Nuestro reportaje especial con entrevistas a productores de las películas más relevantes en las nominaciones de los Premios Goya 2021 prosigue con la charla que mantuvimos con Valérie Delpierre de Inicia Films para conocer los detalles de cómo se hizo Las niñas, ópera prima de Pilar Palomero.

Valérie Delpierre

Valérie Delpierre

Las niñas, producción de 1,3 millones de euros Inicia Films, BTeam Prods y Las niñas majicas AIE, es una de las grandes favoritas para la gala no sólo por sus 9 nominaciones y su pedigrí en festivales, sino por venir de triunfar en los Forqué.

Cine&Tele: ¿Os está sorprendiendo tanto reconocimiento a la película o cuando la estabais haciendo ya veíais que podía llegar a este nivel? Porque ahora mismo, es probablemente la favorita para los Goya…

Valérie Delpierre: Yo siempre pensé que si lo hacíamos bien, la historia tenía potencial para poder llegar a mucha gente. Aunque fuera una ópera prima y una película creada desde la intimidad y la experiencia personal, tenía un tema que podía traspasar muchas fronteras o círculos.

A priori, si entendemos que una película va destinada a un público, podíamos pensar que los elementos que la componía no daban demasiadas posibilidades a nivel de recorrido. Pero tiene un tema que, bien llevado, puede hacer eco en el público generalista, llegar a muchas personas.

C&T: A nivel de nominaciones, os ha decepcionado que Uno para todos de David Ilundain no haya tenido más nominaciones?

V.D.: Ay, sí, fíjate porque yo creo que la peli lo merece. A veces tú puedes hacer bien las cosas y las circunstancias o las casualidades hacen que llegues a más. Creo que ha sido el caso de Las niñas. Las circunstancias han podido elevar la película, apoyarla y propulsarla.

En el caso de Uno para todos, me da la impresión de que las circunstancias no la han servido y no la han permitido que sea y que se luzca. Porque a la gente que la ve, le gusta mucho. No hay más que mirar las valoraciones en Filmin o cuando se estrenó el feedback que teníamos de público. Hasta los críticos se sorprendían porque no se esperaban algo así. Aunque buscase ser una feel-good, es sutil y respetuosa con el espectador. No sé por qué.

C&T: En Inicia habíais producido un corto con Pilar Palomero, La noche de todas las cosas, ¿correcto? ¿Cómo la conociste antes de ese corto?

V.D.: La conocimos ya con el corto muy desarrollado en su cabeza. En este caso fue una coproducción con ella. Pilar ya tenía la ayuda del ICAA pero le daba miedo verse desbordada si asumía también el rol de productora.

Rodaje de 'Las niñas' (Foto: Jorge Fuembuena)

Rodaje de ‘Las niñas’ (Foto: Jorge Fuembuena)

Por casualidad, dos personas distintas le recomendaron hablar con nosotros y vino. Empezamos a hablar y la historia que tenía nos gustó, y entonces nos sumamos. Cuando acabó el corto, le pregunté qué tenían en mente. Me habló de la historia de Las niñas y nos lanzamos.

C&T: ¿Qué te gustó del proyecto de Las niñas cuando te lo presentó, aparte del tema que comentabas antes?

V.D.: El tema fue lo principal pero también el hecho de que a mí me descubriera algo. Yo no soy de aquí y lo que me contaba Pilar me ayudaba a entender mejor el mundo que nos rodea y las personas.

Yo no era consciente de ese background, de ese mundo en el que habían crecido con esas contradicciones e incoherencias. Todos tenemos las nuestras pero específicamente estas no las conocía porque no las había vivido.

C&T: Es una película que además dialoga muy bien con Verano 1993 (Estiu 1993). Se ambientan en fechas parecidas, son de mujeres cineastas emergentes y están contadas con mucha sensibilidad y naturalismo. ¿Te pareció que cuadraba?

V.D.: Piensa que cuando yo empiezo con Las niñas, Estiu no existe todavía como se conoce ahora Estiu. Estábamos en producción pero no existía todavía la película. No fue Estiu lo que me motivó a hacer Las niñas realmente. Lo que me motivó fue la relación con Pilar.

Que luego coincida es seguramente porque yo respondo a inputs parecidos. La casualidad ha hecho que casi hayan coincidido en el tiempo y en mi vida. Pero una cosa no nace de la otra.

Andrea Fandos, la protagonista de 'Las niñas'

Andrea Fandos, la protagonista de ‘Las niñas’

C&T: Como productora, ¿a Inicia Films le sirvió mucho el gran éxito de Verano 1993 (Estiu 1993)?

V.D.: Mucho, por supuesto. No me cabe ninguna duda. Pero no me quitó que tuviese que seguir demostrando cosas. Creo que el éxito de Las niñas sí que va a asentarme como productora. Es cierto que es un cambio.

C&T: Sí, Las niñas demuestra que no fue flor de un día…

V.D.: Nos pasa a todos, que no queremos ser productores de una sola película. Me encanta haber producido Estiu, Las niñas y Uno para todos, y me gusta mucho saber que voy a seguir colaborando con David y Pilar para crecer con ellos.

Me gusta encontrar espacio para nuevos directores y nuevas miradas pero también me gusta tener el tiempo de seguir trabajando con quien ya hemos establecido una colaboración y una forma de trabajar juntos.

C&T: La película la coproduce BTeam. ¿Habías trabajado anteriormente con ellos aunque fuera como distribuidores? ¿Cómo surgió la colaboración?

V.D.: Mira, es curioso porque la colaboración viene de conocernos por haber coincidido varias veces cuando nosotros hicimos B., la película de Bárcenas, y ellos La novia. Coincidimos en parte del camino de nominaciones y encuentros.

'Las niñas' de Pilar Palomero (BTeam)

‘Las niñas’ de Pilar Palomero (BTeam)

Teníamos una amiga en común y Álex Lafuente me contactó para decirme que le gustaba mucho la película de David y que estuviésemos pendientes por si algo podía surgir. Como llegó el proyecto de Pilar, me pareció que podía ser una buena oportunidad y, efectivamente, Álex no dudó en ningún momento. Lo leyó y me dijo ‘eso está muy bien y yo quiero estar dentro’. Luego conocieron a Pilar y la relación fue muy bien. De hecho, seguimos trabajando juntos en el próximo proyecto de Pilar.

C&T: Tengo entendido que el proceso de desarrollo fue largo. ¿Acudisteis a mercados y foros de coproducción?

V.D.: Sí, bastantes, acudimos a workshops y foros de coproducción. Pilar estuvo en bastantes. Por ejemplo, estuvimos en el de Guadalajara, donde ganó un premio. Todos nos sirvieron para avanzar aunque yo creo que el decisivo fue el que hicimos con Dones Visuals aquí en Catalunya, en el que se hizo un acompañamiento para el proceso de escritura con Pilar y también se pudo rodar una secuencia como ejercicio. Estuvo muy bien.

Hicimos eventos internacionales pero siempre con la idea de contrastar el proyecto con una audiencia internacional. Respondían muy bien y era curioso ver la reacción de gente de Polonia o de Colombia

C&T: Entonces no estabais buscando una coproducción internacional, simplemente estabais testando el proyecto.

V.D.: Barajamos la posibilidad de una coproducción internacional y de hecho empezamos a trabajar con Colombia pero la realidad es que es difícil hacerlas con una directora o director novel y no había mucho margen para cambiar los contenidos de la película. Sin embargo, en la nueva de Pilar ya tenemos y sí que es muy orgánica.

C&T: Hay mucha participación de televisiones y ayudas públicas, ¿puedes explicar cómo fue la evolución de los apoyos?

V.D.: Lo que me viene a la mente es un camino largo largo de noes (Risas) Un no del ICAA, un no del ICEC, un sí de TV3, un no de TVE, un sí de Movistar, un sí de Televisión de Aragón… Entonces teníamos TV3, Movistar y Aragón TV pero no teníamos el grueso de la financiación, nos faltaba el ICAA, el ICEC y TVE que estaban pendientes.

Yo creo que fue en diciembre de 2018 cuando se resolvió todo en una semana. En tres días pasamos de no saber si íbamos a hacer la película a saber que la hacíamos y como queríamos. El ICAA y el ICEC resolvieron a tres días de diferencia. Luego TVE no dijo que sí por esto, porque ya estaba solicitado, pero todo se aceleró muchísimo por esas fechas.

C&T: Fue un regalo de Navidad.

V.D.: Total. En un primer momento, llegamos a sentir que se cuestionaba la peli, el proyecto como tal. También te digo que recibir varios feedbacks que no eran lo suficientemente entusiastas entre quienes debían apostar por la película.

Lo trabajamos bastante con Pilar. Lo que descubrimos es que, al leer un guion, te adentras en un universo. Pero si entregas un guion que es muy cercano a lo que quieres rodar, hay muchas cosas que no están escritas, como un silencio, cortes o cosas que las aguantas en montaje.

'Las niñas' (BTeam Pictures)

‘Las niñas’ (BTeam Pictures)

C&T: Sí, que no era un guion muy literario y a lo mejor eso le cuesta a algunas personas.

V.D.: Sí, les costaba. El guion quizás era un poco frío o más hermético de lo que sabíamos que quería hacer Pilar. Trabajamos mucho el guion en ese sentido, para que la gente tuviese la info necesaria para que se entendieses lo que se quería hacer. Porque, claro, como era dirección novel, no tienes referencia.

C&T: También montasteis una AIE. ¿Cómo de importante fue?

V.D.: Fue lo que nos dio esa financiación de más que nos facilitó no estar agobiados en el rodaje. Fue esa reserva por si a Pilar le faltaba algo o cualquier departamento veía que necesitaba un poco más de algo. Ese poquito más que hace la diferencia entre trabajar bien y trabajar demasiado apretados.

También nos sirvió para el post y tener una reserva para poder adquirir los derechos de una canción. Era lo bueno de no tener que decir que no a todo.

C&T: Todo ese trabajo de financiación es ingente para una película de 1,3 millones de euros de presupuesto. Prácticamente el mismo presupuesto de Ane, otra nominada. ¿Es difícil en España levantar más dinero para propuestas autorales de este tipo?

V.D.: Para ópera prima seguramente sí. Para la siguiente película de Pilar no estamos en 1,2 millones. Estamos en 1,8 millones y creo que lo vamos a poder lograr. La película de David Ilundain estaba en 1,5 o 1,6 millones de euros.

C&T: La película se basa en los recuerdos de infancia en Zaragoza de la directora. ¿Ella tenía claras las localizaciones donde grabar o hubo mucho trabajo con film commissiones, localizadores y dirección artística?

V.D.: Tenía clarísimo dónde quería grabar o al menos tenía clarísimo dónde tenían que estar los espacios donde quería grabar. Tenía más claros los exteriores pero con los interiores sí que hubo bastante trabajo de localización y en eso la Film Commission fue crucial.

No sólo es que nos ayudasen a encontrar los lugares, es que nos ayudaron a negociar. Nos facilitaron el acceso a espacios que no tenían tanto coste.

A nivel de dirección artística, lo bonito del trabajo de Mónica Bernuy es que no se nota. Parece que hemos encontrado la localización tal cual y no es el caso. Pero la ciudad de Zaragoza y la Film Commission sí que se portaron súper bien y se prestaron un montón. Tenían mucho entusiasmo por el proyecto, quizás porque también les hablaba de sí mismos, de su infancia.

Se conocían todas las localizaciones. Pilar les decía ‘quiero un callejón que es tal y cual’ y respondía ‘ah, sí, sí’. Había una complicidad absoluta.

C&T: Sí, como no se rueda mucho allí a pesar de ser una ciudad grande, no están tan acostumbrados.

V.D.: No lo están y se nota cómo se vuelcan. Eso nos pasó también en Caspe (Zaragoza) en Uno para todos, con todo el pueblo ahí volcado.

Valerie Delpierre, productora de 'Las niñas', recoge el galardón a Mejor Largo de Ficción en los Forqué 2021.

Valerie Delpierre, productora de ‘Las niñas’, recoge el galardón a Mejor Largo de Ficción en los Forqué 2021.

C&T: Aparte de Zaragoza, sé que en Cataluña también se grabó algo…

V.D.: Sí, cuando ellas vuelven al pueblo, eso se grabó en Cataluña, en Lleida. Y luego en Aragón también en los Monegros cuando están en el coche yendo al pueblo.

C&T: Hay gente que dice que es más complicado recrear épocas como los 80 o los 90. ¿En vuestro caso lo fue u os encontrasteis una Zaragoza muy similar en la actualidad?

V.D.: Nos encontramos una Zaragoza que no había que retocar mucho yo creo que también porque Pilar conocía tan bien el espacio que ella se daba cuenta de los sitios que todavía existían. Como con las camas elásticas, ella se permitió pensar que se podía hacer ahí porque las sigue viendo cuando cruzas la ciudad andando, están ahí en el parque.

Por ejemplo, si ruedas en Barcelona, hay barrios muy complicados por todo el tema de letreros y cosas así. En Zaragoza pudimos encontrar calles y espacios que mantenían el look de la época.

C&T: Una de las claves tuvo que ser el casting. Más allá de Natalia de Molina, supongo que era un reto elegir a las niñas. El hallazgo de Andrea Fandos debió de ser impresionante…

V.D.: Sí, aunque no fuimos conscientes de cuán impresionante era hasta llegar al rodaje. Estábamos convencidísimos pero según pasaban los días de rodaje, flipábamos. Una cosa es que te haga bien las pruebas o que la veas con sus compañeras en ensayos pero por ejemplo las secuencias con Natalia tenían una profundidad y una densidad…

Cuando veíamos cómo respondía en el set, cómo era capaz de repetir, cómo saber qué pausa hacer… Aún en el montaje, la veíamos y decíamos ‘madre mía, la suerte que hemos tenido’.

C&T: No os lo creíais…

V.D.: No, no. Y todavía hoy, veo la última secuencia y me fascina ver de lo que es capaz. Esa media sonrisita que te hace cuanto tú ya estás con las lágrimas en los ojos, me derrite. El mérito es de ella, no de nadie más.

'Las niñas' (BTeam Pictures)

‘Las niñas’ (Foto: Jorge Fuembuena)

C&T: En esa secuencia de clímax final, que es muy bonita, es ella sosteniendo la escena.

V.D.: Fíjate que había un contra de Natalia igual. En el montaje lo veíamos y me gustaba porque en la mirada de Natalia veía pasar toda la vida de Adela, su personaje, pero es que luego ves el plano de Andrea y hay que mantenerlo

C&T: ¿Hubo mucho trabajo con las niñas en ensayos?

V.D.: Sí, básicamente para crear esa complicidad porque claro, no se conocían y tenían que aparentar que fueran un grupo ya como amigas. Por ejemplo, Zoe no las conocía a ninguna antes de empezar a rodar pero las otras sí tenían que ser un grupo. También había que enseñarles expresiones de la época, cómo se bailaba, Pilar les hacía leer la Superpop y las revistas de la época y se flipaban. Era divertido ver cómo reaccionaban. A veces decían ‘ah, igual que ahora’ y otras veces era ‘y eso, cómo puede decir eso’.

También el trabajo del coach Rubén Martínez. Él, sobre todo, ayudaba a mantener los ánimos. Por ejemplo, en la escena del ‘Yo nunca’, ellas tenían un estado de ánimo como subido, porque tienen que parecer que están medio bebidas y obviamente no lo están (Risas) Había que buscar un estado de excitación y risa fácil. Y ese es el trabajo de Rubén cuando estaban en grupo. Cuando estaba Andrea sola, era sobre todo Pilar.

C&T: Buena parte de los jefes de departamento son mujeres. ¿Esto salió natural o fue premeditado porque queríais dar más oportunidades a mujeres?

V.D.: Fue muy natural salvo en el caso de foto, que estuvimos barajando varios nombres pero en algún momento me dijo Pilar que creía que debía ser una mujer porque hay momentos de Andrea que son muy íntimos, como cuando está en la ducha o está sola con Zoe, y pensaba que les podía costar menos si es una mujer la que está ahí.

Piensa que en el set había varios círculos: había quien estaba cerca de las niñas, quien estaba en segunda línea y quien estaba fuera del set. En segunda línea podía haber mucha gente pero las niñas no las veían. Ellas sólo veían a Daniela con la cámara y a Pilar, y a veces ella no estaba porque el piso era tan pequeño como la parece o más.

No se me ocurren mejores profesionales, hemos elegido quienes queríamos. No ha sido ‘ay, que tengo que elegir una mujer’.

Alex Lafuente, coproductor y distribuidor de 'Las niñas', agradeciendo el premio a mejor película nacional.

Alex Lafuente, coproductor y distribuidor de ‘Las niñas’, agradeciendo el premio a mejor película nacional de los Premios Días de Cine.

C&T: ¿Qué escenas fueron más complicadas de rodar?

V.D.: Hubo una escena que fue complicada, que fue la plano secuencia con travelling cuando Celia deja a su madre delante del cole y le dice ‘me esperas, por si acaso quiero volver’. Ese ir y venir fue complicado.

El coro fue tremendo porque coincidió con plena ola de calor cuando más extras teníamos. Y era el final de la película, era súper importante. Fue un momento duro y, de hecho, le pasamos el material a la montadora para que lo viera y nos dijera si con eso podía montar. Al final, yo la veo y no me falta nada, está impecable.

C&T: Pero teníais dudas…

V.D.: Sí, tenía dudas Pilar antes de montar, al acabar el día. Porque había sido agotador y porque habían sido condiciones difíciles de rodar para todos, para equipo, para elenco y para ella.

C&T: La música de la época tiene gran protagonismo. ¿Fue complicado elegir las canciones y conseguir los derechos ?

V.D.: Había algunas que Pilar tenía clarísimo. Entonces fuimos ya preguntando en preproducción la posibilidad de obtener esos derechos. En el caso de Manolo Kabezabolo o de Más Birras se prestaron encantados. En el caso de Héroes del Silencio también pudimos negociar sin demasiados problemas. Chimo Bayo también se prestó un montón.

En general, había muy buena predisposición. Algunas que las pedimos, y que no están en la peli, por supuesto, dijeron ‘¿estáis seguros, os lo podéis permitir?’ (Risas) Es como cuando entrabas en una tienda y te dicen ‘¿No has visto cómo vas vestida, tú crees que puedes comprar aquí?’

Andrea Fandos y Natalia de Molina durante el rodaje.

Andrea Fandos y Natalia de Molina durante el rodaje.

Hubo una que nos gustó mucho que estuviera, que es ‘Because the Night’ de Patti Smith y Bruce Springsteen. Íbamos acojonados pensando ‘verás, verás’. Y no, dieron el ok. Él mismo, de hecho creo que él da ok a todo uso de sus canciones, y fue a un precio de lo más razonable.

C&T: Trabasteis con Antaviana Films en la postproducción, que es una empresa que destaca por ofrecer una postproducción integral. ¿Por qué los elegisteis?

V.D.: Pues porque habíamos trabajado con ellos ya en su momento. Estuvieron bastante dispuestos para hacer un buen acuerdo ya que hicimos el pack de Uno para todos y Las niñas.

Con Rosa Fusté (CEO de Antaviana Films) tenemos una comunicación súper fluida y con Sandra Filippelli (Postproduction & VFX Manager) también. Y también por la facilidad de no tener que mover el material de un lado a otro. Sabíamos que funcionaban y estaban ok para hacer un esfuerzo y entrar las dos pelís, podían cumplir con los plazos y el equipamiento es perfecto. De todos modos, en ambos casos, el offline lo trabajamos fuera por lo que entramos ahí con el offline montado.

C&T: Una vez terminada la película, tras la experiencia de Verano 1993 (Estiu 1993), ¿tenías claro de intentar llevar la película a Berlinale y a la misma sección? ¿Es un buen binomio el de Berlinale-Málaga?

V.D.: En el caso de Estiu lo tenía clarísimo pero en el caso de Las niñas era una posibilidad pero en un principio yo no quería empezar por ahí justamente para no hacer pensar un paralelismo entre las dos pelis, que había sido algo creciente en todo el camino de la preproducción.

La gente podía pensar que nos iba a favorecer pero en muchas ocasiones no fue así. Había gente que pensaba ‘pero si ya has hecho Estiu, no hace falta hacer otra’. Era como una conclusión extraña.

Entonces, yo las quería diferenciar en su recorrido y probamos Cannes. Pero claro, necesitábamos una respuesta suya en diciembre, que es cuando recibimos la propuesta de Berlín, y Cannes no se podía pronunciar tan temprano.

Yo había hablado con Pilar previamente sobre qué haríamos si nos cogen en Berlín en una sección y todavía no tenemos respuesta de Cannes pero nos dicen que la quieren considerar. Llegamos a la conclusión de que diríamos que sí a Berlín.

Cuando llegó el momento, fue más sencillo tomar la decisión porque ya lo habíamos acordado. Al final, mejor, porque no hubo Cannes (Risas) Y porque así hemos podido hacer el recorrido que hemos hecho.

C&T: ¿Qué crees que ha hecho que para que a la gente le haya gustado tanto?

V.D.: Yo creo que es porque empatizas mucho con Celia, recuerdas muchas cosas y todo te entra. Te sitúas con las músicas o con cosas como pintarse las uñas con el tipex o rebobinar la cinta. Todo está contado con empatía, con mucha naturalidad y a la vez no está sobrecontado, te deja que a tú mismo te veas en la historia.

Pilar Palomero, directora de 'Las niñas', en un photocall del Festival de Málaga

Pilar Palomero, directora de ‘Las niñas’, en un photocall del Festival de Málaga

C&T: También puede ser un valor que, siendo una mirada crítica que muestra las contradicciones de la época, no lo hace como film de denuncia o de forma maniquea? Te deja libertad para pensar.

V.D.: Te deja libertad para pensar y te empiezas a dar cuenta de ciertas cosas y dices ‘es verdad’. Es verdad que yo veía los Mamachicho a la vez que me decían que tenían que ser una buena esposa y a la vez que me decían que tenía que ser una mujer libre y que trabajar.

Esa mochila, con más o menos, la llevan todas las mujeres, cada una con sus experiencias personales. Pilar siempre dice ‘Hay tantos 92s como personas’.

Otra cosa que teníamos muy claro es que no es que las monjas fueran malas o los padres. Cada uno hacía lo que creía que era mejor, aun equivocándose.

C&T: La distribución en España la hizo BTeam. ¿Estáis contentos con cómo ha ido en taquilla dadas las circunstancias adversas?

V.D.: Yo estoy súper contenta. Porque al margen de que haya ido gente a verla al cine, es el entusiasmo por la peli que nos han transmitido. Estoy encantada y agradecida a todo el equipo BTeam, a Álex Lafuente y a Lara P. Camiña, que la verdad es que no podíamos haber tenido mejores compañeros de ruta. Hemos formado como una pequeña familia y nos va a costar mucho pensar que ya no queda que hacer con Las niñas. Nos gusta mucho trabajar juntos. Hay más proyectos pero de repente con este es ‘uy, pues ya está’.

Yo creo que Lara ha sabido entender el propósito de la película. Ha sabido comunicarlo perfectamente y han sido muy respetuosos y hemos ido compartiendo materiales. Cuando hemos visto que podía no concordar del todo con cosas que podía esperar Pilar o no se sentía cómoda, llamaba.

Hasta lo que están haciendo de promoción para premios como los Goya, están cuidando cada detalle, están mimándolo todo. No estás trabajando con gente que solamente aplica fórmulas, sino con gente que coge tu película y las miman porque hay una gran implicación personal de ‘a ver qué hacemos con esta película’.

C&T: Las ventas internacionales las lleva Film Factory. Supongo que en la Berlinale ya despertó interés pero ¿cómo están yendo y si está afectando la situación de las salas con la pandemia?

V.D.: Ha afectado del todo. La verdad es que Vicente Canales está haciendo un muy buen trabajo y está consiguiendo algunos acuerdos que ahora no puedo detallar pero ha sido para él el triple de trabajo que cualquier otro año. ¿Quién va a comprar ahora una película para estrenar en salas en cualquier territorio?

En su recorrido internacional se ha visto muy afectada. Todo lo que no hemos sufrido en nacional, lo hemos sufrido en internacional.

'Las niñas', con distribución de BTeam Pictures (Foto: Jorge Fuembuena)

‘Las niñas’ (Foto: Jorge Fuembuena)

C&T: ¿Barajáis la posibilidad de llevarla a plataformas, al menos en algunos sitios?

V.D.: Hace dos años, si me hubieses preguntado, te hubiese dicho ‘va a ser más bonito ir a distribuir a cada territorio’. Pero ahora mismo la única manera de que el público pueda ver la película es con plataforma. Ahora mismo no diría que no.

C&T: Esperemos que sólo sea temporal.

V.D.: Esperemos pero yo creo que tardaremos un tiempo. Los distribuidores tendrán que tomar decisiones. O hacen caso omiso de lo que tenían en la estantería en los últimos 12 meses y empiezan como si esto no existiera o empiezan a darle salida y van a tener que dejar de comprar cosas durante un tiempo.

C&T: En cuanto a los nuevos proyectos, decías que estáis con los nuevos proyectos de Pilar Palomero y David Ilundain.

V.D.: Sí. Hemos rodado un híbrido documental-ficción que se llama Cantando en las azoteas. Estamos ahora en post y creo que lo tendremos listo para primavera. Estamos en desarrollo con BTeam coproduciendo la nueva película de Paula Ortiz, que se llama Teresa.

Estamos con una ópera prima que esperamos rodar hacia mayo, de Álex Lora, un cortometrajista muy bueno que también ha hecho documental, hizo El cuarto reino. Estamos con su primer largo de ficción.

El proyecto de Pilar Palomero (La maternal) tenemos pensado empezar a rodar en octubre. Todo lo complicado que fue financiar Las niñas, esta vez con suerte ya de aquí a un mes o dos sabemos. Ya tenemos la ayuda del ICAA.

Consulta el resto de entrevistas a productores de los Goya 2021: Lina Badenes (Turanga Films) por La boda de Rosa, Elena Maeso (Amania Films) por Ane y Koldo Zuazua (Kowalski Films) por Akelarre.

 


A continuación, puedes leer la versión online de la nueva edición de Cineinforme dedicada a la Berlinale /EFM y a los Premios Goya: