El sector de los contenidos reclamará al nuevo titular de Cultura que tome las medidas necesarias, incluso si éstas implican “cambios drásticos” en el equipo de la Secretaría de Estado de Cultura y al frente de la Sección Segunda, para que sea real la aplicación de la reforma que entró en vigor el 1 de enero de 2015. La Coalición alerta que en el 93,7 por ciento de las denuncias presentadas en 2015, aún no se ha iniciado el procedimiento

La Coalición de creadores e industrias de contenidos pide al nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, que aplique con urgencia la reforma de Ley de Propiedad Intelectual para que, en el encuentro previsto para el próximo 8 de septiembre, pueda informar a las industrias de los resultados de la aplicación de la ley  en la lucha contra la piratería.

La Coalición considera que los resultados obtenidos hasta el momento no son positivos y reclamará que  Méndez de Vigo tome las medidas necesarias, incluso si éstas implican “cambios drásticos” en el equipo de la Secretaría de Estado de Cultura y al frente de la Sección Segunda, para que sea real la aplicación de la reforma que entró en vigor el 1 de enero de 2015 y el cumplimiento de los compromisos del Gobierno en la materia que garanticen la protección de los trabajadores e industrias de todos los sectores afectados por la piratería digital.

 

Piratería

Las cifras del sector

Las industrias de contenidos solicitan que el Ministerio analice con rigor los resultados de la lucha contra la piratería.

No se puede obviar que sólo durante el primer año, de marzo de 2012 a marzo de 2013, se presentaron 363 denuncias: el 82,13 por ciento del total de las presentadas hasta el momento. Si de las 442 denuncias presentadas descartamos las 210 presentadas el primer día a modo de acción protesta y simbólica contra la nueva normativa, de las 232 restantes el 77,1 por ciento del total, 179 denuncias, han sido presentadas por los miembros de la Coalición de creadores e industrias de contenidos, evidenciándose la proactividad en defensa de los derechos de sus socios desde los sectores del libro, la música, el cine y los videojuegos.

Más de 450 días de media para resolver un expediente…

De los 163 expedientes presentados por el sector de los contenidos entre 2012 y 2014 permanecen aún hoy, 1.221 días después, 11 sin dar lugar a inicio de procedimiento alguno.

De los 132 que el Ministerio considera resueltos, 12 fueron archivados al no lograr la Comisión identificar al responsable; 61 se han archivado tras “la retirada voluntaria de los contenidos denunciados”; 47 por “desaparición sobrevenida del objeto de la denuncia”, en la mayoría de casos enlaces a contenidos. Otros expedientes simplemente se han archivado por caducidad del procedimiento. Y todo ello con un plazo medio desde la presentación de la denuncia hasta el inicio del expediente de 357 días, que se extiende hasta los 455 días como plazo medio desde la presentación de denuncia hasta la resolución final de expediente.

… y en 2015 no se aplica la reforma

De las 16 denuncias presentadas este año, que afectan a más de 30.000 obras distintas, sólo se ha iniciado un expediente y dictado una única resolución, aún sin implementar.

Es decir, el 93,7 por ciento de las denuncias presentadas en 2015 no han dado lugar al inicio de procedimiento alguno. O, dicho de otro modo, durante el medio año transcurrido de 2015 la Comisión de Propiedad Intelectual sólo ha actuado en un 6,25 por cientode las denuncias presentadas. Y esto en un universo de más de 4.316 millones de accesos ilegales, 1.700 millones de euros de lucro cesante para el sector, 30.000 empleos perdidos y 630 millones euros que no han ingresado las arcas públicas.

La medida más eficaz, el bloqueo de la web pirata, sólo se ha utilizado una única vez en casi cuatro años en el caso de ThePirateBay. Es muy urgente que el Gobierno aplique su reforma de la ley y cumpla los compromisos adquiridos, el sector espera que en la reunión del 8 de septiembre el Ministro y el equipo de la SEC informen de los resultados alcanzados en la lucha contra la piratería.