En el último mes hemos recibido muchas y buenas noticias de la UE, del Gobierno central y también de muchos regionales. Desde todas partes se ponen a disposición de la industria audiovisual española cantidades de dinero nunca antes vistas pero la presencia de España en el Marché du Film no corresponde a la  de un país que pretende convertirse en el Hollywood europeo. Por Antonio Carballo

Palais des Festivals en Cannes (Foto: Lauren Nicol)

Palais des Festivals en Cannes (Foto: Lauren Nicol)

De entre todas las noticias recientes, destaca el anuncio del ministro de Cultura,  cuyo departamento va a inyectar en el sector más de 500 millones de euros. Incluso hemos echado las campanas al vuelo con el plan HUB AUDIOVISUAL EUROPEO que pretende, ni más ni menos, convertir a España en el Hollywood europeo.

Todas estas noticias chocan de frente con otra, que está totalmente incrustada en la más cruda realidad. Continúan cerrándose empresas de todo tipo dentro de la industria audiovisual española y las que continúan a flote lo hacen en condiciones de extrema precariedad.

Antonio Carballo

Antonio Carballo

Muchas importantes productoras nacidas gracias al talento español son ya propiedad de empresas extranjeras, especialmente francesas.  Y los dos o tres  grandes grupos de producción españoles andan endeudados hasta límites muy arriesgados.

Las distribuidoras españolas tampoco están mejor, casi en hibernación. Y los circuitos de salas de exhibición, sea cual sea su tamaño, siguen esperando un trato parecido al que han recibido ya sus colegas italianos y franceses, a los que sus respectivos gobiernos han ayudado con cifras en torno a los 100 millones de euros.

Mientras todo esto sucede, nada se sabe del destino concreto que el Gobierno central va a dar a los fondos europeos para la reconstrucción y resiliencia. Las apariciones públicas de nuestro presidente siguen siendo, en el terreno económico, totalmente inconcretas.

Para mayor sinsentido, ahora estamos en pleno Festival de Cannes y su gran MARCHÉ DU FILM. En el Festival, la presencia española es prácticamente nula. Y en el MARCHÉ, donde estar o no estar es sólo cuestión de dinero, el pabellón oficial español únicamente alberga a tres empresas y dos asociaciones, y fuera del pabellón español acuden otras dos empresas y una institución catalana.

¿Es esta la presencia adecuada en el mayor escaparate del mundo para un país que pretende ser el Hollywood europeo?

Respondan ustedes mismos.

 


A continuación, puedes leer la versión online de la nueva edición de Cineinforme, dedicada especialmente al Festival de Cannes 2021: