Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

El sueño de llevar a la TV la historia de la malagueña que fue Maharaní de Kapurtala

1 abril, 2022

La semana pasada se estuvo celebrando en Málaga la 25ª edición de su festival de cine, un evento que hace viajar el nombre de Málaga a nivel internacional. A lo largo de la Historia, ha habido muchos personajes nacidos allí cuyas vidas han brillado de manera notable a lo largo y ancho del globo. Una de esas personas fue Anita Delgado, la ‘princesa india’, una figura que acaba de ser reconocida por el Parlamento andaluz y de la que un productor lleva años queriendo hacer una serie.

'La princesa de Kapurthala (Retrato de Anita Delgado)', ólea sobre lienzo de Federico Beltrán Masses que está en el Museo de Málaga.
‘La princesa de Kapurtala (Retrato de Anita Delgado)’, óleo sobre lienzo de Federico Beltrán Masses que está en el Museo de Málaga.

La comisión de Cultura y Patrimonio Histórico del Parlamento andaluz ha aprobado recientemente, con el apoyo de todos los grupos políticos, una proposición no de ley (PNL) presentada por Ciudadanos (Cs) para reconocer la figura de la malagueña Anita Delgado, más conocida como ‘la Princesa India’.

Dicha proposición resalta que fue «una mujer adelantada a su tiempo» que «contribuyó a la lucha por los derechos de la mujer» siendo una «gran feminista pionera» que realizó actividades que estaban normalmente prohibidas para las mujeres de principios de siglo XX en la India.

Anita Delgado nació en Málaga, muy cerca del Teatro Cervantes pero su familia se trasladó a Madrid al poco de cumplir 10 años. Recibió clases de canto y empezó a realizar actuaciones en locales frecuentados por artistas. En una de sus funciones, el príncipe de Kapurtala quedó prendado de ella. La historia de amor acabó cristalizando y en 1907 se casó en París para finalmente poner rumbo a la India.

En Kapurtala se casó por el rito local y se convirtió en la quinta esposa del maharajá de Karpurtala, que construyó un palacio en su honor y la convirtió en su esposa principal. No obstante, en 1925, cuando su hijo cumplió 18 años, llegó a un acuerdo de separación y regresó a Madrid. Desde entonces su vida osciló entre Málaga, con temporadas en el barrio de Pedregalejo, y Madrid, donde acabó instalándose definitivamente y donde murió en el año 1962. Actualmente, hay una placa en su honor en la capital de España.

 

Exposición y proyecto de serie

Actualmente, la vida de la ‘princesa india’ y la de otras cuatro mujeres se puede visitar en una exposición en el Museo de Málaga. Delgado, que aprendió seis idiomas, protagonizó una actividad epistolar muy intensa. Muchas de estas cartas se conservan en el archivo del Museo de Artes y Costumbres de Málaga.

No obstante, el mayor legado sobre ella está en posesión del productor Juan Antonio Casado, que tiene en Madrid una colección con más de 400 objetos personales de esta mujer que llegó a ser Maharaní de Kapurtala.

¿Cómo llegó este profesional del audiovisual a adquirir este tesoro? El caso es que Casado quedó fascinado por esta mujer después de que se la diera a conocer la agente literaria de la novela Rastros de sándalo, que fue llevada al cine por María Ripoll.

Al productor le ofrecieron los derechos de los libros que la escritora Elisa Vázquez de Gey tiene sobre Anita Delgado y empezó a concebir un proyecto de serie, con el que sigue soñando a día de hoy.

Fue esa pasión la que le llevó a comprar a finales del año pasado el legado de esta mujer con buena parte de sus ahorros. Aunque ya le han ofrecido varias ciudades organizar una exposición con estas piezas, Casado quiere que se realice en Málaga. Mientras tanto, sigue trabajando para llevar al audiovisual la cautivadora vida de esta mujer.

Hay que añadir que hubo otro proyecto que quería llevar a la gran pantalla su vida. A principios de siglo XXI, Penélope Cruz se hizo con los derechos de la novela de Javier Moro ‘Pasión india’, una obra que no está autorizada por la familia de Anita Delgado, a quienes les indignó por sus supuestos ‘errores’ y ‘frivolidades’. Finalmente, dicho proyectó no salió adelante.

 

Quizás también te interesen: