Este tipo de programas está pensado para un público infantil de entre 10 y 12 años. Pretende acercar a los más jóvenes a las vivencias y experiencias de todos los niños del mundo. Estas producciones quieren reflejar los problemas cotidianos de sus protagonistas, mostrar cómo éstos se desenvuelven en su vida diaria y cómo se enfrentan a las situaciones difíciles que se les plantean.