Durante la última jornada de Conecta Fiction, el programa Ibermedia organizó una larga charla con miembros de la industria para fijar las bases de las que serán sus nuevas ayudas al desarrollo de proyectos televisivos. Tras más de 20 años de vida dedicados a la realización de películas, el programa se adentra en el terreno de la ficción. Charlamos sobre ello con Elena Vilardell, Secretaria Técnica y Ejecutiva y Víctor Sánchez, Coordinador de la Unidad Técnica.

Víctor Sánchez y Elena Vilardell, de Ibermedia

Cine&Tele: ¿Qué busca Ibermedia reuniéndose con los productores en Conecta Fiction?

Víctor Sánchez: Hasta ahora en Ibermedia el objeto de apoyar productos televisivos era residual, no había una vocación de financiar proyectos para televisión. Estaban contemplados pero de una manera casi anecdótica porque estábamos enfocados 100% al cine. El motivo de estar aquí presentes es empezar a trabajar con la industria, para confeccionar unas bases de apoyo al desarrollo de proyectos para series de televisión y multiplataforma. Queríamos tener su feedback y trabajar conjuntamente para identificar cuáles son los objetivos, necesidades e intereses comunes, definir los baremos de las ayudas, los entregables…

C&T.: ¿Hasta qué punto es importante tratar directamente con los futuros destinatarios de las ayudas?

Víctor Sánchez: Como somos un fondo que aglutina miembros de 22 países, en ocasiones es complicado establecer puntos comunes debido a las asimetrías entre los mismos. De ahí que sea fundamental este tipo de contactos directos con la industria para fijar unas bases y atender a sus necesidades particulares. Gracias a estas conversaciones hemos podido alcanzar el consenso de crear unas bases comunes que serán presentadas al Consejo Intergubernamental de Ibermedia. Eso sí, no hemos evitado entrar en definiciones concretas porque nos interesa ser flexibles de entrada e ir afinando a partir de ahí.



C&T.: ¿Habéis definido los requisitos concretos de los proyectos que se aceptarán?

Elena Vilardell: Tenemos el problema de que las definiciones cambian cada día. Hoy podemos establecer que la duración mínima de los capítulos sea de 20 minutos y mañana lo ideal pueden ser 15. Entrar en definiciones en formatos de ficción no vale de mucho, incluso cuando llegan a las plataformas se modifican para adaptarse a sus estándares. Entonces preferimos partir del concepto general de apoyar a series de ficción con una duración mínima acumulativa de 90 minutos en toda la serie –dividida como quiera el productor-. Ofrecemos una ayuda mínima de 25.000 dólares y una máxima de 40.000 dólares. Creemos que son unas cantidades que pueden ser interesantes para el sector.

Queremos que nuestras ayudas para desarrollar ficción potencien la figura del productor independiente de calidad, apoyar nuevas creatividades, darle libertad a profesionales diferentes que puedan ofrecer historias que no vengan enlatadas, como sucede muchas veces con las grandes compañías.

C&T.: ¿Cómo se ha fijado el importe de las ayudas?

Elena Vilardell: Creemos que la horquilla establecida es importante y novedosa. Hemos fijado por primera vez un umbral mínimo para evitar que se atomicen las ayudas. En muchas ocasiones nos hemos enfrentado a situaciones en las que, por querer agradar a todos, hemos terminado con casos de productoras que al notificarles la ayuda era tan pequeña que prácticamente renunciaba. De esta forma, decidimos apostar por menos producciones, más efectivas y que tengan sello de autor.

C&T.: ¿Qué particularidades se buscarán para la adjudicación de estas ayudas?

Víctor Sánchez: Buscamos algunas especificidades de las series, mapa de tramas bien desarrollado, descripción y arco dramático de los personajes completo… Sacaremos la convocatoria para 2020. Seleccionaremos entonces a tres analistas expertos que se encargaran de seleccionar a partir de esos criterios las series que se preseleccionarán para las ayudas.

C&T.: ¿Cómo han reaccionado los productores con los que os habéis reunido?

Elena Vilardell: Con entusiasmo. Hay muchas expectativas. Ahora tenemos que refinar un poco el proceso, exigir los criterios, normalizar los procesos de candidatura y que se ofrezcan garantías de que los candidatos que se presenten vayan a ofrecer un buen producto, más aún teniendo en cuenta que manejamos dinero público. Pero existe un espíritu de consenso muy bueno.

C&T.: ¿Puede una productora pequeña acceder a las ayudas?

Víctor Sánchez: Por supuesto. Queremos apuntar que empresas de reciente creación o equipo con experiencia previa, demostrable en una obra con  difusión nacional, también podrán presentar una solicitud. No solo grandes productoras. No queremos que nadie se quede fuera dentro de los límites del sentido común.

C&T.: ¿Se valora positivamente que el proyecto que se presente plantee una coproducción internacional?

Elena Vilardell: Es el primer criterio de la lista, que el proyecto esté destinado a una coproducción internacional. No es excluyente, pero es uno de los principales aspectos por los que concederemos preferencia. Las mejores series son aquellas que desde algo particular parten hacia lo universal, y creemos que las coproducciones son las propuestas que mejor responden a esta naturaleza.