Especialmente conocido a nivel popular por sus contribuciones a numerosos programas y series de televisión, Narciso ‘Chicho’ Ibáñez Serrador es uno de los grandes autores de culto en el cine de terror y fantástico en España. El responsable de clásicos como ¿Quién puede matar a un niño? y La residencia recibirá la estatuilla el 2 de febrero durante la gala de los Goya que esta vez tendrá lugar en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla.

Chicho Ibáñez Serrador

La Junta Directiva de la Academia de Cine ha decidido reconocer al cineasta, realizador de televisión, guionista, director teatral y actor con el galardón honorífico de los premios Goya del cine español.

Según la Academia, se le concede “por ser un creador de pesadillas único y original, abrir el camino a toda una generación de cineastas españoles, que siempre han reconocido su influencia, y por su contribución al fantástico, el suspense y el terror”.

Chicho Ibáñez Serrador ha recibido la distinción del sector en anteriores ocasiones, como con el Premio Nacional de Televisión en 2010, el Premio Maestro del Fantástico del Festival Nocturna, el Premio Ondas al Mejor Programa por ‘Hablemos de sexo’, premios Antena de Oro, el Premio Iris o el premio honorífico del Festival Nocturna.

Este cineasta de culto, venerado también a nivel internacional, contribuyó a popularizar el cine de terror y fantástico en España tanto en la pequeña como en la gran pantalla.

Son muchos los cineastas contemporáneos de nuestro país que reconocen la influencia que ha ejercido en ellos Chicho: Álex de la Iglesia, Jaume Balagueró, Juan Antonio Bayona, Rodrigo Cortés, Alejandro Amenábar, , Mateo Gil, Paco Plaza, etc.  entre otros. Con algunos de ellos desarrolló en 2006 Películas para no dormir, serie de seis tv movies de terror, de las que Ibáñez Serrador dirigió La culpa.

Narciso Ibáñez Serrador nació en Montevideo en 1935, siendo hijo único de la pareja de actores Narciso Ibáñez Menta y Pepita Serrador. Fue criado entre escenarios y se convirtió en ávido lector debido a una enfermedad que padeció de niño.

Premio Maestro del Fantástico a Narciso Ibáñez Serrador en la última edición del Festival Nocturna.

 

En la década de los cincuenta trabaja en España como actor en la compañía de teatro de su madre y, poco después, pasa a la dirección teatral. En 1957 se va a Argentina y, junto a su padre, inicia una exitosa colaboración en teatro, radio y televisión. Ibáñez Serrador se convirtió en un reputado profesional llegando a ser lo que él denominó como “autor que dirige” o “autor que realiza”.

En 1963 vuelve a España y traslada a Televisión Española todo lo que había aprendido en América, revolucionando y modernizando la televisión de los sesenta en nuestro país con series como Mañana puede ser verdad o La historia de Saint Michel, pero especialmente con Historias para no dormir (1966). A estas se suman los títulos para la pequeña pantalla El último reloj, El asfalto, Historias de la frivolidad y El televisor (1974).

Fueron sus historias de ciencia ficción y de terror las que más impactaron al público. Su sello de identidad también incluyó el humor, con las presentaciones previas que hacía en Historias para no dormir o en los ciclos de ‘Mis terrores favoritos’. También se dedicó a las novelas radiofónicas y las obras teatrales Aprobado en castidad, El agujerito y El águila y La niebla.

Para tener un mayor control creativo, fundó en 1970 la productora Prointel, que desarrolló su actividad en cine, televisión, teatro y publicidad, incluyendo el programa ‘Un dos, tres, responda otra vez’.