Desde que Arturo Carballo arrendase en 1913 el Teatro Gran Vía, ubicado cerca de la Plaza del Callao, en el número 68 de la calle Jacometrezo de Madrid, el apellido Carballo no ha dejado de estar vinculado a la industria audiovisual.

Teatro-Gran-Vía

Hace más de un siglo, el pionero Arturo no sólo regentaba el Teatro Gran Vía, donde se ofrecían proyecciones cinematográficas en la sesión de noche, sino que, además, en 1920 se hacía cargo del Cine Doré y se dedicaba, como muchos de sus colegas, a producir sus propios programas, que luego eran distribuidos para la exhibición en otros cines de España. De su filmografía como productor, guionista, director, fotógrafo, exhibidor y distribuidor, ocupa un lugar destacado Frivolinas, una obra que ha conservado en perfecto estado la Filmoteca Nacional de España (ahora Filmoteca Española). La película fue estrenada el 18 de abril de 1927 en el Cine Doré, con una duración de 80 minutos, algo inusual en la época, ya que hasta bien entrados los años 20 no se estandarizaron los 90 minutos de duración de las películas.

Arturo Carballo llevó a cabo un experimento híbrido, que él mismo bautizó como “cineteatro”, consistente en filmar unos cuantos números de revistas, hilvanarlos con una leve trama argumental y presentar la película en su “salón, nombre con el que se conocieron los primeros cines, y con su propia orquesta.

Aquella producción retrataba en vivo diversos espectáculos de “varietés” que ofrecían los teatros de Madrid, convirtiéndose en un anticipo de las proyecciones de ópera en los cines, tan habituales hoy.

Cine-Doré

El siguiente hito de los Carballo llegaría después de finalizar la Guerra Civil Española, cuando Fernando Carballo funda HISPAMEX FILMS y comienza la distribución exclusiva en España de los grandes éxitos mexicanos del momento con María Félix y Jorge Negrete en los papeles protagonistas.

_35

‘El Rapto’, uno de los grandes éxitos de Hispamex Films en su primera época.

 

 

hispamex

El público acude en masa para disfrutar de estas producciones en unos momentos en los que la unión entre España y nuestras antiguas provincias de ultramar era más fuerte que nunca. Se abre una nueva etapa del “sueño americano” para tantos españoles que por motivos políticos o comerciales deciden emigrar allí.

Esto impulsa el crecimiento de HISPAMEX FILMS, que arrienda el madrileño cine Gran Vía (ahora ya en su ubicación actual) para el estreno exclusivo de su material, y designa a Antonio Carballo (Sr.) como responsable de esta nueva área de exhibición a mediados de los 50.

Viene a continuación la época dorada del cine en España, en la que Fernando Carballo, sin abandonar la distribución, entra también en el mundo de la producción. De las obras españolas en las que interviene la familia en aquellos años – más de una docena – destaca La venganza de don Mendo, dirigida y protagonizada por Fernando Fernán Gómez.

En la rama de la distribución, HISPAMEX FILMS no para de crecer; llega a contar con una oficina de más de 1000 m2 en el número 17 de la calle San Bernardo, a cincuenta metros de la Gran Vía madrileña, y además tiene media docena de sucursales repartidas por toda España: Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, La Coruña y Las Palmas de Gran Canaria.

En un viaje relámpago a Los Ángeles, Fernando Carballo se trae firmado el contrato que convierte a HISPAMEX FILMS en el distribuidor exclusivo de todas las producciones norteamericanas filmadas en el revolucionario sistema Todd-AO 70 m/m y con sonido estereofónico de seis pistas magnéticas. Así, el madrileño Cine Paz estrena en la mayor pantalla de España el musical “OKLAHOMA” (el 22 de septiembre de 1959) con éxito arrollador (ocho meses en cartel, hasta el 17 de abril de 1960, Domingo de Resurrección), seguida de “SOUTH PACIFIC” (estrenada en el mismo cine el 11 de octubre de 1960). Multitud de salas españolas se equipan con proyectores Philips 70 m/m, haciendo de HISPAMEX FILMS la mayor distribuidora española del momento, ocasión que Fernando Carballo, socio mayoritario, aprovecha para venderla por un precio astronómico.

Este capital será invertido en 1960 en el desarrollo turístico de una pequeña y entonces desconocida población del Levante español: Calpe. La familia conserva, eso sí, una novedosa Sociedad constituida en 1958 bajo el nombre EXPORTADORA CINEMATOGRÁFICA ESPAÑOLA, con el ánimo de entrar también en el área de exportación del cine español. Por su parte, Antonio Carballo (Sr.) funda la Revista CINEINFORME en 1961, llenando así el vacío que se hacía sentir en España en cuanto a prensa empresarial (ahora conocida como B2B), dedicada exclusivamente a la información sobre los negocios del cine. Durante más de 20 años, Antonio Carballo (Sr.) edita y dirige CINEINFORME con el apoyo permanente de su hijo Antonio, quien, desde hace ya más de 30 años, es el responsable de la casa editorial.

100anos2100anos1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta etapa, nuevas piezas vienen a sumarse al complejo informativo y promocional al servicio de la industria cinematográfica española: creación de la Revista TELEINFORME (primero como suplemento de Cineinforme en octubre de 1987 y después como Revista independiente desde enero de 1998); creación de la Feria EXPOCINE, de la Feria TELEEXPO, de la revista CINE&TELE EXPORT y más recientemente, lanzamiento del primer portal de la industria española en internet CINE&TELEonLINE (www.cineytele.com) que acaba de cumplir sus primeros 17 años con actualización diaria de noticias en la red. En el Festival de San Sebastián de 1996, Antnio Carballo (Jr.) presentó como co-autor la Primera Enciclopedia del Cine Español en CD-ROM con motivo del centenario del cine español (ver vídeo)

Otro de los grandes hitos de nuestra casa editorial fue el nacimiento de la revista Teleinforme en 1998. Como explicaba Antonio Carballo en su puesta de largo en sociedad, “durante muchos años, nuestro tablero de juego ha sido únicamente el cine. Con la llegada de la televisión privada en  la década de los noventa, éste se ha ampliado y el nacimiento de Teleinforme es nuestra forma de dar respuesta a este proceso”. A continuación, pueden acceder a su discurso completo de aquel día.

Sin olvidar el mayor evento industrial jamás organizado en España, cuando EXPORTADORA CINEMATOGRÁFICA ESPAÑOLA reunió a más de 2.000 empresarios españoles de todos los sectores a bordo del Crucero Athena en el puerto de Málaga, coincidiendo con la celebración del Festival de Cine Español de 2008 (ver vídeo).

Por todo ello, el Festival de Cine Español de Málaga concedió a nuestra editorial la Biznaga de Honor en 2011 (ver vídeo).

Malaga-Valley

Portada de la edición especial de CINEINFORME dedicada a la primera feria DIGITAL MEDIA MEETING, dentro de los actos de MÁLAGA VALLEY HAPPENING en marzo de 2008.

 

Ahora más que nunca, EXPORTADORA CINEMATOGRÁFICA ESPAÑOLA vuelve a ser un hervidero de proyectos, siempre con la mirada puesta en la promoción de la industria española, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. En los 55 años que va a cumplir pronto CINEINFORME (que se acerca, por cierto, a su edición número 1.000), hemos visto nacer a casi todas las empresas e instituciones del audiovisual europeo; solo nos superan en edad media docena de instituciones nacidas en la década de los 50 tales como el CNC francés, los festivales de Venecia, Cannes, San Sebastián, Bilbao y poco más. Como empresas del sector, solo nos superan en longevidad dentro de la Unión Europea (ahora que Inglaterra ya no está), Pathé, Gaumont, Nordisk, Cinecittá, los laboratorios Eclair. Y, aunque de forma tangencial, pero imprescindible, nuestra compañera de viaje más longeva: Coca-Cola.

Hemos tenido la ocasión de conocer y ver pasar, casi siempre con más pena que gloria, a dos docenas de ministros de Información y Turismo, Cultura o Educación, Cultura y Deporte, junto a toda su caterva de directores y subdirectores generales, y hemos aprendido a bien conocer a donde conduce una política cortoplacista y, por lo tanto, errática… Y qué decir de la delegación de funciones del Gobierno de la Nación en unos parlamentos regionales que, en muchos casos, toman decisiones sin tener ni idea de lo delicadas que son las Industrias Culturales ni de sus necesidades.

Antonio Carballo saliendo de un helicóptero que se utilizó durante la inauguración en 1998 de los Kinepolis de Ciudad de la Imagen.

Los últimos años, especialmente, han sido nefastos, con un gobierno que ha entrado en nuestro sector como elefante en cacharrería. Pero de todo se sale, y nuestro pensamiento está ahora en ayudar al nuevo Gobierno para que encuentre el camino correcto y la industria española vuelva a crear trabajo, riqueza y, sobre todo, Cultura.

Aquí, pueden ver a Antonio Carballo en la entrega de los XXII Premios Cineinforme-FECE, entregados el pasado mes de diciembre.