)

‘Orígenes secretos’ (Netflix)

C&T: Últimamente se hacen muchas series en España. ¿Ahora el equilibrio de producciones que hacéis ha cambiado con un porcentaje más relevante para TV? Porque, claro, una serie tiene mucho metraje, eso implica una gran cantidad de tiempo…

A.L.: Yo lo que más hago es televisión. Mis últimos proyectos son series para plataformas. Dentro de un par de meses sí que arrancaré una película pero lo que más hago son series, sin ninguna duda.

M.O.: Lo que hacemos ahora mismo con series es el nuevo cine.

L.C.: No hay tanta diferencia ya entre el trabajo que te trae una peli, del que trae un capítulo de una serie. Ha subido mucho la calidad de la ficción televisiva. Si vas un poco más rápido, es por los timings de producción. Hay mucho más metraje en menos tiempo, pero implica la misma exigencia.

A.L.: Además, las plataformas exigen bastante. Te piden unos estándares de calidad muy altos. Al final, el proceso es como el de una película en cuanto a los materiales que tienes que entregar y a veces incluso más que en una película.

M.O.: Estamos en un proceso de docencia a los clientes. Todo el mundo es consciente del nivel de exigencia y por tanto nuestra nos obliga a enseñarles a ellos que los tiempos deben ser cómodos y justos. Nosotros queremos dar el máximo y buscamos esa línea fina de que nos den el tiempo para sacarlo con el máximo rendimiento o meter más recursos a nivel humano para poder llegar a los estándares.

Puedo poner el ejemplo de Veneno. Tuvimos que meter cuatro o cinco personas de golpe para sacar los últimos 3-4 capítulos, que era un plan que no estaba establecido. Laia se estaba ocupando de todos los capítulos con parte del equipo que la iba ayudando pero al final tuvimos que meter la caballería para llegar al nivel de exigencia que nos estaban pidiendo los directores.

Tenemos que busca esa línea entre que la productora esté cómoda a nivel presupuestario y productivo con nuestra línea a nivel creativo-técnico de exigencia. Cada día le damos vueltas a eso. Antes sabías que para una película eran 8 o 10 semanas de diseño de sonido, 3 o 4 de mezcla y unos 15 días de foleys. Más o menos te gestionabas muy bien el tiempo. Si te llegaba otro corte de imagen, vas y vuelves a remontar. Llegan las músicas y estás preparado para mezclar. Y sabías que de ahí eran 100 minutos de súper lujazo. Con las series es querer hacer lo mismo pero en mucho menos tiempo o aplicando más recursos.

L.C.: También depende un poco de cómo es la serie porque por ejemplo El desorden que dejas es una serie con un tono muy marcado. Pero por ejemplo en Veneno cada capítulo tiene un tono en sí distinto porque el mensaje que dice es distinto y también los trataban distintos.

Una película funciona como una unidad conceptualmente y cuando tienes una serie debe funcionar como una unidad el capítulo pero también dentro de la serie, mantener el estilo. Aunque hay un showrunner, hay directores diferentes que tienen visiones un poco distintas dentro del mismo tono, y tienes que saber gestionar eso y encontrar el punto común para que no sea dispar de un capítulo a otro.

'Veneno' (ATRESplayer Premium)

‘Veneno’ (ATRESplayer Premium)

C&T: ¿En qué producciones estáis trabajando actualmente?

M.O.: Acabamos de finalizar ahora El inocente, serie de Oriol Paulo de 8 capítulos. Ha sido una postproducción muy rápida y muy lenta a la vez. Se nos ha dilatado más de lo que hubiéramos querido porque es compleja. Son 8 horas de serie de una exigencia máxima por parte del director.

Estamos haciendo los Estrella Damms, que son unas publis cinematográficas que hacemos habitualmente cada año, y preparando todo lo que nos viene.

A.L.: Yo estoy mezclando El Cid, un proyecto interesante que también tiene su complejidad porque es de época y tiene sus batallas y sus dificultades.

L.C.: Yo estoy ayudando a Alejandro ahora con El Cid y antes había estado echando una mano con la segunda temporada de Vida perfecta, la serie de Leticia Dolera.

C&T: Con la pandemia ha habido trabajos vuestros de 2020 que se han quedado sin estrenar todavía. Tengo consciencia de un par de pelis de Telecinco Cinema, Malnazidos y Way Down. ¿Van a ser potentes a nivel de sonido?

Y.P.: Son bastante potentes, sí.

M.O.: Son de estas películas para lucirse a nivel sonoro, está claro. Yasmina ha mezclado las dos. Way Down es un tono más de suspense y Malnazidos es una peli de género de terror, al estilo de Malasaña 32, donde el sonido es fundamental.

Y.P.: Son dos pelis de acción, intensas y bastante entretenidas. A nivel sonoro, funcionan y han quedado muy chulas.

 


A continuación, puedes leer la versión online de la nueva edición de Cineinforme dedicada a la Berlinale /EFM y a los Premios Goya: