Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

AECINE pone en valor la importancia de la promoción en sus jornadas anuales

1 diciembre, 2022

En este evento de la principal asociación española de productoras independientes, en la que se dieron cita productores, televisiones, plataformas y exhibidores, también se habló de los intereses comunes para el sector de la producción cinematográfica en España, la regulación de las ventanas de exhibición y se puso de manifiesto la necesidad de un acercamiento de los productores de cine a los exhibidores.

De izda. a dcha.: Rafael Sánchez, Rocío de Juanes y María Luisa Gutiérrez

 Convertidas en punto de encuentro de la industria, AECINE, principal asociación española de productoras independientesorganizó sus jornadas profesionales anuales reuniendo a los representantes de las principales cadenas de televisión, plataformas y exhibidores que hablaron con los productores sobre algunas de las claves del panorama cinematográfico del momento: la producción en tiempos de inflación, los nuevos hábitos de consumo de cine, la evolución de las ventanas de exhibición, la aglomeración de títulos en estreno o incluso los precios de las entradas…

Las jornadas, divididas en dos sesiones, fueron presentadas por la Presidenta de Aecine, María Luisa Gutiérrez, la secretaria general del ICAA, Rocío Juanes de Toledo y Rafael Sánchez, director de comunicación de Egeda, y tuvieron lugar en la Academia de Cine. 

La Asociación Estatal de Cine, AECINE, comenzó las jornadas poniendo el foco en los intereses comunes que unen a productores, televisiones y plataformas, miembros de un mismo ecosistema y condenados a entenderse. Y celebrando que por vez primera se sentaran todos ellos en una misma mesa abierta con ganas de buscar esos puntos de encuentro que puedan beneficiar al sector en su conjunto. El segundo día dio paso al acercamiento de los productores y los exhibidores en un diálogo constructivo en el que ambas partes compartieron inquietudes y problemas.

Primera jornada: Intereses comunes para el sector de la producción cinematográfica en España

Moderada por el productor Pedro Pérez, en ella participaron Emma Lustres (Vaca Films) y Edmon Roch (Ikiru Films) en representación de los productores independientes, José Pastor (RTVE), Jaime Ortíz de Artiñano (Atresmedia Ciney Álvaro Augustín (Mediaset) por parte de las televisiones en abierto y Manel Bueno (Netflix)María José Rodríguez (Prime Video) y María Rubín (Movistar Plus+) en la parte de las “mal llamadas” plataformas.

Emma Lustres abogaba por actuar pensando en el medio/largo plazo tratando de diluir las fronteras de los intereses individuales, en pro de los intereses colectivos y del favorecimiento del consumo local y global. La gran relevancia que algunos títulos adquieren en su paso por salas (independientemente de su resultado en taquilla) influye directamente en el éxito de su emisión posterior en televisión y en las plataformas. “Es positivo que los productores independientes podamos tener en las salas de cine una vía de ingresos”.

Por su parte, Jaime Ortíz de Artiñano (Atresmedia), como televisión que también produce, hablaba de la necesidad de “tener las ventanas lo más diferenciadas posibles”, defendiendo “un sistema en el que podamos maximizar las fuentes de financiación de las películas y sacar el mayor rendimiento de cada una, apoyando la promoción de las películas en el lanzamiento en salas para que luego arrastren el éxito durante toda la cadena de valor y las consecutivas ventanas, incluso en internacional.”

Movistar Plus+, María Rubín apuntaba también la necesidad de buscar nuevos  públicos. “Efectivamente ahora se consume más en plataformas, pero eso no significa necesariamente un incremento del número de clientes. (…) Hay un nuevo público joven con el que debemos conectar, un público que solo va a salas a ver películas que son un evento en sí mismas, como las de las majors, o las firmadas por Santiago Segura; y este año se ha beneficiado de este fenómeno, por ejemplo, Alcarràs. (…) En Movistar Plus+ nos encantan las películas comerciales y procuramos trabajar de la mano de A3, T5 y TVE para ello”.

José Pastor recordó que TVE no coproduce sino que participa en las películas pre comprando los derechos de emisión durante 10 años. “Queremos programar nuestros títulos y depender lo menos posible del cine americano. Para que esos títulos nos funcionen en televisión, es  importante  que  funcione  en  su  paso  por  el  cine. Por eso es clave el trabajo de marketing y posicionamiento de la película ante el espectador, si bien con 80 títulos (como es el caso este año), no tenemos el mismo espacio promocional para todas y cada película debe seguir su propia estrategia.” 

María José Rodríguez, ahora en Prime Video pero que estuvo antes en otros canales privados, incidió en la flexibilidad del modelo. “Para nosotros lo importante es lo que esa flexibilidad aporta al sector: muchísimas oportunidades de continuar creciendo.”

Álvaro Augustin que lleva 22 años en Mediaset, coincidía con sus compañeros y daba un paso más: “Nuestro modelo de negocio pasa por que la gente vaya a las salas y nosotros recuperemos allí la inversión que hacemos y por eso hacemos sólo 5 ó 6 películas al año, que no se pisen y que podamos convertirlas en eventos. Pero si la gente no va al cine y ese es nuestro modelo de negocio, tendremos  que adaptarnos a los tiempos,  sentarnos con las plataformas  y los  productores y buscar otros modelos.”

Se puso también de manifiesto el auge de producciones propiciado por la aparición de las plataformas, y el déficit de recursos profesionales y la inflación de precios que ello ha conllevado. Algo que urge a fomentar la capacitación de nuevos profesionales, pero también a buscar la autorregulación del mercado.

Yen cuanto a las relaciones entre los diferentes actores que integraban la ponencia, una idea recurrente  “la clave es vernos como socios y colaboradores complementarios”, apuntaban unos y otros.

Se habló también de la preocupación sobre cómo implementar algunas de las obligaciones que impone la nueva Ley General de Comunicación Audiovisual, especialmente en cuanto a la búsqueda de proyectos en lenguas cooficiales, pero sin olvidar la paradoja que supone el hecho de que para las televisiones no compute la producción de películas más ambiciosas en lenguas extranjeras, lo que limita nuestra proyección en el mercado internacional.

En el turno de preguntas se tocaron otros temas como la publicación de las cifras por parte de las plataformas, las estrategias para acercarse al público latino, la utilidad del hub audiovisual o la necesidad de establecer una mesa de trabajo que racionalice la aplicación de las medidas públicas de ayuda, pero el tiempo apremiaba y sin duda esos serán interesantes temas a tocar en próximas jornadas. Mientras tanto, Pedro Pérez concluía con una frase que resumía el espíritu de este primer encuentro: el camino es largo y unidos se puede recorrer mejor.

Segunda jornada. Productores y exhibidores, encuentros y desencuentros

La segunda jornada, destinada al acercamiento de productores y exhibidores, estuvo moderada por Pablo Nogueroles (Beta Fiction Spain), y contó con la participación de los productores Álvaro Longoria (Morena Films) y Kiko Martínez (Nadie es perfecto), junto a los representantes de algunas de las mayores cadenas de exhibición: Álvaro Postigo de MK2, Agustín Llorente de Kinépolis, Víctor Anaya de Unión Cine Ciudady Enrique González Macho, de Renoir.

Un encuentro que arrancaba rompiendo el mito de la cuota de mercado del cine español y celebrando que este año se encuentre por encima del 20%, pero con la pregunta en el aire sobre la saturación de estrenos en salas y la posible limitación del número de salas a las que pueda acceder cada estreno. Algo sobre lo que no todos estaban de acuerdo.

Álvaro Postigo apuntaba que “sí, hay una labor que deberían estar haciendo los distribuidores de selección, estamos  estrenando demasiadas películas. La referencia es 2022 respecto a 2019, antes de la pandemia, que ya fue un gran año con una presión de estrenos importantes. Estamos con 90 títulos más este 2022, eso hace que no todos los estrenos se puedan comunicar bien, no todos se pueden publicitar y promocionar bien, y los exhibidores lo notamos, son muchos títulos que hacen recaudaciones que no nos permiten protegerlos.”

Álvaro  Longoria  señalaba que “hay una inflación de títulos que muchos no ganan  dinero y lo saben,  pero les  obligan. La administración siempre va por detrás, el ICAA especialmente. No están al día en un mercado que cambia a toda velocidad. Para muchos. los cines son una plataforma de  marketing, favorecen que una peli tenga repercusión, cuando estrenas directamente un original en plataformas no tiene la misma repercusión que cuando lo hace en salas. Cuantas más opciones mejor.”

Por su parte, Agustin Llorente, argumentaba que “si hay muchos títulos o  no, lo decide el público. Tenemos un problema de costes estructurales muy grande, poner títulos en salas con 6 personas nos cuesta mucho, calefacción, luz… para recaudar 30 o 40 euros en algunas sesiones. Debemos trabajar en racionalizar un poco el mercado para hacerlo sostenible para todos los actores de la cadena. Entre los exhibidores hay cierta presión para poner los títulos, pero luego no vienen acompañados de un plan potente de marketing y comunicación, la gente no es consciente de los títulos que  hay en el mercado,  o no saben si  se estrena en plataformas o en cine, hay mucha confusión y nos encontramos con títulos con recaudación muy baja que nos hacen entrar en pérdidas.”

Enrique González Macho se mostró contundente. “Lo primero es distinguir entre estrenar y poner películas en cine. Uno de los problemas es que se hacen demasiados pases de  películas que no son estrenos, que por otro lado se incrementaron por la necesidad de las salas durante la pandemia porque había que exhibir algo. Se habla de estadísticas en cine, pero todas están falseadas: de 137 películas alemanas por ejemplo sólo se han visto 2, se han puesto por razones ajenas a criterios de exhibición, lo que desvirtúa los datos.”

Víctor Anaya  puso sobre la mesa el detalle lanzando una reflexión a los productores y distribuidores “Está claro con los números que sí hay demasiados estrenos, pero hay que bajar al detalle. Cuando se estrenan las películas grandes tienen su sitio, A todo tren por ejemplo, no tendrá ningún problema con el número de salas de estreno, pero las películas  medianas que se  han multiplicado por 8 ó 10  son las que tienen  problemas”.

Kiko Martínez, de Nadie es perfecto, iba más allá: “El mercado se regula solo, los datos son obvios, hay muchas películas. He trabajado con plataformas, pero el marketing y posicionamiento de una peli estrenada en salas no tiene color. Recuperar la sala como lugar prioritario, te da prestigio. Quizá debemos  hacer una reflexión  de qué tipo de pelis  hacemos, qué tipo de público va al cine. No es el mismo que ve una peli en una plataforma o en una sala la misma peli. Recuperar el público joven para las salas”.

Sobre la regulación de las ventanas, Álvaro Longoria declaró que “los productores nos adaptamos al mercado siempre.” Y apuntó que “cuando vamos a estrenar en salas no hay forma de monetizar lo que se va a hacer en cines. Por eso hay que buscar la ventana óptima para cada película. Un documental no puede tener una ventana de 4 meses, pero una como Campeones sí. Necesitamos un modelo más flexible, con opciones diversas.”

Víctor Anaya contestaba: “Somos el último eslabón de la cadena, cuando ponemos una película vuestra nos la creemos y la hacemos nuestra. Hay muchas películas todas las semanas y tenemos que elegir, y la que ponemos, creemos que es la que va funcionar. Y destinamos la comunicación y los recursos del cine a darla a conocer. Da igual que sea grande o pequeña. Tiene que haber una ventana. La experiencia del cine no se puede cambiar con nada”.

Álvaro Postigo se mostró firme defensor de las ventanas: “es muy urgente, es parte del problema. El caos en el que estamos tiene mucha culpa del problema de taquilla. Debemos sentarnos a negociar en  una mesa  donde todos  los  agentes  del sector se sienten  en  igualdad  de  condiciones.  En  esa mesa  queremos al ICAA como árbitro. Es importante volver al status quo que se rompió con la pandemia. Las plataformas no son un enemigo, son una forma más de TV con la que no tenemos problema en competir, la exhibición tiene peculiaridades y necesita esa ventana. Y hay muchísimo desorden en la comunicación de los estrenos… es más importante esto que el número de estrenos.”

Agustín  Llorente, de Kinépolís defendió también el modelo tradicional de ventana como un efecto multiplicador de un buen estreno en cines. “Pero la gente no sabe lo que se estrena, ya no se habla de cine y es culpa de todos. Se ha dejado de hablar de “cine en el cine”. Hay pocas noticas hablando de  nuevos  estrenos  de películas  en cines, y en la  mitad de ellas  el titular es para decir cuándo se pueden  ver en plataformas,  lo que incentiva  a la gente  a esperar  a su estreno en casa. Las ventanas son un componente económico importante, como exhibidores damos un porcentaje importante de la taquilla y en contraposición recibimos una peli hecha por unos productores estupendos, un producto muy bueno, unas campañas de marketing para dar a conocer las películas al público y una exclusividad para su explotación en cines”.

Kiko Martínez  apostaba  por  la flexibilidad  y  por  el  contacto  directo  con  los  exhibidores “He tenido algunos éxitos en taquilla y me ha ido bien con las plataformas, pero es incomparable la repercusión de un estreno en salas éxito. Antes las distribuidoras adelantaban el dinero, y ahora cuesta más. La clave de la ventana es la flexibilidad. Con el retorno actual en taquilla es difícil para el productor decir que no a determinadas ventanas. Deberíamos tener claro qué tipo de público va a las salas, cómo trabajar las campañas de promoción y marketing.”

Sobre el exceso de estrenos y la importancia del precio de las entradas, la productora María Luisa Gutiérrez,  presidenta de Aecine y fundadora de Bowfinger apuntaba que “los productores debemos tener mayor dialogo con los exhibidores. Un productor no entiende 16 semanas de ventana de cine cuando no se garantice 16 semanas en exhibición. Entiendo que cada cine es una empresa y si no llena, no va a tirar con esa peli. Cuando empieza este diálogo los productores somos conscientes que la luz ha subido, el gasoil, el coste de personal, todos tenemos un problema…” (…) “Somos defensores de la ventana de cine, pero hay  que hablar de los precios, nadie quiere hablar de precios. Hablar de que mi peli cueste lo mismo que la peli de superhéroes que ha costado 150 millones no tiene sentido, o que no valga lo mismo el primer fin de semana que los siguientes. Un precio que negociaría el productor con el exhibidor. Y por otra parte, ¿Debería haber un control de cantidad de títulos en cada centro?”

Kiko Martínez  ponía  en  valor también  la  promoción “Hay que trabajar con los actores para que se comprometan en las campañas y hacer lobby con la prensa para que cuiden el cine español. Para eso hay que tener más contacto con ellos, para que  el cine esté  presente en los  medios de comunicación.”

María Luisa Gutiérrez dejaba la pregunta en el aire: “Deberíamos saber por qué se ha ido el que se ha ido, y  por qué no ha vuelto a las salas de cine.”

Descarga la información más detallada y todas las intervenciones aquí.

Quizás también te interesen:

¿El cine se muere?

Así titulaba Luis Martínez, pero sin puntos de interrogación, un extenso artículo publicado en el diario El Mundo hace tres años,

Leer más...