Tras los diez Premios Goya obtenidos con Handia y el éxito conseguido previamente con Loreak, Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga afrontan su primer proyecto en castellano: La trinchera infinita. La película, que se rodará entre Andalucía y el País Vasco, cuenta la historia de un topo que se esconde durante años para evitar represalias tras la Guerra Civil.

De izquierda a derecha, Jose Mari Goenaga, Aitor Arregi y Jon Garaño. Los tres dirigen conjuntamente ‘La trinchera infinita’.

Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga llevan 15 años trabajando en proyectos de forma colectiva pero La trinchera infinita será la primera vez que los tres firmen como directores. El film, escrito por Luiso Berdejo ([Rec], El guardián invisible) y el propio Goenaga, cuenta la historia de un “topo” que permanece encerrado en su casa más de 30 años.

Se trata de una producción de Irusoin, Moriarti Produkzioak, La Claqueta PC y Trinchera Film AIE, en coproducción con Manny Films (Francia).

El rodaje, que acaba de comenzar, tendrá lugar durante 8 semanas entre Andalucía (en localizaciones de Higuera de la Sierra y Paymogo) y Euskadi. La película cuenta con la participación de EITB, Canal Sur, ICAA, Junta de Andalucía y Gobierno Vasco.

Los encargados de encarnar a los protagonistas son Antonio de la Torre (Tarde para la ira) y Belén Cuesta (La llamada). Les acompañarán actores como Vicente Vergara y José Manuel Poga. Javier Agirre se ocupa de la fotografía y Pascal Gaigne de la música.

El proyecto pretende ser una alegoría sobre el miedo a ser descubierto, el miedo a dar el paso, el miedo a mostrarse tal y como uno es. La historia de los ‘topos’ de La trinchera infinita conecta con el de muchas otras personas que tuvieron que esconderse en el marco de guerras internacionales. Desde los dos años y medio que se ocultó Anna Frank de los nazis, hasta los más de 25 años que estuvo escondido el soldado japonés Teruo Nekamura tras el final de la II Guerra Mundial.

El relato comienzo en julio del año 1936, cuando Higinio Blanco, por miedo a represalias, se encierra en su casa, sin sospechar que no volverá a salir hasta 1969, 33 años más tarde.

La película será distribuida en España por Entertainment One.