Tres de los grandes operadores de televisión británicos se plantean públicamente su fusión para hacer frente a la crisis de ingresos publicitarios. La principal impulsora de esta fusión es la cadena ITV, que se enfrenta a una fuerte caída de sus beneficios en 2008.

ITV Si llega a darse, la fusión de las tres compañías podría llegar a acaparar un 60% de la inversión publicitaria en televisión en Reino Unido. Surgiría así un gigante de la comunicación capaz de compararse con la televisión pública BBC.

Dentro de la propuesta formulada por ITV se plantea la posibilidad de que una de las tres cadenas dejase de emitir publicidad para no incurrir en prácticas monopolísticas y ahogar a sus competidores. En todo caso, a pesar de que el panorama parece muy abierto a cerrar operaciones de este tipo, hay otras muchas posibilidades abiertas actualmente. Como ya anunciamos en Cine&Tele Online, el Gobierno británico valoró públicamente a finales del mes pasado la posibilidad de privatizar Channel 4 (canal público pero que se financia a través de publicidad). Esta medida llevaría aparejada su práctica absorción por Five, controlada por capital alemán.

La cadena ITV anunció a finales del año pasado una reestructuración total de su plantilla, reestructuración que pasa por el despido de alrededor de 1000 profesionales y por la externalización de parte de sus servicios y corresponsalías.