‘Estamos muy comprometidos con la industria y espero que las compañías del sector audiovisual intervengan de una forma relevante en el Congreso’

Jorge Varela es gerente de la ECAM, el centro educativo que será la
sede el próximo octubre del Congreso Internacional bienal de escuelas
de cine adscritas a CILECT.

CILECT (Centre
Internacional de Liaison des Escoles de Cinema et de Televisión) es una
asociación reconocida por la UNESCO que agrupa a las principales
escuelas de cinematografía y televisión de todo el mundo. Para entrar a
formar parte de ese selecto grupo se exigen unos elevados niveles de
calidad y excelencia formativa que no están al alcance de todos. De
hecho, en España son solo tres (¿) las escuelas de cinematografía que
están adscritas a esta asociación: la ECAM de Madrid, ESCAC de
Barcelona y la Escuela de Cine y Vídeo del País Vasco. Actualmente
integran CILECT unos 200 centros de formación audiovisual, repartidos
por los cinco continentes. Cada dos años esta asociación internacional
de escuelas de cine y televisión celebra un Congreso donde se incluye
una asamblea general donde se discuten asuntos internos de diversa
índole, como son la línea a seguir por la organización, la entrada de
nuevos socios, etc… Pero durante el encuentro, mediante conferencias y
meses redondas, también se revisa la situación que atraviesa el sector
audiovisual y aquellas novedades que pueden ser interesantes para la
industria. La próxima edición de este Congreso de escuelas  tendrá como
sede la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de
Madrid (ECAM), situada en la Ciudad de la  Imagen de Pozuelo de
Alarcón, cuyo Ayuntamiento también colaborará con el evento cediendo
varios de sus espacios culturales. Según Jorge Varela, Gerente de la
ECAM, unas 180 escuelas de cine del mundo acudirán a la cita que se
celebrará entre los días 14 y el 22 del próximo mes de octubre.

¿Qué me puede adelantar sobre el Congreso internacional de escuelas de cine que se celebrará en octubre en Madrid?

‘El congreso bienal de CILECT 2006 va a contar con dos sedes, por un
lado la Escuela de Cinematografía de Madrid y una serie de edificios
cedidos por el Ayuntamiento de Pozuelo, que dicho sea de paso siempre
está dispuesto a colaborar con nosotros. Al margen de la actividad
burocrática con las habituales cuestiones internas, administrativas y
de organización de la asociación, durante el Congreso se llevan a cabo
diferentes actos como conferencias, mesas redondas, etc… que cada
edición giran en torno a una idea central. Tras decidir que el Congreso
se haría en Madrid, Fernando Méndez Leite, director de la ECAM, y yo
propusimos como argumento central del congreso ‘el análisis de los
aspectos relacionados con la creatividad, las nuevas tecnologías y la
docencia del audiovisual’. Hemos pedido ya la colaboración de varias
personalidades, como el filósofo José Antonio Marina que seguramente
será el encargado de ofrecer la lección inaugural. Las mesas redondas
estarán compuestas por ponentes nacionales y extranjeros de primer
nivel. Junto a las diferentes conferencias, lecciones magistrales o
mesas redondas se programarán proyecciones de cortometrajes realizados
por alumnos de las escuelas asociadas a CILECT. Estamos haciendo un
proceso de selección previo, todavía no tenemos muy claro el perfil de
las obras, no sabemos si vamos a escoger cortometrajes que estén
relacionados directamente con el lema principal de Congreso o si se
seleccionaremos los trabajos más sólidos. Creo que finalmente el
criterio que se impondrá será el de mezclar ambas posibilidades’.

¿Cómo está siendo acogida la iniciativa a nivel institucional y empresarial?

‘La ECAM siempre se ha distinguido por mantener una estrecha
relación con la industria audiovisual nacional, y especialmente con las
industrias técnicas y la asociación que las representa como es el caso
de AITE. Estamos muy comprometidos con la industria y espero que las
compañías que ofrecen servicios al sector audiovisual intervengan de
una forma relevante en el congreso. De momento, hemos conseguido varios
patrocinios como los de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de
Pozuelo (además de nuestros patronos, por supuesto) pero nos gustaría
que también participara toda la industria del cine. Hay empresas como
Avid, Kodak, Panasonic o Sony, que siempre han colaborado con nosotros.
Creo que el congreso de escuelas que se celebrará en octubre en Madrid
es una oportunidad única para que las empresas españolas se den a
conocer en el mundo. Será un escaparate para todas las empresas no solo
para las de producción y postproducción, también para otras menos
conocidas como las empresas de alquiler de equipos, grúas, cámaras,
iluminación, por poner solo algunos ejemplos. La propia CILECT tiene
una relación muy estrecha con fabricantes y distribuidores de
equipamiento que en cierto modo patrocinan la asociación.

Además,
la ECAM es la única escuela del mundo que comparte dos grupos de
trabajo dentro de CILECT. Por un lado somos miembros de la CIBA, que es
una organización que agrupa a escuelas de cine iberoamericanas donde
también se encuentra la ESCAC de Barcelona, con la que mantenemos una
magnífica relación. Al mismo tiempo, estamos dentro del grupo de las
escuelas europeas por lo que creo que para las industrias técnicas en
general, para los productores, para los distribuidores o incluso para
los exhibidores podemos ser la rampa de lanzamiento ideal que les
permita abrirse a nuevos mercados. Mostrar su capacidad a las 180
escuelas que acudirán a Madrid en octubre creo que es un buen argumento
. No se puede obviar el protagonismo de España en las coproducciones
con Iberoamérica, y lo es en dos vertientes, desde el punto financiero
pero también por el lado industrial, ya que contamos un una gran
capacidad para que nuestros equipos, técnicos y empresas puedan acceder
a producciones más allá de lo que es la Península. El caso de EPC es un
buen ejemplo’.

Es curioso que hable de un congreso abierto a todos, incluyendo
a distribuidores y exhibidores, cuando sabemos lo difícil que es que
toda la industria camine de la mano…

‘Cuando era director general de la Fundación Procine siempre decía que
si algo no es el cine, es mirarse el ombligo. El cine es sobre todo un
trabajo en equipo. Una película que no se ve no sirve para nada, por
eso queremos hacer partícipes del Congreso a todos, no defendemos una
posición gremial porque nosotros en la escuela tenemos representación
de casi todos los gremios. Nuestro objetivo fundamental ha sido siempre
y será formar buenos profesionales pero el siguiente objetivo que
buscamos es apoyar a la industria y especialmente a las industrias
técnicas del audiovisual’.

Qué presupuesto tendrá el Congreso?

‘El presupuesto para organizar el Congreso de CILECT 2006 ronda los
340.000 euros, aportados por la Comunidad de Madrid, la propia
asociación internacional de escuelas, el Ayuntamiento de Pozuelo,
varios patrocinadores y los propios recursos de la escuela’.

Desde su llegada a la ECAM, ¿cómo ha evolucionado la escuela?

‘En 1998 entré a formar parte del equipo directivo de la ECAM como jefe
de estudios alternativos. En mayo del año pasado me hice cargo de la
gerencia tras la jubilación de Tedy Villalba. Desde mis comienzos he
visto crecer la escuela hasta situarse como una de las referencias del
panorama docente español en el área audiovisual. Creo que en sus casi
10 años de vida la ECAM ha confirmado el éxito de su fórmula con
creces. Somos una escuela especial, formamos profesionales para el
sector y podemos afirmar que el índice de ocupación de nuestros alumnos
ronda el 90 por ciento. Me gustaría contar con más medios, pero creo
que estamos muy bien equipados y más si nos comparamos con otros
centros tanto de España como del extranjero. Reitero que lo que  sería
deseable es una mayor implicación de las empresas de servicios del
sector. Deberían pensar egoístamente sobre el beneficio que les va a
suponer el hecho de que formemos buenos profesionales, lo que sin duda
va repercutir positivamente en su economía’.

¿Podría hacer una radiografía general de los alumnos de la ECAM?

‘En la actualidad el 15 por ciento de los alumnos de la ECAM son
extranjeros, además no hacemos ningún tipo de distinción entre nuestros
alumnos becados. Un  alumno sin beca paga una media de 3.500 euros de
matrícula por cada uno de los tres años que componen el ciclo formativo
de las 10 disciplinas impartidas en la actualidad en la escuela. En sus
10 años de existencia se han graduado aproximadamente 900 alumnos y
anualmente el cifra de graduados es de aproximadamente 80 alumnos. Cabe
destacar que en la actualidad estamos produciendo 22 cortometrajes como
parte esencial de la formación práctica de los alumnos’.

¿Tienen previsto incluir alguna novedad en el programa formativo?

‘La especialidad de interpretación tiende a desaparecer porque no ha
acabado de cuajar. Creemos que se necesitan más de tres años para
trabajar bien con un actor ya existen en España magníficas escuelas de
interpretación y arte dramático que lo hacen muy bien. Una vieja
aspiración es la de instaurar una especialidad de postproducción en su
sentido más amplio, o sea, ser capaces de generar profesionales que
controlen todos los aspectos de la postproducción, sin olvidarnos de
operadores de efectos visuales. Hoy en día un productor tiene que tener
muy en cuenta todos estos procesos de postproducción a la hora de
acometer un rodaje. No es posible poner en marcha una película sin
fijarse en lo que va a suponer la postproducción y lo ésta que puede
aportar a la película. Vuelvo a lo mismo, para conseguir formar
técnicos que sean capaces de producir buenos efectos visuales,
excelentes operadores de 3D, Maya, etc…, necesitamos que las empresas
del sector se impliquen muchos más con la escuela’.