Ocine es una empresa familiar de exhibición, llevada en la actualidad por la tercera generación, que se sitúa entre las cuatro primeras compañías que más facturan en España.

La empresa de exhibición cinematográfica, hoy denominada OCINE, se creó hace 75 años cuando Joan Agustí Pujol inauguró, el 7 de septiembre de 1943, el Cine Núria en Olot (Girona), en un local arrendado que había sido anteriormente una sala de baile. Estaba equipado con 300 butacas y unos proyectores modernos para la época, logrando atraer la atención del público.

Joan Agustí Pujol (1906 – 1965)

Este cine sirvió de ensayo para que Joan Agustí se introdujera más tarde, de manera definitiva, en esta actividad, con la apertura en Girona del Teatre/Cine Ultonia.

Los factores que hicieron que se decidiera por la actividad de la exhibición cinematográfica fueron aquellos que se contraponían a los que había tenido que soportar en su anterior actividad, dedicada a la producción y distribución de electricidad en la Garrotxa (Girona), cuando no había ninguna interconexión con otras compañías y tenía una gran responsabilidad -durante las 24 horas del día, los 365 días del año- de suministrar el servicio a todos los abonados, industriales y domésticos, debiendo soportar fraudes, impagados y también el convencimiento de la nacionalización de la actividad, como había pasado en tiempos de la guerra, con la incautación por parte de la Generalitat cuando Josep Tarradellas era consejero de Industria.

El Cine Núria de Olot cerró sus puertas después de 58 años, el 25 de noviembre de 2001. En agradecimiento, se despidió del público con tres días de sesiones gratuitas.

Cine Núria (1943 – 2001)

 

Cine Ultonia, buque insignia

Dos años más tarde, en 1945, con el rodaje ya hecho y con la experiencia de su primer cine en Olot, Joan Agustí Pujol decidió entrar de lleno en el negocio de la exhibición, invirtiendo capital en el Cine Ultonia en Girona capital, dotándole de 1.400 localidades distribuidas en la platea y tres plantas.

Imagen del escenario y platea del cine Ultonia

El anfiteatro disponía de 400, siendo el único acolchado y de precio más elevado. Todo estaba equipado con la última tecnología de aquel tiempo. Inaugurado el 29 de octubre de 1945, fue el “buque insignia” ante las distribuidoras, que en aquella época proliferaban y prácticamente eran todas de ámbito nacional o con cierta representación de las “majors”.

En la primera sesión se proyectó la película La policía montada del Canadá, de Madelaine Carroll. El cine Ultonia compitió con las empresas más antiguas establecidas allí.

Al mismo tiempo, logró una alianza con otros cines que tenían poca influencia en la ciudad, como fueron el Cine Moderno en el casco antiguo, y el Oriente, en el extrarradio de la ciudad, que pasaron a ser dirigidos y programados por el propio Joan Agustí.

Entrada principal del Cine Ultonia (1945 – 2000)

La competencia existente entre las empresas de cine en Girona, acabó con un acuerdo que consistió en el reparto de las distribuidoras entre las dos partes; un acuerdo que finalizó al cabo de muchos años, cuando una empresa foránea se quedó con el Cine Moderno, lo que provocó una nueva alianza en la que el Ultonia y el Oriente –que ya había pasado a ser propiedad de Joan Agustí – tuvo que luchar para conseguir las películas correspondientes.

A finales de los años 50, y ya incorporado su hijo Narcís en la empresa familiar, construyeron un hotel en el edificio adjunto al Cine Ultonia que, en principio, estaba previsto para viviendas. La confianza que depositó Joan Agustí en su hijo Narcís, al cederle la ejecución de la obra y al mismo tiempo la gestión de los cines, motivaron a éste su dedicación y estancia en Girona.

Cine Oriente que durante años fue considerada sala de Arte y Ensayo y posteriormente se convirtió en Sala S

 

Paralelamente en Olot, un local de propiedad donde en su día estuvo la central térmica para el suministro de electricidad a los abonados, se adaptó para cine y el 21 de noviembre de 1964 se inauguró el Cine Gridó, que también tiene sus anécdotas, como la “locura” y gran éxito de público, con una larga permanencia en la cartelera, de la película El vicario de Olot (1981), de Ventura Pons, que contó con la asistencia el día de su inauguración del director, actores y distribuidores.

El Cine Gridó se cerró, junto con el Núria, el 25 de noviembre del 2001, con la exhibición de las películas Gladiator, de Ridley Scott, y La vida es bella, de Roberto Benigni.

Fachada Cine Gridó en Olot (1964 – 2001)

En 1965, tras el fallecimiento de Joan Agustí Pujol después de dos años de enfermedad, su hijo Narcís se hizo cargo a tiempo completo de todos los negocios patrimoniales, entre ellos, la actividad de la exhibición.

Narcís dio un impulso al negocio, optando por la apertura diaria del cine, que hasta entonces se hacía de una manera discontinua (lunes, vísperas y festivos).

Narcís Agustí Agustí

El 20 de junio de 1978 inauguró en Girona los Cines Catalunya 1 y 2 con la proyección de las películas La guerra de las galaxias, de George Lucas, y El acorazado Potemkin, de Serguéi Eisenstein, y en 1982 incorporó el Catalunya 3.

Cines Catalunya 1 y 2 de Girona (1978 – 2000)

También dio un nuevo impulso al Cine Oriente, que compartía las películas con el Teatro Ultonia los sábados y domingos. Cuando la Administración Central creó la especialidad de Arte y Ensayo, condicionada a capitales de más de 50.000 habitantes, Narcís Agustí consiguió que el Cine Oriente tuviera en exclusiva en la provincia esta categoría y, después de una gran reforma, el 6 de septiembre de 1969, abrió sus puertas con la película Repulsión de Polanski con un éxito espectacular. Filmes que tuvieron sonados éxitos fueron Helga, el milagro de la vida, de Erich F. Bender (un mes de aforos completos durante mayo y junio de 1970) como no se había visto nunca en Girona, y Furtivos, de José Luis Borau, durante unas Fiestas y Ferias de Sant Narcís, con cinco semanas de permanencia en la cartelera en 1975.

A medida que la censura de la época se fue abriendo para todas las salas comerciales, ya no tenía razón de mantener la especialidad de Arte y Ensayo. Entonces cogió la alternativa de la Sala S, calificada así por tratarse de películas de contenido erótico.

El Cine Oriente, afectado urbanísticamente, fue expropiado y cerró sus puertas definitivamente en 1980, con la proyección de la película The Last Picture Show, de Peter Bogdanovich.

Las décadas de los 70 y 80 fueron muy intensas, tanto en lo que respecta a la gestión constante, diaria e innovadora de los cines, como a la cantidad de eventos que se organizaron, como las semanas de terror, de humor, musicales, de cine negro, etc. El 2 de marzo de 1991 se programó “La noche del Padrino” (las tres partes de la saga) de las 19: 30h a las 4: 30h, con los correspondientes descansos. Otra actividad destacada en 1982 fue la creación del Concurso de los premios Oscar, una quiniela para adivinar los principales ganadores.

Durante ese tiempo Narcís Agustí tuvo diversos reconocimientos, como el XXXIV Premio R.N.E. Sant Jordi a la mejor labor de industria del cine o el Premio de la crítica catalana a la mejor sala de exhibición de Cataluña en el año 1990. Este último premio fue el embrión de lo que hoy en día se conoce como Colectivo de Críticos de Cine de Girona, que se constituyó en el momento en que Narcís Agustí ofreció, como agradecimiento, una semana libre para que los críticos de cine programasen películas. La Associació Gent de Cinema también reconoció la trayectoria de Narcís Agustí en el sector de la exhibición con un premio. Más recientemente, el 13 de enero de 2016, la Academia del Cinema Català le nombró Miembro de Honor.

Narcís Agustí recibiendo el premio Sant Jordi (1990)

Etapa de crecimiento

En 1985, Narcís Agustí inició su expansión fuera de la provincia y decidió ir a Tarragona, tras comprobar las carencias y circunstancias en que se encontraba la misma. En palabras de Narcís, “gracias a que pudimos cerrar acuerdos con distribuidoras, como Universal y Paramount, que nos garantizaron el material en esa nueva aventura”.

Ante el éxito de su llegada a Tarragona, Narcís Agustí continuó buscando nuevas oportunidades, y el siguiente paso lo dio en Granollers, con la apertura –en 1992- de cinco salas de cine en el centro de la ciudad con el mismo nombre corporativo de Cines Oscar. En 1993, y después de un período de competencia con otros empresarios de Granollers, decidió incorporar las tres plazas (Girona, Tarragona y Granollers) en la central de programación ACEC. En el año 2011, OCINE decide emanciparse y volver al estatus inicial, programando directamente sus cines y estableciendo la oficina de programación en Barcelona.

Cines Oscars de Tarragona inaugurados el 20 de septiembre de 1985

Animado por sus hijos y en un momento de reestructuración del sector dio más pasos en el crecimiento de la empresa, en algunos casos en Centros Comerciales (Txingudi en Irún, Guipúzcoa), pero también en ubicaciones propias (en la localidad tarraconense de Roquetes) o en la navarra de Tudela.

Consciente de la envergadura que adquiría la empresa, Narcis Agustí planteó a sus hijos mayores (Joan y Jordi), que trabajaban en compañías fuera del ámbito familiar, su posible incorporación y dedicación plena para tomar el relevo de la empresa. Así pues, a finales de los 90, Jordi fue el primero en incorporarse a la empresa para tomar el relevo.


Narcís Agustí ha recibido numerosos reconocimientos durante su trayectoria, pero cabe destacar su nombramiento como Miembro de Honor de la
Academia de Cine Català en enero de 2016


El 29 de octubre de 1995 se celebraron los 50 años del Cine Ultonia, y el centenario de la primera proyección de los hermanos Lumière. Narcís Agustí consideró que el Ultonia, un local tan emblemático y clave en la expansión que ha experimentado la empresa, merecía un reconocimiento tanto suyo como del público que lo apoyó durante esos 50 años y donde se sucedieron tantas anécdotas. Nos cuenta Narcís que estaba ilusionado con que “el Ultonia volviera a ser un referente en Girona y decidí proyectar diversos filmes clásicos de la historia del cine, en sesiones gratuitas, durante las Ferias y Fiestas de Sant Narcís. Todas las películas fueron armonizadas con el inevitable NO-DO de la época y teniendo como referencia tierras gerundenses”.

Discurso de Narcís durante su nombramiento como Miembro de Honor

El acto de celebración del aniversario tuvo lugar el 28 de octubre con la presencia del crítico Jaume Figueras acompañado por colegas de Girona y autoridades del Ayuntamiento.

El 28 de agosto de 1998 se abrieron los Cines Oscar, un megacomplejo construido en el parque comercial Les Gavarres en Tarragona. De las 17 salas, doce se abrieron en esa fecha; cuatro, dos años más tarde, y la restante en diciembre de 2017. Además, a finales de 1999, se abrieron once pantallas en Granollers, que operaban con el nombre de Cines del Norte, aunque el nombre de Cines Oscar ya existía en el centro de la ciudad.

Fachada Ocine Les Gavarres en Tarragona

A partir de ese momento decidieron unificar el nombre de Oscar Cines a todos los cines del grupo en España, que más tarde pasaría a ser OCINE, proveniente de la fusión de las dos primeras palabras.

Jordi, Joan, Narcís y Esteve Agustí en la inauguración de Ocine Girona el 6 de diciembre del año 2000

Al mes siguiente, el día 1 de enero de 2000, se inauguraron 9 salas en el centro comercial La Bretxa de Donostia (San Sebastián). Se supone que han sido los primeros cines inaugurados en el siglo XXI. Y a finales de ese mismo año, se inauguró en Girona un nuevo complejo de 11 salas, que recoge la alternativa del Teatro Ultonia, que se cerró el día que celebraba sus 55 años de funcionamiento. Este cineteatro se clausuró definitivamente con la reposición de Titanic, de James Cameron, después de haber proyectado más de 3.000 películas, varias obras de teatro, conciertos y celebrado algún mitin político en los inicios de la democracia.


Expansión en Francia

OCINE puede presumir de ser el único circuito español que tiene presencia en Francia.

“Nuestra presencia en Irún muy próxima a la frontera nos empujó a dar un salto al país vecino, concretamente en la población cercana de Anglet”, en la que construyeron un complejo de 7 salas inaugurado en julio de 2005 y que supuso la primera andadura en Francia. El éxito que supuso su apertura junto con las ventajas de un mercado regulado sirvieron de base para la construcción, 5 años más tarde, de un segundo complejo en la localidad de Béziers  (septiembre 2010). Actualmente, MONCINÉ tiene en proyecto su tercer complejo en Francia, cerca de Burdeos, cuya inauguración de sus 6 salas está prevista para finales de año.

Cuando en su día se decidió cambiar la marca de OSCAR por OCINE, en el país galo se escogió MONCINÉ (“Mi cine”) por la “fuerza” propia del nombre y para evitar la limitación fonética que supone la pronunciación en francés de OCINE (“Au cine”).

Monciné Béziers. de 9 salas, dentro del centro comercial Polygone

 

Según Agustí “Estamos muy satisfechos con nuestra experiencia en Francia que nos aporta otra visión de la exhibición y sobre todo nos sirve de espejo comparativo con el mercado español. Francia es un mercado regulado en la que no se permite una proliferación descontrolada de cines. El gobierno considera el cine como valor cultural que se debe proteger y apoyar facilitando subvenciones, ofreciendo un IVA razonable del 5,5%, así como en su día la publicación de una ley para apoyar la transición al digital que obligaba al pago de VPF.”


 

Tres generaciones

En junio de 2002, siempre con el nombre Cines Oscar, la empresa inauguró ocho pantallas en Platja D’Aro (Girona) y un año más tarde, ocho salas más en la población de El Vendrell (Tarragona).

Dada la envergadura alcanzada por la empresa, Joan se incorporó definitivamente en julio de 2002 y dos años más tarde, noviembre de 2004,  lo hizo el tercer hermano, Esteve, completando así la tercera generación. La mayoría de las decisiones, y prácticamente todas las que son importantes, se consensuan y se tratan a nivel de consejo de administración.

Durante 2008 se incorporaron al grupo los Cines Aqua de Valencia con 10 salas; Plaza Mayor en Xàtiva, también en la Comunidad Valenciana, con 8 salas y Vila-Seca, junto a Port Aventura (en la provincia de Tarragona), con 10 salas más.

El equipo de OCINE en la apertura de las 10 salas de Río Shopping

A lo largo de 2009 se inauguraron Ocine Altrium en Sant Celoni (Barcelona) con 5 pantallas y en septiembre de 2012 se abrieron 10 salas en el Centro Comercial Río Shopping de Valladolid y en el que instaló el primer Dolby Atmos del circuito y segundo de España.

Es a partir de entonces y durante los próximos 5 años, que bajo un criterio de prudencia, la compañía debe reducir sus planes de expansión motivado por la profunda y grave crisis que está inmerso el sector del cine: el crecimiento de una piratería impune, el auge del “home cinema” con modernos TV y las descargas ilegales por internet junto con una subida del IVA del 8% al 21% someten al sector en una crisis sin precedentes de consecuencias devastadoras; asimismo, la compañía afronta la digitalización de su circuito para adaptarse a las nuevas tecnologías en medio de una acuciante crisis económica. Fruto de todo ello, durante este periodo, se cierran los cines de La Bretxa y Plaza Mayor; por el contrario se adquieren 10 salas en Blanes (abril 2014) y se trasladan los cines de Txingudi a Mendibil, en el centro de Irún pudiendo conservar la plaza.


La clave del éxito de la empresa OCINE durante 75 años de historia radica
en todas las personas que han formado parte de ella y
su adaptación a los cambios constantes del sector


Como nos explica, “desde su apogeo en la posguerra, el negocio del cine ha sufrido tantas crisis, que una se enlazaba con la otra. Se puede decir que ha estado permanentemente en crisis durante 50 años. El fuerte incremento de las ventas de automóviles dio una alternativa al esparcimiento de la población española, que provocó una primera bajada de público en las salas. Posteriormente, la llegada de las televisiones a todos los hogares, indujo a las primeras voces que auguraban el fin del cine. Con el vídeo pasó lo mismo, y ahora esta última con la piratería de las películas a través de internet”, asegura Agustí.

Perspectiva de la sala Atmos de Río Shopping (Valladolid)

Así pues, no es hasta finales de 2017 que la empresa consigue abrir nuevos horizontes en comunidades que hasta entonces no estaba presente como son Andalucía con 7 salas en El Ejido y Madrid (Pinto) en el centro comercial Plaza Éboli de 8 salas. Siguiendo con su plan de expansión tienen prevista nuevas aperturas para los próximos años en Castellón, Madrid (Alcorcón) y San Sebastián, sin dejar la mirada de Francia en donde este año abrirán 6 salas nuevas.


La empresa siempre ha destacado por su vocación de servicio al espectador ofreciendo los mejores equipamientos de proyección y sonido,
confort de sus salas y una gran atención al cliente


 

La empresa propiedad de la familia Agustí al 100%, aglutina bajo la marca OCINE las diferentes sociedades que se han ido creando para cada uno de los establecimientos. Suman un total de 19 complejos, teniendo la sede social central en Girona y una subsede para programación en Barcelona. Desde aquella fecha en que Joan Agustí Pujol se involucró con una intención definitiva en el mundo de la exhibición cinematográfica, hasta hoy -año 2018- han pasado 75 años y tres generaciones manteniéndose dentro del ámbito familiar y consolidando OCINE como una marca de referencia en el sector con 173 pantallas, un patio de más de 30.000 butacas por donde les visitan sus cerca de 4.500.000 de espectadores al año.

En Plaza Éboli durante la última inauguración del circuito hasta la fecha