Esta encuesta cuatrienal, elaborada por el Ministerio de Cultura y Deporte a partir de 16.000 entrevistas, refleja que ha crecido el consumo cultural en España y que las descargas ilegales por Internet se han reducido de manera sensible. El cine continúa siendo el espectáculo cultural preferido de los españoles, pues más de la mitad de la población, el 57,8 %, asiste cada año a alguna sala, lo que supone 3,8 puntos más que en el periodo anterior (2014-2015).

 

El Ministerio de Cultura y Deporte reveló ayer los resultados de la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España 2018-2019, una estadística oficial de carácter cuatrienal del Plan Estadístico Nacional, que analiza pormenorizadamente el consumo de la oferta cultural de los españoles sobre la base de 16.000 personas entrevistas de 15 años en adelante.

Uno de los datos que más llama la atención en la nueva encuesta es la pronunciada caída de las descargas ilegales. Respecto al estudio previo, se han reducido del 16,1% al 3,7%, en el ámbito audiovisual y del 18,3% al 5,1%, en el caso de la música

Un descenso que, según el estudio, se debe a la concienciación, al control de webs piratas por parte de la administración y a la mayor oferta de plataformas legales.

El consumo cultural se ha incrementado significativamente en nuestro país en los últimos 4 años. Escuchar música, leer e ir al cine siguen siendo las actividades culturales más frecuentes para la población española, con tasas anuales del 87,2 %, el 65,8 % y el 57,8 %, respectivamente. Respecto a la última encuesta (2014-2015) sube la población que lee y acude al cine 3,6 y 3,8 puntos porcentuales, respectivamente, mientras que se mantiene en los mismos términos la práctica de escuchar música.

Entre los espectáculos culturales, el cine continúa siendo, con diferencia, el que tiene más adeptos. Más de la mitad de la población, el 57,8 %, asiste cada año a alguna sala, 3,8 puntos porcentuales más que en el periodo anterior (2014-2015).

Las tasas de asistencia al cine presentan escasas diferencias por sexo, con un 58,4 % en el caso de los hombres y un 57,3 % en el de las mujeres. Por edades, se observan importantes diferencias, pues el 89,7 % de los asistentes corresponde al público más joven, mientras que el 11,8 % es la población de más edad.

En cuanto al género de las películas, los espectadores se inclinan por las comedias (20,6 %) y por películas de acción (17,4 %). El tema y la opinión de familiares y amigos son determinantes para elegir una película, 38,8 % y el 16 % de los casos respectivamente.

Por primera vez, se analizan los problemas de accesibilidad física a los recintos y el 1’8 %, el 1,6 % y el 1,3 % de la población manifiesta que encuentra barreras físicas de acceso, especialmente los mayores de 65 años.

Respecto al visionado online, más de la mitad de la población investigada, el 52,2 %, dispone en su hogar de suscripciones a plataformas digitales de contenidos culturales. El 38,9 % de películas o series, el 28,8 % de plataformas de canales de televisión, el 26,8 % de contenidos musicales y el 4,1 % de plataformas de videojuegos.

Los resultados de la encuesta reflejan fuertes interrelaciones entre las diferentes actividades culturales. Por ejemplo, aquellos que asistieron a museos, galerías o exposiciones el último año duplican la tasa de asistencia al teatro, 42,1 % y protagonizan una tasa de asistencia al cine del 79 %.

En esta edición, se ha analizado también la relación entre el consumo cultural y la práctica cultural en la infancia y su vinculación con la práctica cultural de los padres. Los datos concluyen que la participación cultural en la infancia es determinante. De entre aquellos que realizaron en el último año una determinada práctica cultural, las tasas son muy superiores en aquellos que tuvieron ya estos hábitos en la infancia. Por ejemplo, mientras que el 59,5 % de la población general ha leído un libro por ocio en el último año, la tasa sube hasta el 85,6 % en quienes han leído por ocio habitualmente en su infancia.

Puedes consulta el estudio entero, de más de 500 páginas, aquí.