Conocer la Central Globo de Produção (CGP) es conocer los secretos de uno de los más importantes productores audiovisuales del mundo: Globo TV. Esta auténtica factoría de ficción -también conocida como Projac- se encuentra a escasos 30 kilómetros de Río de Janeiro (Brasil) y en ella se producen anualmente más de 2.500 horas de programación.

1,6 millones de metros cuadrados, 3.700 empleados, 10 estudios, una central capaz de generar energía para una ciudad de 75 mil habitantes, un vestuario con 65 mil prendas…son cifras que ayudan a imaginar la dimensión del CGP, el mayor complejo de televisión de América Latina. Pero semejante infraestructura sólo se entiende si se cuenta con el volumen de producción del gigante brasileño y con 176 millones de personas pendientes de las tres telenovelas diarias que Globo emite de lunes a sábados a las 18, 19 y 21 horas.

En CGP se producen cuatro telenovelas en forma simultánea: las tres que se emiten diariamente por Globo TV y una cuarta, que será la próxima en estrenarse. Cada una cuenta con un estudio propio donde se graba entre el 60 y el 70% de la producción. Los exteriores quedan reservado a las ciudades escenográficas en las que transcurren las novelas y en las que se recrea desde el Brasil de comienzos de siglo de Terra Nostra hasta la ciudad imaginaria de Kubanacán. Además de estos cuatro estudios, el CGP cuenta con seis más, cuatro para sitcoms y dos para programas grabados en directo.

El proyecto Projac (por Projeto Jacarepaguá) comenzó en 1995 con la idea de reunir a las más de 40 instalaciones que Globo TV poseía repartidas en Río de Janeiro. De este modo, la compañía logró concentrar en un solo sitio las distintas fases de producción de sus contenidos audiovisuales, desde la pre-producción a la post-producción y efectos especiales.

La creatividad como principal herramienta

En las telenovelas de Globo TV las piezas engranan a la perfección. Si bien las instalaciones de CGP son el escenario ideal para la producción de series capaces de viajar a 130 países, éstas no serían nada sin la creatividad de sus guionistas, directores y actores. A lo largo de cuatro décadas, Globo TV ha creado un sello propio que lo distingue en todo el mundo y que, según el director Wolf Maia (Kubanacán, Uga Uga, Mujeres de arena, entre otras), lo diferencia de otras por la iluminación, el uso de planos largos y el ritmo narrativo.

La producción de telenovelas es un proceso continuo en Globo TV. Y es que la demanda de la principal cadena brasileña es constante. En este proceso, donde la creatividad juega un papel clave, los directores y guionistas se ven apoyados también por un departamento responsable de la planificación de las producciones (en algunos casos hasta con dos años de antelación) y de los recursos artísticos, donde se coordina a mil actores, 200 guionistas y 60 directores y se trabaja en la búsqueda de nuevos talentos.