Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Festival de Málaga, un recorrido por su historia: de 2013 a 2017

24 marzo, 2022

En Cine&Tele seguimos repasando algunos de los hitos de la historia del Festival de Málaga con motivo de sus bodas de plata. En nuestra página web podrás encontrar el análisis de  1998 a 2002, de 2003 a 2007, y también de 2008 a 2012. Hoy le toca al turno a los años comprendidos entre 2013 y 2016.

 

Juan Antonio Vigar en una mesa redonda junto a Pedro Pérez y Juan Ramón Gómez Fabra.

2013: Juan Antonio Vigar asume la dirección

El Festival de Málaga dio sus primeros pasos con Salomón Castiel como director del evento. El cargo fue ocupado en 2009 por Carmelo Romero, que venía de ser el coordinador de los mercados desde 2001. En 2013 sería el momento de la irrupción de Juan Antonio Vigar, tercer y actual director del Festival de Málaga. 

El nuevo responsable del certamen contó únicamente con cuatro meses para preparar la 15ª edición pero pudo solventar sin problemas el desafío ya que, hasta entonces, ostentaba el cargo de coordinador general del Festival. Romero pasó a ser asesor y miembro del comité de dirección.

El año 2013 no fue un año fácil en términos de industria y no hubo demasiada actividad al respecto. La crisis económica estaba azotando al sector, que además tenía que enfrentarse a unas exiguas ayudas públicas, un IVA disparado al 21% y una lóbrega situación laboral que abocó al cierre a muchos cines o a empresas tan ilustres como Alta Films.

El principal evento de industria fue el ‘Encuentro cinematográfico México-España’ celebrado en el Hotel AC Málaga Palacio. Un foro para dar a conocer la problemática de la coproducción internacional en general y, en concreto, entre estos dos países.

La mesa redonda de mayor interés fue ‘El audiovisual: nuevas formas de consumo para el siglo XXI’, moderada por la directora general del ICAA, Susana de la Sierra, y con la participación de representantes de Imagenio, Filmotech, Nubeox y Accedo TV.

En esa edición destacó también la exposición ‘Yvonne Blake. Cine de seda’ con algunos de los trabajos de esta famosa diseñadora de vestuario, que en 2016 sería nombrada presidenta de la Academia de Cine, y la presentación del proyecto ‘Euroscreen’, una iniciativa pionera para promover el turismo cinematográfico.

Combustión de Daniel Calparsoro fue la película de apertura de la 16ª edición del Festival de Málaga, que tuvo lugar del 20 al 27 de abril. Hubo 12 largometrajes a concurso y el jurado eligió como Biznaga de Oro a la Mejor Película a 15 años y un día de Gracia Querejeta, producida por Tornasol Films. Era la segunda vez que Gracia Querejeta se hacía con el máximo galardón tras alzarse con él en 2004 gracias a Héctor. Solamente Carlos Marques-Marcet, con 10.000 km y Los días que vendrán, y ella han logrado repetir.

Esta edición contó con un número aproximado de 80.000 espectadores. Las personas acreditadas fueron un total de 2.193, de las cuales 853 corresponden a periodistas. En este 2013 se inauguró la sección Málaga Première, un apartado no competitivo para complementar a la Sección Oficial mediante diversas temáticas y nuevas miradas y estilos.

2014: la foto fija del cine español

Gonzalo Salazar-Simpson y Luis Ferrón, junto a algunos ilustres antiguos alumnos. © Ana Belén Fernández

Como comentamos anteriormente, la sección Animazine nació en 2012. En el año 2014 recibió un impulso por parte de la organización mediante la creación del llamado Foro de Producción, que estaba dedicado tanto a la animación española como latinoamericana, y que estaba organizado por DIBOOS con la colaboración de FAPAE y el patrocinio del ICEX.

Un encuentro industrial único en España que suponía una plataforma en la que se integraban reuniones one-to-one con productoras, distribuidoras, televisiones y otros agentes financieros. El comité de selección, en el que estaba el propio J.A. Vigar, eligió 11 proyectos.

Otra novedad de esta edición fue el debut de unas ayudas a la creación audiovisual, convocadas para incentivar y dinamizar el tejido audiovisual malagueño y que, además de una aportación económica, ofrecían mentorías con expertos del sector. 

En el marco del certamen, volvió a celebrarse la rueda de prensa de los productores de FAPAE para analizar las últimas cifras del cine español y los temas más candentes. Este era el primer año en el que la comandaba Ramón Colom, que sustituía en la presidencia a Pedro Pérez.

Tras la experiencia del año previo con el ‘Encuentro cinematográfico México-España’, en 2014 se repitió esta iniciativa pero cambiando de país invitado. Así, se desarrolló el ‘Encuentro cinematográfico Argentina-España’ en el Hotel AC Málaga Palacio, en el que se presentó la situación de la cinematografía argentina, sus problemáticas a partir de experiencias concretas de productores y su normativa jurídica para regular las coproducciones. Hubo representantes del ICAA, Ibermedia, el INCAA argentino y FAPAE.

A lo largo de los años, los responsables del Festival de Málaga han recalcado que uno de sus objetivos es que el certamen ofrezca una foto fija del cine español Esto no sólo es válido desde el punto de vista de la programación de películas, sino que es extrapolable a las actividades de industria. 

En este sentido, un debate reseñable en 2014, celebrado en el Teatro Echegaray, fue una mesa redonda sobre la situación del cine en España. Moderada por el director del certamen, Juan Antonio Vigar, participaron Susana de la Sierra (ICAA), Juan Ramón Gómez Fabra (FECE), la productora Belén Bernuy y el director Luis María Ferrández (La pantalla herida). 

La 17ª edición del Festival de Málaga, desarrollada entre los días 21 y 29 de marzo, proyectó No llores, vuela de Claudia Llosa en la gala inaugural y comprendió 15 títulos a concurso en el apartado principal. La Biznaga de Oro a la Mejor Película se otorgó a 10.000 km. de Carlos Marques-Marcet, film de Lastor Media en coproducción con La Panda. En esta edición se congregaron en torno a 110.000 espectadores y participantes en sus distintas actividades.

2015: Málaga, en apoyo a las salas independientes

El Festival de Málaga, incluso en estos años de transición entre los Málaga Markets y el MAFIZ, siguió posicionándose como un punto de encuentro clave para la industria del cine.

En el año 2015, Málaga fue el escenario para la constitución formal de la nueva Red CineArte que, a través de una jornada, quiso poner el acento en la necesidad de apoyo a las salas de cine independiente. Hubo ocasión de escuchar a Detlef Rossmann, presidente de la Confederación Internacional de Cines de Arte y Ensayo (CICAE), y se repasó el modelo de Europa Cinemas, red que promueve la circulación de cine europeo.

Nacía con diversos objetivos, como la pelea por la reducción del IVA para la Cultura, apoyar iniciativas como Salva tu Cine o plataformas como Youfeelm, el reconocimiento legal de la figura de los Cines de Arte para un posterior tratamiento fiscal bonificado o el impulso de la educación cinematográfica. Esta red desapareció años más tarde pero su testigo lo ha recogido la asociación Promio.

El grupo Atresmedia ha sido, en su papel de patrocinador, una figura indispensable del Festival de Málaga. En esta edición, Mikel Lejarza recibió en el Hotel AC Málaga Palacio la Medalla Lumière del Cine de manos del presidente de la Fundación, Antonio Mayoralas, en presencia de Juan Antonio Vigar, director del certamen. 

El 20º aniversario de la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de Madrid (ECAM) fue objeto de un acto de homenaje, que contó con la presencia de su director, Gonzalo Salazar-Simpson; su anterior responsable, Fernando Méndez-Leite; y algunos de sus más destacados antiguos alumnos.

Otras actividades de industria en esta edición fueron el acto de entrega al Festival de Málaga del Premio Platino por su labor de fomento y difusión del cine en español, la Asamblea General que celebró allí Spain Film Commission, la presentación del acuerdo entre la sociedad de garantía recíproca Crea SGR (entonces llamada Audiovisual SGR) y la entidad francesa Natixis Coficiné, o la jornada ‘Animación al descubierto’ que organizó Animum y en la que participaron miembros de Lightbox Animation, Ánima Kitchent y Ficción Producciones.

En lo que respecta al ámbito del festival, la 18ª edición se celebró del 17 al 26 de abril, dando el pistoletazo de salida con Hablar de Joaquín Oristrell. El primer largometraje como director del actor Daniel Guzmán, A cambio de nada, producido por The Spanish Ratpack, La Mirada Oblicua y Zircocine, se llevó la Biznaga de Oro a la Mejor Película.

Las cifras de esta edición supusieron un crecimiento de un 10% en el número de espectadores (unos 122.000 espectadores) y de un 12% en las cifras de taquilla. Las personas acreditadas fueron 2.077, de las cuales 1.004 correspondieron a invitados, 183 a Industria y 890 a periodistas.

2016: aniversarios y nuevas asociaciones

Enrique Cerezo, entregando un Premio Platino al Festival de Málaga por su labor de promoción y difusión del cine español.

Málaga volvió a convertirse en la capital de cine español en la 19ª edición de su certamen (22 de abril a 4 de mayo), en la que tuvieron lugar algunas actividades específicas para la industria. Como en ediciones anteriores, FAPAE, la confederación de asociaciones de productores  españoles del audiovisual, ofreció las principales cifras del cine español, en esta ocasión en una versión extendida con los datos del último cuarto de siglo, coincidiendo con el 25 aniversario de la organización. Pocos indicios había por aquel entonces de que dos años más tarde desaparecería la que había sido la principal representante del cine español desde 1991.

También Málaga fue el escenario de la presentación en sociedad de Procinema,  Asociación de Empresarios y Productores de Cine de Málaga que, recuperando el dicho de la unión hace la fuerza, nacía con la intención de llamar la atención de las instituciones y crear industria, no sólo en la capital de la Costa del Sol, sino también a nivel andaluz y nacional. 

Por segundo año consecutivo, la Fundación Audiovisual de Andalucía volvía al certamen para dar visibilidad y promocionar a los profesionales de la factoría andaluza en  una sesión de dinamización de proyectos, presentando  cinco nuevos largometrajes en diferentes fases de producción: 25 años por humor a la música rock, La gran ola, Alalá, Y si Adán no quiere a Eva y Cartas desde Argónida.

En 2015 tuvo lugar la fusión de Audiovisual SGR y Finanzas y Servicios Financieros SGR, que dio como resultado CREA SGR, que acudió al certamen malagueño para explicar en detalle los objetivos de esta  sociedad de garantía recíproca de ámbito nacional que, además de facilitar el acceso a la financiación mediante la concesión de avales a proyectos del sector audiovisual, incorporaba otros sectores como el juego, el ocio y el turismo. El director general de la entidad, Rafael Lambea, declaraba entonces que “la fusión nos ha dotado de más recursos y estamos dispuestos a seguir avalando proyectos porque hay que seguir haciendo cine y de todo tipo nos gobierne quien nos gobierne”.

Una de las grandes noticias fue que el cine documental recuperó una sección específica en la programación del festival. Una decisión aplaudida por todos los profesionales del sector que celebraron el regreso en el cuarto Encuentro de Cine Documental en Málaga, donde se tocaron todos los palos: la salud del sector, la producción, las nuevas formas de difusión, las políticas institucionales y la creación de nuevos públicos.

La Biznaga de Oro de ese año tuvo como ganador a Callback de Carlos Torras que, además, recibió otros dos galardones más; sin embargo, fue La propera pell (La próxima piel) de Isaki Lacuesta e Isa Campo, la que obtuvo  mayor número de premios. Por otro lado, la decimonovena edición también estuvo protagonizada por Paz Vega, Emilio Gutiérrez Caba, Santi Amodeo, Gracia Querejeta y Teresa Font, que recibieron los premios especiales del certamen.

 

2017: los Spanish Screenings se trasladan a Málaga

La 20ª edición supuso un punto de inflexión para el  Festival de Málaga. Por un lado, por primera vez en su historia, el certamen se abría a producciones latinoamericanas en su sección oficial y, por otro, recuperaba la cercanía y complicidad con la industria. 

Así, tras diez ediciones de  Spanish Screenings – Madrid de Cine se convirtieron en Spanish Screenings- Málaga de Cine, una actividad organizada por la extinta FAPAE, patrocinada por el Festival de Málaga y financiada por el ICAA, ICEX España, el Ayuntamiento de Málaga y EGEDA. 

Esta plataforma internacional de promoción de cine español partía, a priori, con dos buenas razones para su éxito; por un lado, buenas condiciones de comunicación para permitir la asistencia de público internacional y, por otro, las fechas (17 a 26 de marzo) a caballo entre el European Film Market de Berlín y el Marché du Film de Cannes.

Compradores internacionales, productores, agentes de venta o exhibidores participaron en la primera incursión de los Spanish Screenings – Málaga de Cine en el certamen, que acogió varias actividades como la sección Next from Spain, dedicada a la proyección de títulos en proceso de producción o  teasers de proyectos; proyección de películas españolas de reciente factura, el Industry Club, un espacio exclusivo con stands y mesas habilitadas para reuniones  con servicio de networking; un foro de coproducción –que ese año contó con Uruguay como protagonista-, o presentaciones y conferencias para debatir los asuntos más relevantes de  la industria cinematográfica o analizar tendencias de futuro.

Los primeros Spanish Screenings – Málaga de Cine se saldaron con la participación de 98 compradores internacionales procedentes de 35 países y 11 delegados de festivales, que realizaron más de 800 visionados de 41 películas españolas de las que 9 fueron premieres.

Por otro lado, el entonces Festival de Málaga. Cine en Español, que cumplía 20 ediciones, se clausuró entregando la Biznaga de Oro Honorífica al internacional y malagueño Antonio Banderas como reconocimiento a toda su carrera. Y los galardones de ese año estuvieron protagonizados por  Últimos días en La Habana de Fernando Pérez, que recibió la Biznaga de Oro a la Mejor Película Iberoamericana, y Verano 1993 como mejor película española.

Quizás también te interesen: