Un 5,02 –aprobado raspadillo-, es la nota obtenida por la cultura española según el Informe sobre Estado de la Cultura 2022, realizado por la Fundación Alternativas, que este año ha puesto el foco en el sector audiovisual.  

La Cultura española no suspende pero baja su nota respecto al pasado año

De izda. a dcha.: Inmaculada Ballesteros, Rosa Franquet, Cristina Andreu y Fernando Victoria de Lecea

Cine&Tele estuvo en la mañana del martes 21 de junio en la Academia de Cine para asistir la presentación del Informe sobre el Estado de la Cultura 2022 que ha puesto el foco en el sector audiovisual. Este informe realiza  un seguimiento sistemático de la realidad cultural en nuestro país, poniendo el acento en cada edición en un sector o perspectiva de especial relevancia y actualidad.

En la presentación han participado Diego López Garrido, vicepresidente ejecutivo de la fundación; Inmaculada Ballesteros, directora del Observatorio de Cultura y Comunicación y coordinadora del informe; Rosa Franquet, catedrática de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la UAB y presidenta de la Asociación Española de Investigación de la Comunicación (AE-IC); Cristina Andreu, presidenta de Asociación de mujeres cineastas y de medios audiovisuales (CIMA), y Fernando Victoria de Lecea, productor y presidente de Profilm.

De un vistazo

Antes de pasar a los comentarios de los asistentes, vamos a echar una mirada los principales datos del informe en el que, como viene siendo habitual, se recogen  los resultados de una encuesta entre profesionales del sector de cara a tomar la temperatura sobre el estado de la cultura. Y este año la cultura vuelve a aprobar pero con un raspadillo 5,02, lo que supone unas décimas menos que la nota obtenida el año pasado -que fue de un 5,2-, y un 3,4 de decrecimiento porcentual si se contrasta con la nota del pasado año.

La Cultura española no suspende pero baja su nota respecto al pasado año

El elemento más valorado de los creadores es el que se refiere a si  “los creadores se están aprovechando de las nuevas redes para conectar con sus públicos”, que recibe un 7,58; seguido del papel de la tecnología en beneficio de los autores, materializado en “los creadores se están aprovechando de las nuevas tecnologías para aumentar su creatividad”, con una nota media del 6,9.

Diego López Garrido

Pero el suspenso viene de la mano de la precariedad del sector y las políticas públicas. Así pues, la visión más pobre en el marco del estado de la cultura en España 2022 se fragua en la afirmación de si “los creadores consiguen una remuneración justa para mantener su trabajo”, con una calificación que no llega al 3,18; seguido de si “las  políticas públicas de cooperación exterior son suficientes y efectivas”, con un triste 3,74; seguida de la afirmación de si “las políticas públicas para la industria audiovisual tienen una estrategia clara y coherente“, que obtiene un 4,01.

En más detalle

La presentación ha comenzado con la bienvenida del recién elegido presidente de la Academia, Fernando Méndez-Leite,  quien ha dado paso a Diego López Garrido, que ha recordado que “la cultura representa el 2,4 del PIB español, lo que supone una aportación enorme”.  El vicepresidente ejecutivo de la fundación ha explicado que “este año hemos escogido como preferente a la industria audiovisual porque ha experimentado unas de las primeras transformaciones en todo el mundo. También tratamos la oportunidad que se abre, veremos si se transforma en realidad, con el Hub Audiovisual español, o Ley General de Comunicación Audiovisual, que se votará este miércoles 22 de junio en el Senado tras su paso por  el Congreso con una cierta polémica por cierto, con el tema de los productores independientes, al parecer sin cambios; o la futura Ley del Cine y la Cultura Audiovisual que será objeto también de tramitación parlamentaria”.

Inmaculada Ballesteros ha sido la encargada de revisar los aspectos  destacados del informe, indicando los capítulos que lo integran, como por ejemplo las políticas de internacionalización del audiovisual español, “un tema que nos viene preocupando desde el primer informe en 2011, pues no han dado buenos resultados”.  Según Ballesteros, “afrontar esta cuestión nos ha hecho advertir que la presencia internacional de los contenidos audiovisuales producidos en España ha evolucionado positivamente, pero hay mercados que empiezan a manifestar síntomas de fatiga cuando deberían ser prioritarios, como el latinoamericano y el europeo. De hecho, el Observatorio Audiovisual Europeo refleja que las películas españolas no están en los primeros puestos ni de las exportaciones ni de las obras europeas más vistas, algo que también sucede en el Observatorio Iberoamericano de la Ficción Televisiva, que apunta que entre 2019 y 2020 hay poquísima presencia de producciones españolas en las pantallas iberoamericanas”.

Inmaculada Ballesteros

El siguiente capítulo habla de la propiedad intelectual en el audiovisual que, entre otras, “repasa la situación de los autores y apunta que nuestro país reconoce el derecho de remuneración a todos los autores europeos y nacionales firmantes del convenio de Berna, pero para los autores españoles no existe reciprocidad”.


Fernando Victoria de Lecea: Uno de los problemas que tiene la cultura en este país es que no se la ha considerado  industria”


En el capítulo de la presencia de la mujer en el sector audiovisual “que está en cifras bastante precarias, sobre todo en puestos directivos y pensamos que sería  importante seguir haciendo esfuerzos”, para saber porqué es importante el papel de la mujer, no solo en la creación de contenidos.

“Este año incorporamos un estudio sobre la sostenibilidad de la industria y hemos presentado los dados de impacto del sector, datos que nos parecen mejorables e incluimos una vía que nos permita reducir la huella de carbono en toda la cadena de valor del audiovisual”. Un tema que, según Ballesteros, va a tener recorrido a lo largo del año porque, por ejemplo, “en el marco del Hub hay muchas producciones internacionales que ya vienen con protocolos de reducción de impacto y hay que intentar incorporar esos protocolos que nos llegan de fuera”.

Hay un capítulo sobre la importancia de la televisión “y la importancia de su reinado que aún reviste en el sector audiovisual y que se enfrenta a retos muy importantes para intentar ofrecer contenidos de calidad que estén a la altura de esa competencia nueva que se encuentra en las plataformas y hablamos de que la televisión está abocada a adaptarse a los nuevos tiempos si quiere sobrevivir”.

También el informe de este año destina un epígrafe a la legislación, la Ley Audiovisual y La Ley de Cine, en el que “intentamos explicar porqué existen dos leyes que afectan al cine, porqué una está en manos de Economía y la otra de Cultura, cuáles son las competencias de cada una de ellas y analizamos el contenido tan tortuoso que hemos tenido estos últimos meses”.


Cristina Andreu: “No creo que la Ley de Cine pueda subsanar los errores que se han cometido con la Ley Audiovisual”


Además de esa primera parte, hay otra que incluye aspectos transversales tales como “el efecto en los derechos culturales de la Inteligencia Artificial, porqué la cultura no está en estos debates del desarrollo de la IA o las galerías de arte.”

Tras la exposición, Ballesteros dio paso a un debate con el resto de los componentes de la mesa. Entre otros temas se ha comentado el Hub Audiovisual. Fernando Victoria de Lecea indicó que el Hub “siendo positivo, lo considero como algo global; no creo que sea algo que quiere vender a España a los productores internacionales. Uno de los problemas que tiene la cultura en este país es que no se la ha considerado  industria. Mi esperanza es que el Hub sea algo que nos asemeje más a la industria tanto a nivel nacional como internacional y a nivel exportación”. Como ejemplo explicó que “soy productor de cine de imagen real y estoy inscrito en Industrias Culturales del Ministerio de Cultura, sin embargo una productora de cine de animación está inscrita en el Ministerio de Industria, por esa diferencia una productora de cine de animación tiene derecho al I+D+i, sin embargo yo, como productor de cine real, no tengo acceso a ello. Creo que el Hub tiene que asumir la consideración de industria de toda la cultura y alinear las herramientas”.

Fernando Victoria de Lecea

El presidente de PROFILM ha recordado que “la producciones tanto nacionales como internacionales son generadoras de riqueza”.

Entre sus puntos de vista  Cristina Andreu, ha apuntado que “no creo que la Ley de Cine pueda subsanar los errores que se han cometido con la Ley Audiovisual”. Sobre el Hub se plantea si “España va a ser solo un plató o  va a mostrar lo que es el país. Si solo es un plató es bueno para la industria, pero no para nuestra cultura”. Como ejemplo internacionales ha explicado que “Bulgaria es un plató con estudios para películas americanas, pero donde no se ve la identidad del país; por el contrario,  tenemos el ejemplo de Corea del Sur que ha decidido invertir en cultura, y todos sabemos que es un país importante, que no solo está debajo de Corea del Norte, que muestra toda su idiosincrasia e incluso une película surcoreana ha ganado un Oscar. Eso es lo que me gustaría saber sobre el Hub, si va a ser solo un plató donde se viene a rodar o es un producto cultural”.

Cristina Andreu

La presidenta de CIMA también ha puesto sobre la mesa el tema del audiovisual en la educación: “Mientras que el audiovisual no sea una materia importante en la enseñanza, no podremos avanzar”. Y también ha abogado por crear un Consejo Audiovisual, “como el que existe en otros países del entorno europeo”.

“La industria audiovisual ya sabemos hace tiempo que tiene mucha importancia y genera riqueza en todos los países”, ha afirmado Rosa Franquet, “pero también sabemos que la industria ha tenido los pies de barro como, en general, han tenido todos los sectores industriales españoles”. También ha defendido la calidad de los profesionales “hay excelentes y los jóvenes se reciclan muy fácilmente”.

Rosa Franquet

Tras un turno de preguntas entre los asistentes, Ballesteros ha pedido a los intervinientes  una ronda final:

  • Fernando Victoria de Lecea: “los políticos están un poco al margen de la realidad social. Lo que ha pasado con la creación del Hub Audiovisual, no se ha consultado a PROFILM o, que yo sepa, a ninguna persona del audiovisual para crearlo. Pero no es un caso aislado, tampoco preguntaron sobre el cambio de reforma laboral, por ejemplo. Creo que los políticos deberían tener en cuenta al sector. Está muy bien el plan estratégico, los presupuestos, los temas que aparecen en titulares, vaya, pero  hay que llevarlos a cabo pues al final siempre pasa por los profesionales”.
  • Cistina Andreu: “Creo que en la Ley Audiovisual los políticos no han estado a la altura, no han entendido de lo que estábamos hablando y creo que hemos hecho mucha pedagogía.  Pero no solo en este caso, sino en muchas ocasiones, situaciones que a veces se producen por los cambios del Gobierno, de secretarios o de ministerios, ya hay que volver a explicar de nuevo lo mismo. Me preocupan las leyes,  por ejemplo, cuando se dice que la Ley Audiovisual se puede subsanar con la Ley de Cine. No. Las leyes son las leyes. No vale de ‘va a haber decretos que modifiquen las leyes’. No, si  se aprueba una ley, se aprueba y se asumen las consecuencias, no eso de que luego se van a ir modificando, porque luego no se modifica o depende de la persona que tengas enfrente tuyo. O las leyes se cumplen y hay sanciones para los que no lo hagan o esto no avanza”.
  • Rosa Franquet: “La política también necesita de una regeneración como todos los demás sectores. Tenemos unas prácticas políticas del siglo XIX pero estamos en el XXI. Deberían plantearse cuál es su encaje con la ciudadanía, cuál es su rol. Entiendo que los políticos no puedan  preguntar a todos y cada uno de los agentes del sector cultural de forma particular porque no se acabaría nunca. Peri sí hacer un dictamen previo sobre un tema determinado, estableciendo objetivos y necesidades, estableciendo estrategias a 5, 10 o si se puede, a 15 años vista, siendo  el foco que se debería seguir con los diferentes agentes, implicándolos en cada uno de los procesos. Creo que la situación actual se puede mejorar, abogo por ello, creo en un futuro mejor de las prácticas”.

Puedes descargar el informe completo en este enlace.


A continuación, puedes leer la versión digital de la nueva edición de Cineinforme, dedicada especialmente a CineEurope 2022: