Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

“Best Digital sigue siendo el único estudio en España con certificación Dolby Atmos Premier”

30 agosto, 2022

Best Digital es la empresa de postproducción sonora de referencia en España. Se ha posicionado como líder gracias a su apuesta por la innovación y la vanguardia tecnológica. Con el objetivo de repasar su historia y conocer sus últimas novedades, hemos ido a sus instalaciones en Boadilla del Monte para charlar con Esther Gómez  y Víctor del Castillo, CEO y Director Técnico respectivamente.

Víctor del Castillo y Esther Gómez, director técnico y CEO respectivamente de Best Digital.
Víctor del Castillo y Esther Gómez, director técnico y CEO respectivamente de Best Digital.

Cine&Tele: ¿Cómo empezó Best Digital y cómo fue creciendo y adaptándose a las últimas tecnologías para estar siempre a la vanguardia del audio para el cine?

Víctor del Castillo: Empezamos en el año 1989 con dos estudios. Uno estaba en Madrid, en la calle Orense, 22, donde teníamos dos salas de grabación, dos de mezclas y una sala de control de calidad. Y contábamos también con otra infraestructura en Santiago de Compostela. Empezamos en un momento en el que había cierta crisis en el mundo del doblaje, pero con mucho esfuerzo conseguimos mantenernos así varios años hasta que decidimos ampliar nuestra oferta y construimos unas nuevas instalaciones en Boadilla del Monte, en la calle Mártires, 6. Ahí aplicamos todas las nuevas tecnologías, comenzando a trabajar en digital haciendo mezclas automatizadas, que en aquella época era muy innovador.

Dejamos el estudio de Galicia y pensamos que teníamos que meternos a fondo en la distribución, doblaje y mezclas para películas de cine. Así, empezamos a diseñar en el año 2007 el actual estudio situado en la Urb. Las Lomas en Calle Valle de Belagua número 29, también en Boadilla.

Estudiamos el mercado, las salas y la tecnología que había en ese momento y lo primero que pensamos es que necesitábamos un partner tecnológico que nos garantizara la mejor calidad sonora para nuestro estudio. Hablamos con Dolby y en ese momento acababan de lanzar una nueva certificación que se llamaba Premier. Todavía no existía el Atmos Premier.

Con esa certificación, lo que estaba intentando construir Dolby era una red mundial de estudios de muy alta calidad, para poder, por ejemplo, mezclar la música de una película en Londres, continuar con la mezcla en París y finalizarla en Madrid. Todo eso a través de una red de estudios homologados con la máxima calidad de audio.

Sala Dolby Atmos Premier de Best Digital
Sala Dolby Atmos Premier de Best Digital

Construimos la primera sala Dolby Premier en España y la cuarta del mundo con esta certificación. Era una sala 5.1 / 7.1 para la que buscamos también el mejor equipo de proyección porque la calidad de imagen, evidentemente, es muy importante. También implicaba un control exhaustivo del volumen de la sala, del número de faders o incluso del grosor de los cables de los altavoces.

Pero lo más importante que había que controlar era la acústica, con una respuesta de ecualización y reverberación muy concreta, difícil de conseguir. Hicimos un esfuerzo de diseño y de tratamiento sonoro para conseguir esa calidad. También usamos algunas técnicas muy curiosas, como el uso de sistemas de agua para refrigerar (suelo radiante), con lo que conseguíamos un ruido de fondo era muy parecido, casi igual de atenuado como el de algunas cámaras anecoicas que se usan para experimentos científicos.

En definitiva, intentamos llegar a la máxima calidad. Salimos muy fuertes y empezamos a mezclar películas muy importantes. Películas que se mezclaron aquí ganaron premios Goya y nos dieron mucho prestigio. Empezamos a trabajar con grandes directores como Álex de la Iglesia, Santiago Segura, Alejandro Amenábar, Roland Joffé y Hugh Hudson.

En 2013 llegó otro avance tecnológico y empezaron a aparecer nuevos formatos de sonido. Ya no era 5.1 o 7.1, era sonido en tres dimensiones, por decirlo así. El sistema que se implantó fue Dolby Atmos y nosotros adoptamos ese formato. La primera película que mezclamos en Dolby Atmos fue Las brujas de Zugarramurdi de Álex de la Iglesia, que ese año ganó el Goya al Mejor Sonido. Fue un acicate muy importante y ese año fuimos el estudio europeo que había mezclado más películas en Dolby Atmos. Esta certificación se sumaba a la Premier y así logramos el sello Dolby Atmos Premier. A día de hoy, seguimos siendo el único estudio en España con certificación Dolby Atmos Premier.

Por otro lado, en 2015, montamos la primera sala Dolby Atmos Home Entertainment que hubo en España, la segunda en Europa.  Hicimos los primeros másters para DVD de películas españolas en Dolby Atmos Home Entertainment.

Otro hito fue hace tres años. Se nos planteó el desafío de hacer las mezclas de la primera película de animación que hizo Netflix en el mundo entero, que fue Klaus del español Sergio de Pablos. El equipo de diseño sonoro de Menos Doce DB confió en nosotros para realizar aquí la mezcla . Fuimos sometidos a pruebas por parte de Neflix y, al final, aceptaron nuestras configuraciones. Esto nos puso muy contentos, se mezcló aquí la versión original que luego se dobló a 53 idiomas. Fue nominada al Oscar a Mejor Película de Animación con la mezcla que se había hecho en nuestro estudio. Ahora también trabajamos en Dolby Atmos para películas de televisión.

 

C&T: A pesar de todo, los productores españoles no se deciden a mezclar en Dolby Atmos. ¿Hay todavía reticencia?

V.C.: Los productores inicialmente veían esta tecnología con cierta reticencia porque es más compleja e implica más horas de mezcla y mayores costes. En el caso de Dolby Atmos para cine, esos costes son aún mayores. Pero esto está cambiando y estamos empezando a hacer más películas en Dolby Atmos porque plataformas como Netflix o Movistar están empezando a pedir los másters en ese formato de sonido inmersivo.

Lo cierto es que si se hace la película para cines en Dolby Atmos, la adaptación para televisión lleva muy poquito tiempo. La mayoría de estudios de montaje de sonido, que son nuestros clientes principales, han modificado ya sus salas y todos trabajan en ese formato.

C&T: Después de Dolby Atmos Home Entertainment, ¿cuál es vuestra última novedad para el mercado de audio?

V.C.: Desde hace aproximadamente año y medio estamos colaborando con Dolby, trabajando en un nuevo formato que no es estrictamente audiovisual, pero sí es un formato de sonido. Es un formato espacial que se llama Dolby Atmos Music, que  pretende, a través de la tecnología que ya ha desarrollado Dolby con Atmos para cine y Atmos Home Entertainment, hacer distribución de música en alta calidad a través de plataformas de distribución, como puede ser Tidal o Apple Music.

Antes se distribuían en formato estereofónico y ahora se trata de pasarlos a un formato de sonido inmersivo. Normalmente, utilizamos una sala de mezclas que hemos adaptado a partir de las que teníamos con Dolby Atmos para cine y Atmos Home Entertainment y es una interpretación 7.1.4 con unas curvas muy concretas de ecualización. Se han hecho temas nuevos y también remasterización de temas clásicos, que así cobran una nueva vida.

Nos hemos dado cuenta de que el formato espacial para audio es una especie de amplificador de sentimientos.  A través de esta sensación espacial puedes estar en el centro de un coro de una de una ópera, o puedes estar escuchando al lado del Elton John y sintiéndolo de cerca de una forma muy emotiva. Por alguna razón, los músicos tienen menos complejos o menos ideas preconcebidas. Ellos han visto que el formato permite una nueva forma de expresión y la están usando porque siempre van buscando nuevas formas de llegar al público de forma más impactante.

Best Digital recibió hace unos meses un Premio Dolby Innovadores. De izquierda a derecha, Javier Gómez, Víctor del Castillo y Esther Gómez posando con el galardón.
Best Digital recibió hace unos meses un Premio Dolby Innovadores. De izquierda a derecha, Javier Gómez, Víctor del Castillo y Esther Gómez posando con el galardón.

C&T: ¿Cómo se puede disfrutar de esa nueva experiencia de audio a través de dispositivos individuales?

V.C.: Hasta ahora, para poder escuchar los formatos espaciales tenías que ir a un cine que tuviera una instalación preparada para poder reproducir dicho formato. Hacerlo en casa significaba tener un equipo que requería un cierto desembolso económico, además de que nadie quiere colgar altavoces del techo de su salón. Lo bueno de este nuevo formato es que tiene una distribución muy fácil a través de plataformas tipo Tidal o Apple Music,  que ofrecen la oportunidad de disfrutar de esa espacialidad a través del formato binaural. Esto nos ofrece la posibilidad de escucharlo con unos cascos normales, siempre que los medios de transmisión o distribución estén adaptados a los últimos cambios de software. Lógicamente, esto facilita mucho la distribución porque se puede escuchar a través de móviles y tablets que ya están habilitados con este formato.

En cuanto a radio, nosotros hemos participado en algunas experiencias que ha realizado RTVE. A través de Radio 3, se realizó una experiencia con una artista, María Arnal, transmitiendo un programa en directo desde el Museo del Prado, justo en la sala donde está el cuadro de ‘El Jardín de las Delicias’ de El Bosco. Con la ayuda de Dolby, se hizo una emisión en directo que probablemente sea la primera que se ha hecho en España con sonido Dolby Atmos. Poder emitir eventos en directo usando sonido inmersivo que luego podemos escuchar con cascos hace que se dibuje como un formato con  mucha difusión en el futuro próximo.

C&T: Este formato también es muy interesante para los podcasts y para las lecturas de libros, porque se les puede añadir efectos de sonido fabulosos.  ¿Cierto?

V.C.: Exactamente. Cuando hemos realizado alguna grabación de podcast, el resultado era muy parecido a las famosas radionovelas, que eran historias con mucho diálogo en las que se recreaban situaciones sin necesidad de utilizar la imagen. Mezclar un podcast en sonido inmersivo hace que todavía tengan mayor impacto, pues no sólo oyes una historia, sino que la percibes espacialmente, con sensaciones muy realistas.

Los diseñadores de sonido hablan siempre de una expresión muy bonita que es el “paisaje sonoro”. Entonces, imagínate espacialmente colocar un río a la izquierda, un pájaro que pasa por encima de tu cabeza, un viento que te rodea y una voz muy dulce que te está hablando en el centro. Solamente con cerrar los ojos, te elevas a nivel de sensaciones visuales.

C&T: El sector de los videojuegos está teniendo un crecimiento increíble y el sonido es fundamental para inmersión del jugador. ¿Estáis mezclando también para videojuegos?

V.C.: Es algo muy nuevo, pero los videojuegos están adoptando rápidamente estos nuevos formatos de sonido. Tenemos parte de nuestras salas adaptadas para hacer los previos de las mezclas para videojuegos.

Un videojuego no se mezcla como una película normal porque, dada su configuración, tiene muchas opciones, muchas posibilidades. No es una reproducción lineal de hora y media de duración sino que se ramifica como un árbol y escucharla completa puede llevar meses… De hecho, cuando se dobla,  podemos  grabar 50 horas seguidas de sincronización. Además de que también necesitan mezclar músicas.

Así que es muy interesante para nosotros y nos estamos adaptando. El desarrollo de un videojuego puede llevar 5 años y tienen presupuestos altísimos, algunos mayores que muchas producciones de Hollywood. Y con esos presupuestos, es lógico que también quieran aprovechar las posibilidades en sonido inmersivo.

Estamos empezando a trabajar en ese sector y los productores que ya han pasado por aquí están muy contentos. Trabajan de una manera muy diferente pero creo que una de las ventajas de Best Digital es que tenemos la mente abierta. No decimos que no a nuevos formatos y siempre estamos aprendiendo de nuestros clientes. Estamos convencidos de que los videojuegos van a ser una salida comercial para nuestras instalaciones.

Quizás también te interesen: