La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha rechazado un proyecto de ley que hubiera significado retrasar el apagón analógico cuatro meses, hasta el próximo mes de junio, con lo que el cambio a la TDT se realizará el próximo 17 de febrero.

La prolongación a cuatro meses fue aprobada por el Senado el pasado 26 de enero, pero los republicanos lograron su derrota en la Cámara Baja, lo que garantiza, por lo menos de momento, que se siga manteniendo la fecha de febrero para el apagón.

Estados Unidos Según la empresa Nielsen, especializada en medición de audiencias, existen en la actualidad más de 6,5 millones de hogares en Estados Unidos que todavía ven la programación con televisores analógicos, y que podrían ser víctimas del apagón durante el próximo mes de febrero. Esto se debe a que muchos hogares aún no han adquirido el equipo necesario para convertir las señales analógicas en digitales.

Los precios de los descodificadores en Estados Unidos oscilan entre los 40 y 70 dólares, y el Departamento de Comercio obtuvo un presupuesto de 1.340 millones de dólares para emitir cupones y subvencionar de esta manera la compra de los aparatos por parte de los consumidores.

Antes de la votación, el presidente del Comité de Comercio de la Cámara Baja, y promotor de la medida, Henry Waxman, había insistido en que el aplazamiento era la única medida para mitigar el impacto negativo para millones de consumidores, pero para los republicanos han argumentado que aplazar la conversión a la televisión digital sólo crearía confusión entre el público, y supondría una carga adicional para los canales de televisión que desean deshacerse de las señales analógicas.