Han formado parte del webinar organizado por AOTEC y moderado por Juan Junquera –asesor de la asociación-:  Antonio García Vidal -presidente de Aotec-; Maite Arcos -directora general de Telecomunicaciones y Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual-,  Federico Ruiz -responsable del Observatorio Nacional 5G-; Rosa Paradell -Innovation Business Development Director de i2CAT.d-; Narcís Cardona -director del Grupo de Comunicaciones Móviles del iTeAM-; Fernando Molina managing partner de 5G Ventures y Neutroon

Antonio García Vidal en una imagen de archivo

La Asociación de Operadores Locales de Telecomunicaciones (Aotec) ha organizado esta mañana un nuevo webinar, con participación de varios agentes destacados del sector de las telecomunicaciones, en el que ha reivindicado de nuevo la necesidad de que las zonas rurales de beneficien de las subvenciones públicas para la implementación del 5G.

La nueva generación de conectividad 5G se desarrollará en los próximos años de un modo imparable. Este año se producirá la primera adjudicación de lo que resta de espectro radioeléctrico con la subasta de frecuencias de 700 MHz y la adopción del instrumento concreto de distribución de las ayudas económicas provenientes de Europa. Una tarea en la que entidades públicas y privadas, a nivel nacional, autonómico, y regional han de ir de la mano.

Parece claro que esta quinta generación de conexión inalámbrica tendrá un peso fundamental sobre todos los aspectos de la sociedad: información, consumo, industria, movilidad, sanidad… y según el último informe de PWC tendrá un impacto de hasta 1,3 billones de dólares en la economía mundial de aquí a 2030.

El webinar de esta mañana ha estado centrado en cómo se va a afrontar el reto de que esta nueva conectividad tendrá impacto en el conjunto de la sociedad, más allá de las grandes urbes. Un debate que no se circunscribe a lo tecnológico, sino que transciende también a lo económico y sociológico.

 

LOS PROFESIONALES APORTAN SU VISIÓN SOBRE LA LLEGADA DEL 5G

García Vidal ha puesto especial énfasis en la necesidad de comenzar cuanto antes a tomar las decisiones sobre cómo llegará el 5G al rural, donde y con qué plazos. “Lo que hay que tener claro es que las pequeñas poblaciones no pueden quedarse atrás con el 5G nuevamente y convertirse en desiertos digitales, porque las estaríamos condenando a morir para siempre”, ha señalado.

Una de las medidas que propone Aotec para solventar esta situación es la creación de un operador neutro 5G que impulse y coordine la implantación de esta nueva tecnología en las zonas rurales. Este tendría la función de crear toda la infraestructura de red en el municipio: desde las torres, estaciones base, macro celdas y microceldas, hasta la fibra óptica de interconexión, alojamiento para edge computing, etc. Y para dar acceso a los operadores móviles se crearán tantas redes virtuales como compañías se interconecten para ofrecer su servicio en la zona.

En su intervención, Maite Arcos se ha mostrado optimista ya que considera que España cuenta con “todos los mimbres necesarios para que la llegada y despliegue del 5g sea un éxito. Como principales ventajas con las que cuenta ahora el país ha señalado “la gran disponibilidad del espectro con la que van a contar los operadores dentro de las bandas prioritarias” y a la gran cantidad de fibra óptica que hay desplegada en nuestro país. “Tenemos un 80% del territorio con cobertura de fibra, casi el doble que el segundo, que es Francia con un 44%, más que la propia Francia, Italia, Alemania y el Reino Unido juntos. Esa ventaja de partida tiene que ser diferencial”.

Además ha querido destacar que, si bien la iniciativa pública será fundamental en el proceso a través de iniciativas legislativas y de incentivos, escuchará siempre a la parte privada a lo largo del proceso. “La iniciativa pública se tiene que complementar con la privada, en ningún caso desplazarla. Escucharemos las necesidades de los operadores para trabajar coordinados, ya que ellos son los que saben exactamente cuál es la situación y cómo podemos aplicar correctamente los fondos europeos. Tenemos la financiación, el talento y la tecnología para dar un auténtico impulso a la digitalización del país”, ha concluido.

Juan Junquera ha señalado que la crisis sanitaria ha provocado el deseo en muchos ciudadanos de volver al rural para tener mejor calidad de vida. Una dinámica que, para ser factible, requiere de una evolución tecnológica para que el trabajo desde el rural sea posible. “Hay que abrir la puerta a los operadores locales y regionales para que el 5G llegue al rural antes de 2024 y para eso es necesaria la participación de las comunidades autónomas. También la creación de un interfaz único para garantizar la interoperabilidad con los operadores móviles que ya existen”, ha sintetizado.

A continuación, Pablo García, ha incidido en los problemas que tienen las pequeñas poblaciones de regiones como Castilla la Mancha o Extremadura todavía con el despliegue de fibra. “existe un conflicto de la uniformidad. No puede ser que el 5G se desarrolle plenamente en las grandes ciudades y no en las entidades singulares de población. Tiene que producirse ese equilibrio entre lo rural y lo urbano”.

Una apreciación en la que ha coincidido Federico Ruiz, poniendo el acento en la nueva realidad que ha dibujado la crisis sanitaria. “Con la pandemia, la banda ancha se ha vuelto absolutamente fundamental para todos, así como los servicios de teleenseñanza, teletrabajo y la agilización de los servicios de emergencia. Tenemos ante nosotros el reto de ser coherentes en cada paso que damos para poder proporcionarle esos servicios necesarios a una parte cada vez más grande de la población”.

Rosa Paradell, por su parte, ha incidido en la necesidad de desarrollar modelos de colaboración público-privada para que estos aspectos que indicaba Federico Ruiz se desarrollen correctamente. “El 5G será muy importante en educación, sanidad, farmacia, gestión de recursos, experiencia turística…debemos evitar que el 5G provoque una nueva brecha digital e intentar que todos los territorios sean igual de competitivos”.

Durante su intervención, Narcís Cardona ha comentado que la realidad actual es que la fibra de calidad no llega a todos los pueblos pequeños, ni siquiera a todos los polígonos industriales. “Si enfocamos el 5G únicamente como una herramienta para mejorar las posibilidades tecnológicas en general, estaremos aumentando la brecha nuevamente. Debemos reflexionar sobre lo que realmente se necesita en lo rural y en los polígonos y cómo podemos aplicar el 5G para mejorarlo. ¿Necesitamos que el entorno rural se adapte a las necesidades del teletrabajo? Pues habrá que aportar un buen ancho de banda lo primero. Tenemos que ser coherentes en todo el proceso”, ha solicitado..

Fernando Molina, por su parte, ha señalado que no puede volver a producirse que el rural llegue más tarde a una innovación tecnológica de alto calibre. Para ello, ha señalado que lo más importante es la precisión a la hora de seleccionar quienes serán los adjudicatarios del espectro y comenzar a planificar los nuevos modelos de negocio que permitirá esta conectividad de nueva generación.

 

CONCLUSIÓN: EL GOBIERNO CENTRAL DEBE APOYARSE EN LAS ENTIDADES REGIONALES

García Vidal ha cerrado el evento, no sin antes indicar que la inversión en redes de fibra óptica se ha producido en muchas ocasiones gracias a la inversión particular de los operadores privados. “Dentro de España, las zonas que tienen cero brecha digital son aquellas donde el operador local ha invertido dinero”. En última instancia, ha concluido que “si el gobierno central no tiene recursos suficientes para gestionar el reparto de ayudas de forma eficiente, debe confiar en las comunidades autónomas, las diputaciones y los propios ayuntamientos”.


A continuación, puedes leer la versión online de la nueva edición de Teleinforme: