Uno de los principales objetivos de Animayo es la formación de los jóvenes talentos del futuro (el festival volverá a adjudicar más de 500.000 euros en Becas al Talento Animayo). Por este motivo, se está poniendo especial empeño en mostrar a estos estudiantes la importancia de las tecnologías disruptivas que están agitando la industria. Continuamos tratando de comprenderlas de la mano de sus principales ponentes, en esta ocasión, de Yuan Yingzi, Project Manager en Ubisoft y fundadora de Metaverse Summit.  

Yuan Yingzi

Yuan es fundadora y presidenta de Metaverse Summit, evento que reúne a desarrolladores, emprendedores, inversores y expertos en juegos, 3D, VFX, VR, AR, Web3 y más. Metaverse Summit cubre muchos temas distintos y aborda diferentes niveles de comprensión del Metaverso a través de conferencias y talleres.

Anteriormente trabajó en el holding de entretenimiento Vivendi como estratega de innovación. Luego se unió al Laboratorio de Innovación Estratégica de Ubisoft como analista, experiencia que la llevó a convertirse en una de las mayores fuerzas de trabajo de la compañía con la misión de explorar cómo las nuevas tecnologías podrían remodelar el panorama del entretenimiento, analizando su impacto potencial en varias áreas. En Animayo, ha ofrecido la masterclass ‘Metaverso: uniendo Web2 y Web2″.

 

Cine&Tele: ¿Cómo surgió tu participación en Animayo Gran Canaria? ¿Cómo describirías la experiencia?

Yuan Yingzi: A través de mi participación en diferentes eventos de la industria de los videojuegos conocí al director, Damián, hace unos cuatro años en Francia. Me impresionó cuando me contó lo que llevan haciendo aquí los últimos diez años, así que acepté con mucho gusto venir. Me encanta el formato porque estamos animando a los jóvenes creadores a mostrar aquí su talento y sus proyectos, es fundamental que existan estos canales que permitan a los creativos consolidados encontrarse y, a la vez, educar a los que vienen detrás. Creo que el gobierno local lo está haciendo muy bien en este sentido y también fomentando las políticas que permiten a las empresas producir, tener sus oficinas y contratar a gente aquí. Esta es una industria emergente y, definitivamente, creo que aquí hay mucho potencial. Tanto en el ámbito de la animación como en el audiovisual en general.

C&T.: ¿Resulta diferencial para un estudiante tener la oportunidad de tener ese contacto directo con profesionales para su carrera?

Y. Y.: Por supuesto. Y es muy especial para ellos tener la oportunidad de traer directamente su trabajo para mostrarlo a profesionales, es algo que les aportará positivamente para su futura carrera. Creo que el grupo de ponentes y profesionales que acuden a Animayo son enormes especialistas en la industria, que acumulan un montón de experiencia, con un gran gusto y estilo para la narración por medio de animación. Así que son personas realmente capaces de juzgar quienes son los grandes talentos del futuro. Definitivamente, los jóvenes tienen aquí una gran oportunidad para acceder a grandes escuelas, a la escena internacional y hacer después carrera en esta profesión.

C&T.: ¿Qué temas abordaba tu clase magistral?

Y. Y.: Mi clase magistral giró en torno al Metaverso, específicamente, sobre cómo puede servir de puente entre la web 2 y la web 3. Cuando hablamos de la web 2, estamos hablando de narración lineal, es decir, cine, animación, incluso las plataformas sociales como Facebook o Snapchat. La industria actual del entretenimiento, a nivel creativo y narrativo, eso es lo que denominamos el negocio de la web 2. Cuando hablamos de la web 3, nos referimos al procedimiento de hacer surgir una nueva economía a partir de una democratización del proceso creativo, permitiendo a cualquier persona crear contenido propio a partir de herramientas de inteligencia artificial. Por ejemplo, motores gráficos de código abierto, accesibles y fáciles de utilizar para la gente. Ese es el tema principal de mi clase magistral, pero también expliqué mi propia concepción del Metaverso, las aplicaciones que tendrá en el arte y, especialmente para los creadores, cómo podrán establecer su propia huella dentro de este universo digital.

C&T: ¿Cómo le explicarías qué es exactamente el Metaverso a nuestros lectores que no sean expertos en informática o el universo digital?

Metaverse SummitY. Y.: Puede que el público generalista piense en el Metaverso como en ese tipo de universos digitales paralelos e inmersivos que se describen en Matrix o Ready Player One. Tal vez también tengan una concepción similar aquellos que hayan leído la novela de ciencia ficción Snow Crash. Sin embargo, el estado del Metaverso a día de hoy, no está ni de lejos tan avanzado. Aunque están surgiendo tecnologías increíbles día a día, que crecen a gran velocidad, siguen teniendo importantes limitaciones.

En términos generales, teniendo en cuenta su estado actual, te diría que el Metaverso es una experiencia inmersiva que se comparte entre muchos usuarios diferentes en tiempo real, lo cual es aplicable a innumerables modalidades de desarrollo. Pero esa sería la definición que todo el mundo puede comprender y que más se ajusta a la realidad a día de hoy.

C&T: ¿Cuáles serían sus aplicaciones en el ámbito específico de la producción audiovisual?

Y. Y.: Esa es la gran pregunta. En las diferentes industrias de entretenimiento, muchos profesionales están haciendo esfuerzos por contribuir al desarrollo del sector de cara al futuro. En el cine, los videojuegos, la animación… este camino parece que sigue la vía de la producción virtual y, particularmente, en tiempo real. Eso implica una aceleración de los plazos del proceso artístico y multiplica las posibilidades creativas. Los motores de videojuegos gráficos se están desarrollando rápidamente, herramientas 3D que permiten a los diseñadores crear innumerables experiencias tanto lineales como interactivas… las aplicaciones tienen lugar hacia todas las aristas del sector creativo y la convergencia de todas las industrias creativas en el Metaverso cambiará definitivamente los procesos de producción.

Eso no quiere decir que vayamos a dejar de lado los procesos artesanos y tradicionales, que dan lugar a productos realmente buenos. Pero si queremos pasar al siguiente nivel en cuanto a creatividad tenemos que acelerar la convergencia de las industrias culturales y buscar la relevancia a través del progreso tecnológico.

C&T: ¿Cuáles serán el resto de protagonistas de ese progreso tecnológico?

Y. Y.: Muchos y a diferentes niveles. Está la parte de hardware, a día de hoy ya el smartphone forma parte de nuestras vidas de forma natural y en el futuro tendremos más interacciones habituales de las personas con otro tipo de máquinas, como los cascos de realidad virtual. Pero tan importante son los avances como la reducción de sus precios para que la gente pueda acceder a ellos, como las gafas de realidad virtual que está desarrollando Apple, tendrán un impacto real cuando la mayoría de la gente pueda comprarlas.

También tiene que haber un avance en las infraestructuras que permiten todas estas tecnologías, como los procesadores de cálculo, el ancho de banda o el acceso a internet de alta velocidad. Todos estos factores serán claves para un adecuado desarrollo del Metaverso.

Y, aunque sea complejo de entender, las grandes protagonistas de esa evolución tecnológica serán precisamente las personas, porque estos avances empoderarán a todo tipo de creadores, incluso a aquellos que todavía no saben que lo son, al poner a disposición de todos esas herramientas de construcción digital en comunidad de las que hablábamos.

C&T.: ¿Qué entendemos por interoperabilidad, en el contexto del Metaverso?

Y. Y.: Nos referimos a la creación de contenidos a través de métodos que siguen un estándar común. Por ejemplo, una serie de activos que se validan a través del mismo blockchain pueden ser transferidos a nuevos formatos dentro de la plataforma del Metaverso sin problema, mientras que a día de hoy esos elementos viven separados. Por ejemplo, cuando vemos una película de Disney, el personaje está en la pantalla. Pero si queremos hacer un videojuego con ese personaje, hay que rediseñarlo en un entorno totalmente nuevo, con sus características particulares. Los nuevos tipos de canalización de datos están pensados para crear contenido de entretenimiento cruzado empleando los mismos motores gráficos, como sucede, por ejemplo, con Epic Games o Real Engine, cuyas herramientas permiten crear videojuegos pero también contenido lineal. En el futuro, el contenido será multiplataforma y utilizará la misma base tecnológica, para crear universos completos e interconectados.

C&T.: La primera pregunta de los estudiantes al terminar las ponencias en Animayo suelen ser la misma: ‘¿cómo puedo acceder yo a esa industria y ser protagonista de todos estos cambios que vienen?’. ¿Qué les sueles decir?

Y. Y.: Primero deben intentar acceder a un estudio pequeño o uno que se acabe de formar hace poco, ahí aprenderán cómo se desempeñan los distintos roles y podrán desarrollar sus habilidades individuales y en grupo, que también son muy necesarias en este segmento ya que hay varios tipos de trabajo dentro del Metaverso. Por ejemplo, pueden ser arquitectos, diseñadores de metadatos… lo más importante es que tengan la mente abierta y utilicen la imaginación. Ya que las reglas de este nuevo mundo aún no están establecidas, les pido que sean curiosos a la hora de lanzarse a la aventura de su carrera profesional, que no se limiten a los caminos existentes y que busquen ser creativos, que exploren opciones paralelas.

C&T.: ¿Te gustaría volver a Animayo el año que viene y contarnos en qué punto nos encontramos entonces?

Y. Y.: Por supuesto, por favor. ¡Quiero volver a Gran Canaria tan pronto como sea posible!

 

* El festival Animayo Gran Canaria, cuenta con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria, la Sociedad de Promoción de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, Fundación La Caja de Canarias, Gobierno de Canarias, Instituto Canario de Desarrollo Cultural, Teatro Guiniguada, Filmoteca Canaria y todas las instituciones, organismos, universidades, escuelas y empresas privadas patrocinadoras y colaboradoras de Animayo, desde hace 16 años, que convierten a Canarias en un suelo muy fértil para las nuevas generaciones.