El Consejo de Gobierno otorgó por fin el pasado 29 de julio 163 concesiones de Televisión Digital Terrestre de ámbito local y gestión privada, por un plazo de diez años, como resolución del concurso convocado en abril de 2006 dentro del proceso de implantación de esta tecnología. Culmina así también la primera regulación del sector de la TV Local en Andalucía.

Las concesiones aprobadas, de un total de 186 que salieron a concurso público, se distribuyen entre 57 de las 60 demarcaciones que configuran el mapa de la TDT local en Andalucía, de acuerdo con el Plan Técnico elaborado por el Gobierno de España. Las 23 licencias no adjudicadas han quedado desiertas por falta de licitadores. Cada una de estas demarcaciones dispone de tres concesiones para gestión privada, salvo las de las áreas metropolitanas de Málaga y Sevilla, que tienen el doble debido a su peso demográfico.

La provincia con mayor número de licencias otorgadas ha sido Málaga, con 30, seguida de Sevilla (27) y Cádiz y Córdoba (22 cada una). La que menos ha sido Huelva, con 12, si bien esta provincia es también la que registra el menor número de demarcaciones, con sólo cuatro.

Los concesionarios privados deberán compartir el canal múltiple asignado a cada demarcación con los ayuntamientos que están optando a licencias para gestión de la TDT local pública, cuya convocatoria está abierta desde 2006. En el marco de esta convocatoria, se otorgaron en diciembre pasado las primeras concesiones a los ayuntamientos de las 13 principales poblaciones andaluzas, que cuentan con canal propio sin necesidad de compartirlo. Una vez otorgadas las concesiones, los operadores privados de la TDT local dispondrán de aproximadamente un año para desarrollar el proceso previsto en la normativa, previo a la autorización de la Junta que les permitirá iniciar las emisiones.

En ese proceso deberán desplegar las instalaciones, tanto de producción como para el transporte y difusión de las señales. Al concurso para el otorgamiento de las licencias de TDT local de gestión privada se presentaron inicialmente 154 licitadores, con un total de 468 solicitudes, de las que superaron la primera fase del concurso 393, correspondientes a 113 peticionarios, todos los cuales cumplían los requisitos administrativos establecidos en la convocatoria.

Entre los requisitos que se han valorado en el análisis técnico para la asignación de las 163 licencias, entre las propuestas admitidas, destacan los compromisos de emisión de un tiempo mínimo de cuatro horas diarias, un volumen de producción hecha en Andalucía, el estricto respeto a la pluralidad y a los derechos de los menores, así como el cumplimiento de la normativa vigente en materia de publicidad.

El mapa andaluz de la TDT se completa con los ocho canales de cobertura autonómica, de los cuales cuatro tendrán carácter público, con dos ya asignados a la Radio Televisión de Andalucía, que mantiene en activo y con tecnología digital Canal Sur y Canal Sur 2. Los privados fueron adjudicados a los grupos Avista Televisión de Andalucía, Comunicación Radiofónica, Editorial Prensa Alicantina y Editorial Andaluza de Periódicos Independientes.

La valoración de ACUTEL

Según un comunicado de Acutel, el resultado del concurso es ‘muy negativo’ ya que, en cuanto a emisoras con sistema de emisión por ondas pertenecientes a este colectivo, tan solo un tercio de ellas ha conseguido la anhelada Licencia, al ser 20 las televisiones históricas asociadas que podrán emitir bajo la TDT, acumulando entre ellas un total de 36 licencias, repartidas por las distintas demarcaciones.

Para la asociación de televisiones locales de Andalucía, tres grandes grupos mediáticos sin apenas trayectoria en televisión local en la comunidad autónoma, acaparan 90 licencias de un total de 163, lo que equivale al 55%, esto desbarata el tradicional concepto de proximidad al imponerse criterios de programación en cadena dando paso a contenidos más propios de una televisión generalista. La valoración de ACUTEL es que un 70% de las posibles licencias han quedado fuera de las televisiones locales históricas y la consecuencia inmediata de esta decisión es que la pérdida de unos 300 puestos de trabajo directos en el ámbito de ACUTEL, pudiéndose llegar hasta 2500 o más en la totalidad del sector audiovisual de la televisión local en Andalucía.

Finalmente, el modelo de funcionamiento que se avecina, de emisiones en cadena salvo desconexiones informativas, tampoco favorecerá el crecimiento de las plantillas de trabajadores.

Consultar el reportaje y el listado completo de licencias en el próximo número de TELEINFORME (versión pdf).