Con más de 2,1 millones de euros recaudados, se sitúa en la pole del box office siendo el mejor estreno español del año. La comedia dirigida por Álvaro Fernández-Armero desbanca a Jocker.

Se veía venir. De hecho, en nuestro artículo del pasado viernes dedicado a los estrenos de la semana apuntábamos que Si yo fuera rico estaba llamada a ser uno de los taquillazos del año, como efectivamente ha sucedido.

En tan solo 72 horas, la producción deTelecinco Cinema, coproducida por Si yo fuera AIE, Think Studio y Ciskul, con la participación de Mediaset España y Movistar+, ha debutado en taquilla entrando directamente en el número 1, con una recaudación de 2,1 millones de euros con más de 300.000 espectadores. Unos datos con los que la película distribuida por Paramount Pictures puede presumir de ser el mejor estreno del cine español de 2019.

De este modo Si yo fuera rico desbanca a Jocker, que ha permanecido en lo más alto de la taquilla durante seis semanas consecutivas. Según los datos de ComScore, el tercer puesto es para otro de los estrenos del pasado viernes, Le Mans’66, que debuta con 700.000 euros.

Álvaro Fernández-Armero (Las ovejas no pierden el tren, Vergüenza) es el director de Si yo fuera rico, con un cast integrado por Álex García, Alexandra Jiménez,  Adrián Lastra, Diego Martín, Franky Martín, Bárbara Santa-Cruz y Jordi Sánchez, con la colaboración especial de Paula Echevarría y Antonio Resines. La película narra las peripecias de Santi, un joven en apuros que, de la noche a la mañana, se hace muy rico. Todo parece maravilloso si no fuera por un pequeño detalle: el régimen de gananciales en pleno proceso de divorcio de su mujer. ¿Será Santi capaz de ocultar semejante millonada a su ex y a todo su entorno hasta que el divorcio sea efectivo?