La asociación chino-europea que conecta a profesionales de la industria de cine, se ha asociado con la Mallorca Film Commission para el desarrollo de la séptima edición de su Project Lab, que tendrá lugar entre los próximos días 28 de este mes y el 1 de diciembre.

Bridging the Dragon se alía con la Mallorca Film Commission para celebrar su laboratorio

Project Lab de Bridging the Dragon, BTD,es un evento que ayuda a desarrollar proyectos para la coproducción entre los dos mercados y tiene como objetivo crear una comunidad de productores cinematográficos chino-europeos. Tradicionalmente, se celebra en una ubicación diferente para ofrecer a los participantes una experiencia múltiple. Y en esta ocasión, se desarrollará en Mallorca, organizado en colaboración de la Mallorca Film Commission, socio a largo plazo de BTD, que también busca mejorar su participación en las producciones chinas.

Debido a las restricciones de viaje, en paralelo se llevará a cabo también en Pekín conectando online a los participantes de ambos lado, que así tendrán la oportunidad de reunirse virtualmente en algunas de las sesiones, compartir opiniones sobre sus proyectos y establecer relaciones.

El mercado chino

En 2020, China superó a EE. UU. convirtiéndose en el mercado cinematográfico más grande del mundo. Aunque también sufrió los efectos de la pandemia, en los tres primeros trimestres de 2021 su taquilla alcanzó alrededor de 6.11o millones, muy por delante de otros mercados cinematográficos principales. El film bélico The Battle of Lake Changjin  recaudó 885,2 millones de dólares en la taquilla nacional, obteniendo el récord de película de mayor éxito en este territorio

Aunque en los últimos años el país asiático ha sido uno de los principales puntos de venta de películas internacionales, el mercado chino siempre ha sido difícil de abordar. La guerra comercial con EE. UU., las tensiones geopolíticas actuales, el aumento del nacionalismo local y el endurecimiento de la censura, que ha aislado al país del resto del mundo, han incidido para que la colaboración con socios extranjeros se presente, en principio, menos atractiva.

Los cinéfilos chinos han experimentado la falta de grandes éxitos de taquilla estadounidenses. Incluso el muy esperado Shang-Chi, claramente  con China en el punto de mira, aún no se ha lanzado en el continente, lo que nos recuerda que trabajar con el país oriental requiere una comprensión profunda del paisaje local.

Bridging the Dragon se alía con la Mallorca Film Commission para celebrar su laboratorio

‘ Shang-Chi’

Y precisamente, este es uno de los principales objetivos de la asociación Bridging the Dragon. En los últimos ocho años la organización ha implementado todo tipo de acciones encaminadas a dar a conocer el mercado chino y fomentar la colaboración entre los profesionales del cine de ambos lados.

Entre sus diversas iniciativas, cada año organiza un laboratorio de contenido chino-europeo. El inspirador think-tank es un taller de tres días abierto a productores de películas que tengan un interés concreto en trabajar entre los dos mercados. En él tienen la oportunidad de interactuar con expertos y tutores experimentados, analizar largometrajes chinos de éxitos, presentar proyectos entre China y la UE como casos de estudio y, en última instancia, crear relaciones.

Bridging the Dragon se alía con la Mallorca Film Commission para celebrar su laboratorio

‘Ennio’

El Project Lab ha fomentado una serie de valiosas colaboraciones, como la reciente coproducción  The Italian Recipe entre Italia, China y Alemania, que está preparando su lanzamiento en el país del dragón. Pero los resultados del Lab, y de la actividad de BTD, van más allá de las coproducciones puras. Se han apoyado varias otras áreas de la industria cinematográfica, como la venta de contenidos europeos a China, la producción online de películas chinas filmadas en Europa, la promoción de talentos o servicios. Un ejemplo reciente fue la participación de la compañía Jettone Films de Wong Kar-wai como coproductora y financiera de la película Ennio de Giuseppe Tornatore, presentada fuera de competición en la pasada Bienal de Venecia.

Las producciones españolas en China

BTD siempre ha tenido una fuerte presencia de productores españoles. Las películas nacionales, con su tradicional enfoque de género y altos conceptos, tienen un potencial especial con el público chino. Muestra de ello, es Contratiempo (The Invisible Guest), lanzado en China en 2017, que logró una recaudación cercana a los 26 millones de dólares en la taquilla local. Varias películas chinas populares como Dying to Survive y Soul Mate también se beneficiaron de equipos españoles involucrados en su postproducción. El éxito de los esfuerzos de España hacia China puede ser una buena inspiración para otras industrias europeas.

La película ‘Contratiempo’ fue un éxito absoluto de taquilla en China

El taller en Mallorca

Entre los participantes europeos de este año, hay una mezcla de figuras veteranas, todas con un interés específico en China. Así, entre ellos se encuentran el productor y distribuidor holandés San Fu Malthas, fundador de Fu Works (NL), una de las productoras líderes en Holanda; Olga Kashirina, productora creativa en Yandex Studio y jefe de desarrollo de negocios internacionales en Main Road Post (RU; el estudio de efectos visuales involucrado en algunos de los éxitos de taquilla más importantes de Rusia, como Michael Frenschkowski (brazo de producción de Red Bull, Terra Mater Factual Studios en Austria) o  Meg Thompson, vicepresidenta ejecutivo del experto en remake Global Gate (Reino Unido).

Entre los tutores chinos de este año hay figuras de renombre como Cai Gongming, fundador de Road Pictures, quien ha presentado Shoplifters en el país asiático; Patrick Huang de Flash Forward, conocidos productores de cine taiwaneses (A First Farewell, The Road to Mandalay); o Jane Zheng, productora de la película nominada al Globo de Oro The Farewell.

Algunos proyectos seleccionados, que presentan una variedad de géneros y estilos, servirán como casos de estudio para brindar a los participantes una mejor comprensión de lo que se debe y no se debe hacer y los enfoques correctos del contenido.

Desde el drama histórico A single Tree de Belgian TM Media Productions y Bulletproof Cupid, una historia de una científica china pionera en Bélgica que salvó a cientos de civiles belgas de los nazis, hasta la comedia romántica Mingming’s German, la ingeniosa y conmovedora historia de amor entre un intérprete simultáneo de chino que no habla ni una palabra de alemán y un joven músico alemán que producirá German Pantaleon Films.

La serie de suspense española Xibanya, sobre el ascenso y caída de un hombre de negocios chino afincado en España, producida por una de las compañías líderes en Spanien Dynamo, o el conmovedor drama musical de la Segunda Guerra Mundial Shadow Song, producido. También la animación de aventuras rusa La reina de las nieves y la princesa, quinta película de la franquicia basada en la historia de Hans Christian Andersen y producida por la empresa rusa Wizart Animation o De Beckham a Beijing, sobre un joven inglés que se hace amigo un niño chino.

Bridging the Dragon se alía con la Mallorca Film Commission para celebrar su laboratorio

Cristiano Bortone, director general de BTD, apunta que “a raíz de la pandemia, la industria global cambió drásticamente en solo unos meses, y de repente se centró de nuevo en la producción local para los streamers. Por el momento, todo el concepto de coproducción y especialmente el acercamiento a una realidad complicada como China ha perdido parte de su atractivo. Sin embargo, todavía creemos que, mientras se espera que la pandemia se resuelva y la gente comience de nuevo a viajar e intercambiar ideas, este enorme mercado será tan estratégico como siempre. Es importante estar preparado para ello y este es uno de los objetivos de nuestro laboratorio anual y de todas nuestras otras iniciativas “.

Pedro Barbadillo, responsable de la Mallorca Film Commission, comenta que, “como socio de Bridging the Dragon durante los últimos cinco años, la oficina ya ha llevado a cabo varias acciones en mercados como Shanghai para conocer a las productoras chinas. Hemos acogido varias producciones en la isla y estamos trabajando en otras. Ahora damos un paso más para impulsar la coproducción entre Europa y China, no hay duda de que es importante establecer vínculos en el cambiante panorama de la industria audiovisual” .