Esta podría ser una de las conclusiones del primer Informe GECA (Gabinete de Estudios de la Comunicación Audiovisual), presentado esta mañana, en el que se recoge un panorama del consumo de televisión y en el que el retraso del prime time o la duración de programas vuelve a ser protagonista.

Jesús Sánchez Tena y Enrique Lozano

Cine&Tele ha asistido hoy en Madrid a la presentación del primer Informe GECA, que ha corrido a cargo de Enrique Lozano y Jesús Sánchez Tena, director y subdirector respectivamente de la consultora audiovisual.

Lozano ha comenzado recordando el cuarto de siglo del Gabinete de Estudios de la Comunicación Audiovisual, coincidiendo prácticamente con el aterrizaje de las privadas. “Se plantearon muchos interrogantes y miramos hacia Estados Unidos, pero vimos que para nada era referente”, ha declarado el directivo, destacando también que “creemos al 100% en la televisión lineal como el medio mass media”.

Por su parte, Sánchez Tena ha sido el encargado de desgranar este estudio, comenzando con un dato bastante preocupante: el descenso del consumo televisivo que en 2018 se situó en  el peor dato de la década, con una media diaria de 3 horas y 48 minutos al día, casi 20 minutos menos que en 2012 cuando se batieron record histórico al alcanzar las 4 horas y 6 minutos.

De este forma, en tan solo seis años (2012 a 2018), el prime time ha perdido más de 1.400.000 espectadores, hasta situarse en un promedio de 15.667.000, la primera vez en diez años que la televisión no consigue superar, de media, la barrera de los 16.000.000 en la banda de máximo consumo. Casi la mitad de esas fugas, más de 6.00.000, se ha producido en tan solo un año (2017 a 2018), dando lugar al descenso más pronunciado del prime time español.

La anómala configuración del prime time español

Y según el informe este descenso viene provocado, en gran medida, por el retraso sistemático del prime time. Así, mientras en la temporada 94/95 la hora media de inicio eran las 21:45 horas, hoy en día el prime time comienza a las 22:49 horas, una hora más tarde. De hecho, los programas del acces prime time –nacidos como bisagra para enlazar entre informativos y el formato estelar- acaparan actualmente gran protagonismo, algo extraño pues, como apunta Sánchez Tena, los picos de audiencia más elevados no los producen los programas en los que más invierten las cadenas.

 

Hora media de inicio de la oferta estelar de prime time en canales nacionales de lunes a viernes

 

Abriendo un puerto a las plataformas de OTT

La lógica televisiva impone que, en el resto del mundo, las ofertas estelares arranquen poco antes del peak time, con objeto de que las grandes producciones aprovechen al máximo las concentraciones de espectadores. Pero no sucede así en España. Como indicábamos, en nuestro país los espacios “estrella” (series, realities, talents, etc.) comienzan casi quince minutos más tarde después de alcanzarse el pico máximo de consumo del día.

Así, los denominados minutos de oro de la temporada televisiva actual están en manos de  programas que nada tienen que ver con el prime time: Pasapalabra –emitido en Telecinco entre las 20:15 y 21:10- que lleva el 50 por ciento de los minutos más vistos  y El Hormiguero –en el access prime de Antena 3- que lleva el 17,1 por ciento.

Sánchez Tena ha señalado que el “apagado televisivo” lineal se produce cada vez más temprano.

Abriendo un puerto a las plataformas de OTT

Si al retraso del prime time, le unimos la larga duración programas estelares (un reality puede extenderse cerca de 180 minutos, una serie más de 90 y una película en torno a los 130), que prolongan su emisión hasta cerca de la una de la madrugada o incluso más tarde, la consecuencia que apunta Geca es que se  está facilitando el despegue de las plataformas de contenidos bajo demanda. Sin duda, la “conciliación televisiva – laboral”, con esos horarios, es absolutamente imposible.

Consumo en minutos por individuo – Total individuos (año 2018) vs. individuos que reciben Netflix / HBO (del 17 de diciembre de 2018 al 31 de marzo de 2019) – Fuente: Kantar

Aunque el mercado aún no maneja datos precisos sobre la audiencia de este tipo de plataformas, la audimetría sí que permite conocer que quienes reciben Netflix / HBO ven mucha menos televisión lineal que el resto, lo que, según GECA, podría explicar el fuerte retroceso de consumo experimentado en 2018, especialmente en el prime time.

En el conjunto del día y de lunes a viernes, su dato de consumo se sitúa en apenas 2 horas y 50 minutos, lo que supone casi una hora menos (58 minutos) que el conjunto de la audiencia. Estos niveles de consumo son aún más bajos entre los más jóvenes, que, siempre en referencia a quienes reciben Netflix / HBO, no dedican ni siquiera hora y media a ver televisión lineal: 83 minutos diarios los niños de 4 a 12 años y 79 los jóvenes de 13 a 24.

Para los directivos, es imprescindible que las cadenas debatan sobre los horarios del prime time, los horarios y la emisión de bloque de publicidad con sentido pues ahora “se emiten sin unos tiempos más o menos fijos, como si fueran espacios de programación”, y han recordado que los anunciantes no quieren estar en televisión a partir de la una de la mañana.

“No queremos ser apocalípticos pero tampoco queremos ser complacientes con lo que está ocurriendo”, ha declarado Sánchez Tena, que ha asegurado que la “televisión tradicional es hoy en día la mejor pantalla para crear marca y reunir para crear experiencias compartidas”.

Puedes descargar el informe completo en este enlace

Barómetro GECA sobre las OTT’s en Conecta Fiction

Conscientes de estos nuevos hábitos de consumo, GECA ha puesto en marcha un barómetro de audiencia para conocer las formas de acceso y preferencias de las nuevas pantallas, en concreto las OTT’s.



Este barómetro se concibe como un panel de diferentes oleadas que permitirán dar respuesta, de manera continuada, al qué, al quién y al cómo de la TV bajo demanda. GECA dará a conocer los resultados de la primera oleada el próximo 18 de junio de 2019, en Pamplona, durante su participación en Conecta Fiction.