Comscore LATAM está impulsando en las últimas semanas unas mesas redondas online bajo el nombre ‘Foro de actualización de la Industria Cinematográfica’ en las que están invitando a distintos expertos de varios sectores del cine para abordar la situación actual en la región y cómo está afectando la crisis. Cine&Tele hace un repaso de los cuatro primeros encuentros.

Rodrigo Cerón

Estos webinars están moderados por Rodrigo Cerón, Director de Marketing para LATAM y Canadá en Comscore, y permiten conocer cómo se compara la caída en la taquilla que estamos experimentando con el pasado y cómo, a través de analistas internacionales y miembros de la exhibición, distribución, producción, se puede valorar el impacto que está habiendo y las posibles fases que nos esperan para sobreponerse a la crisis.

El últimos de los encuentros es del 21 DE ABRIL y abordó cuestiones como la promoción del cine nacional latinoamericano y qué contenidos pueden generar los productores para motivar a la audiencia.

Los panelistas en este día fueron Carlos Prado, Director General de Marketing en Videocine; Moisés Chiver, socio productor de Alazraki Entertainment; Iafa Britz, CEO y fundadora de Migdal Filmes; y Luis Vargas, Vicepresidente para Latinoamérica en ComScore Movies.

Vargas introdujo el debate e hizo la última actualización sobre la comparativa con respecto al año previo, que al ser la más reciente es la única que mencionaremos aquí. A fecha del 20 de abril, la caída de la recaudación de taquilla en Latinoamérica es del 40% (39% en asistencia) con respecto a las mismas fechas en 2019.

De este análisis nos quedamos principalmente con un caso excepcional. “Ha habido un rayo de luz en Brasil. Volvió el cine a Latinoamérica”, declaró Vargas. El circuito Cine Globo Cinemas abrió dos cines en el estado de Rio Grande do Sul (Santa Rosa y Três Passos).

Lo hizo con estrictas medidas de limpieza, uso obligatorio de mascarillas, alcohol en gel y ventas a través de su plataforma (no se podía comprar en taquilla). Asimismo, contaba con la restricción del gobierno para no vender todas sus localidades (sólo un 30%) y las caídas de en torno a un 60% de recaudación con respecto al año anterior, indican que se vendieron casi todas las localidades permitidas.

“Si analizamos los datos, significa que la gente quiere ir al cine y va a ir al cine cuando tenga la posibilidad de ir al cine”, añadió Vargas.

Había una representante brasileña, Iafa Britz, que arrojó luz sobre la situación en su país que es, en sus palabras, “muy peculiar”. “Ha dimitido el ministro de Sanidad y hay mucha divergencia entre la población entre lo que se debe hacer. Hay mucha confusión política y eso nos genera duda y ansiedad”, aseguró.

Aunque están listos para volver a trabajar, no creen que se pueda rodar hasta finales de año. “Brasil es un caos ahora mismo. Hay una falta de información y orientación”, apuntó, a la par que consideró que probablemente habrá instrucciones internacionales para orientar sobre cómo rodar .

El productor Moisés Chiver también aportó al debate desde el punto de vista de la producción. “Ya es un hecho que vamos a hacer menos producciones de las que teníamos planeadas”, indicó.

¿Qué pasará entonces con la producción para 2021? “Si este año dejamos por filmar 20 películas, no estoy seguro de que el año que viene hagamos las que teníamos pensadas hacer más las 20. Mucho dependerá de cuándo retomemos las producciones y con qué nuevos protocolos”, manifestó.

Carlos Prado

Sobre si habrá bache de producción local para el futuro, Carlos Prado estima que va a influir a la hora de retrasar los tiempos. “Pero en Videocine estamos listos para que, en el momento en el que se puedan reactivar las producciones, arranquemos. Todo está en stand-by pero sigue fluyendo”, expuso.

Vargas también se detuvo en hablar de una necesidad a largo plazo del cine latinoamericano, que es la de conseguir que los títulos viajen por la región fuera de sus territorios. Para facilitar esa exportación, comentó que estaría bien un festival de cine latinoamericano que hicieran una selección de películas que formaran parte de un programa que viajase por los distintos países.

¿Una utopía? “Es posible, nosotros hemos hecho intentos. Es cuestión de meterle horas porque es trabajo de mucho tiempo y hay que conocer mejor los distintos mercados y sus peculiaridades”, dijo Prado.

El encuentro del 14 de abril

Durante este webinar se abordaron cuestiones como cuánto tiempo estamos preparados para estar cerrados y qué hacer si la situación se prolonga, así como las maneras en las que los cines pueden fortalecer sus marcas y productos.

¿Quiénes aportaron sus opiniones en esta cita? Juan Pablo Cummins, director de Comscore Movies en Suramérica; Xóchitl Pastor, consultora de taquilla para Latinoamérica en Gower St.; Andre Sala, SVP Distribution Latin America and General Director Brazil en Sony Pictures; Adrián Ortiz, vicepresidente de la empresa argentina Lumiére Films; y Luis Vargas.

Como siempre, Vargas inició las conversaciones. “Este tipo de reuniones no son importantes, son vitales, porque hay mucho ruido en redes sociales y hay pocas señales verdaderas que estemos logran identificar. Hay que reiterar la importancia de basar nuestras decisiones en hechos y no en Twitter”, afirmó.

Además de señalar que casi 500 títulos se han tenido que reprogramar, enseñó escenarios de futuro para Argentina y Brasil basados en promedios y basados en la curva de crecimiento, siguiendo patrones de lo que ocurrió con la pandemia de gripe A (H1N1) en México en 2009, donde el país tardó 10 semanas en conseguir que el mercado se recuperase.

Luis Vargas

Vargas piensa que la industria a nivel mundial va a tener una contracción de entre el 33 y el 35% en relación con lo que se tenía que haber generado.

Y para que los cines vuelvan a estar a pleno rendimiento, remarcó la “gran importancia del estreno de títulos fuertes”, pues “dependemos de los títulos ancla, que han cambiado de calendario pero la mayoría sigue perviviendo en el 2020”.

Asimismo, subrayó la necesidad de “decisiones valientes una vez que la industria abra para reactivarla”.

Todos los ponentes coincidieron en que los títulos locales serán claves en el inicio de la recuperación. “Van a ser fundamentales. Por ejemplo, en Brasil, hay algunas que ya están listas para poder estrenar y algunas son muy fuertes. Esto puede ser una ayuda increíble a nuestro mercado en Latinoamérica”, indicó Sala.

Pastor añadió que “puede ser la oportunidad de oro para cada producción local para tener un campo libre, una ventana abierta para meter su producto”.

Ortiz puso el acento en lo mencionado de las decisiones valientes: “Esto nos incumbe a todos. Primero a los estudios, que están dando un buen ejemplo a la industria porque están dejando los títulos ahí. Esto es digno de destacar”.

Según él, los números “son desalentadores pero son nada más que la realidad”. La salida de la crisis “va a variar muchísimo según las políticas de cada territorio sobre las aperturas y las formas de interactuar en espectáculos públicos”.

Xóchitl Pastor

Y los cines van a sufrir, independientemente del tipo de cine. “Por los altísimos gastos operativos que tenemos en la exhibición, se nos hace muy difícil pensar en que esto pueda ser muy prolongado. Somos muy vulnerables. Los grandes complejos tienen un estructura demasiado fuerte para estas circunstancias pero los pequeños no tienen cómo afrontar esto con líneas de crédito”, aseguró Ortiz.

Sala indicó que, más allá de las incertidumbres, hasta septiembre no cree que se vuelva a una situación más o menos normal.

Pastor también recordó que la taquilla normalmente está afectada por el calendario escolar y que si esto se altera y hay clases en verano, esto puede cambiar las previsiones.

Lo que también se tendrá que cambiar va a ser la manera de enfocar la promoción. “Va a haber que ser creativos e implementar estrategias más rápidas y eficaces, acortando tiempos. Para una campaña de marketing normalmente necesitamos 3 meses para ir paso a paso por lo que las campañas van a tener que ser más directas y para públicos específicos”, auguró.

 

El webinar del 7 de abril

Los temas principales a discutir este día fueron qué hacer mientras se está cerrado, qué películas se podrán estrenar cuando se reabra y cómo solicitar apoyos gubernamentales.

Los panelistas que intervinieron en esta charla fueron Juan Pablo Cummins; Luis Vargas; Gilberto Leal, CEO de Cinemex Cinemas Brasil; Xóchitl Pastor; Arturo Guillén, SVP & Global Managing Director Comscore Movies; Gino Zeta Rodríguez, director de Andes Films Bolivia e Ignacio Rodríguez (Cinépolis LatAm).

Vargas, además de hablar de datos que ya hemos comentado antes más actualizados, afirmó que “es un buen momento para generar campañas para que no se pierda la expectativa de volver a los cines”.

En ese sentido, Gino Zeta Rodríguez coincidió y declaró que “tenemos que tratar de mantener la publicidad de los estrenos independientes para que la gente sepa lo que esta por venir”.

La exhibición es, sin duda, el negocio más expuesto. “Los exhibidores tenemos que trabajar la parte administrativa para reducir al máximo los gastos operativos de las salas de cines y de las oficinas”, apuntó Leal.

Gino Zeta Rodríguez

Mientras tanto, hay que preparar nuevas campañas de marketing para mostrar a los espectadores “que seguimos aquí y estaremos pronto ofreciéndoles el mejor cine”. Así, hay que comunicar a través de redes sociales, “mostrando con memes la importancia del cine en las personas”. También es fundamental decidir con los distribuidores qué hacer cuando se reabra. “En Brasil estamos trabajando en una campaña de reinauguración”, aseguró.

Ignacio Rodríguez también subrayó la relevancia de mantener con vida la chispa del cine. “Estamos generando interacción dentro de las redes sociales con los consumidores de cine. Muchos ya conocen el catálogo de Netflix y estamos tratando de dar fuerza a material independiente nuevo, hacer una apertura grande”, indicó

Pastor prevé que se tardarán dos meses en conseguir una reactivación saludable y que se necesitará “el factor humano de nuestro producto para que todo arranque”.

Rodríguez se sumó a esa idea y recalcó que se necesita “el apoyo del cine local, las caras conocidas en comedia y acción que entretengan a la gente”. Zeta aseguró que ellos preparan un estreno muy temprano para el 7 de mayo con The High Note, una cinta sobre el poder femenino.

Aunque Leal confirma que las producciones locales y la reposición de películas ayudarán a los cines, se necesitarán “nuevos productos fuertes para que el espectador quiera volver al cine. Si no tenemos una buena campaña con películas que la gente realmente quiere ver, tendremos las salas vacías siendo sinónimo de fracaso del regreso del cine. Para lograr un gran éxito necesitamos el apoyo de los grandes distribuidores”.

El representante español, Arturo Guillén, aportó ideas de lo que ocurre en Europa, donde UNIC aglutina a las asociaciones de exhibidores para que los políticos “sean conscientes de la ventana cinematográfica”. “En el sector comunicamos mal que la industria crece de manera conjunta año tras año, y es importante que la esfera política lo sepa y no piensen que está en deterioro”, comentó.

 

El primero de los webinars: 31 de marzo

Para dar el pistoletazo de salida a estos encuentros, Comscore reunió a Iván Marchant, vicepresidente de Comscore digital para América Latina; Dimitrios Mitsinikos, cofundador y CEO en Gower St.; Francisco Eguren, Director de Programación y Comercial en Grupo Cinemex, Arturo Guillén y Luis Vargas.

“Estoy seguro de que las decisiones que tomen Gobierno y población cambiarán la forma de vivir, sociedad y el mundo para los próximos 50 años. El cine no va a terminar, el cine vivirá y nosotros viviremos para celebrar la proyección en las salas de cine”, dijo apelando a la ilusión Vargas.

El representante de Comscore también aludió en este primer debate a que buscan “permitir un espacio abierto de charla entre amigos unidos olvidándonos de divisiones entre si uno es distribuidor, productor, proveedor o exhibidor” así como proporcionar “información de calidad que les permita tomar las mejores decisiones basadas en hechos”.

Arturo Guillén

Vargas también apuntó que en Latinoamérica el primer país que cerró los cines fue Paraguay y los últimos fueron México y Trinidad y Tobago.

Iván Marchant bosquejó el contexto de Comscore Digital, cuya misión es entender al consumidor online, de televisión, de video online, de móviles, etc.

Apuntó varias tendencias digitales en la región, destacando que “el 24% de la población digital total de LATAM está en México, y casi el 50% en Brasil”. Más del 45% de las audiencias en Internet en México y Brasil son sólo móviles, no utilizan una desktop para navegar.

A nivel de consumo los smartphones tienen mayor participación en el consumo de minutos digitales. Según repasó Marchant, “los mayores consumidores digitales por usuario al mes en sus Desktop, Tablet o Smartphone son Brasil y Argentina, donde gastan 85 horas por mes”.

Fue interesante la propuesta de Eguren de promocionar la venta de entradas antes de abrir los cines. “Sería muy interesante una promoción conjunta, tratando de capitalizar y generar ingresos toda la industria del cine, para ello necesitamos una unión de toda la industria. Tenemos que establecer relaciones desde cero y construir fechas de estreno que generan actualmente mucha inseguridad en los exhibidores”, afirmó.

“Somos uno, no hay rivalidades ni competencias, tenemos que remar en la misma dirección”, aseguró Guillén, que manifestó opiniones que ya hemos publicado en los webinars españoles, como que, antes de la crisis, este año estaba siendo muy bueno a nivel global (España, por ejemplo, estaba un 8% mejor).

En su opinión, cada amenaza supone una nueva oportunidad para nuestra industria y, a diferencia de las plataformas de streaming, los cines son únicos a la hora de ofrecer contenido nuevo de manera social y focalizada. “El futuro que nos espera es una era dorada para el cine, la única pregunta es cuando”, subrayó.