El editor de Cineinforme y Cine&Tele Online, Antonio Carballo, expone en esta carta abierta a Miquel Iceta diversas cuestiones fundamentales para el audiovisual español.

Carta abierta al ministro de Cultura y Deporte

Antonio Carballo (izquierda) y Miquel Iceta

“Estimado señor Iceta,

El pasado 22 de octubre cumplió usted sus primeros 100 días al frente del ministerio de Cultura y Deporte de España.

En su faceta deportiva sólo podemos felicitarle por la excelente cosecha de medallas que España ha recogido en los Juegos Olímpicos de Tokio, lo cual es sin duda un excelente comienzo para usted. A nadie le amarga un dulce, dice el saber popular…

En su faceta al frente de la Cultura española, sin embargo, el camino recorrido  en estos primeros 100 días sólo está lleno de reuniones con los creadores y los marchantes del cine, el teatro, el libro, la música, los museos, etc., pero aún no se atisba a corto plazo ningún resultado tangible. Como en la publicación que edito sólo hablamos de cine y audiovisuales, me centraré en ello dejando para otros colegas el análisis de situación de sus respectivas áreas.

En la nuestra, parece que siguen en marcha varios proyectos que ya estaban planteadas por su antecesor, tales como la redacción de una nueva Ley para el Cine, otra para el Mecenazgo, el Estatuto del Artista, etc. En fin, cosas que van para largo.

Por el contrario, de una manera fulgurante, en estos 100 días hemos sido testigos del sorpasso que le ha hecho el ministerio de Economía con la puesta en marcha del HUB AUDIOVISUAL, en el que se ha involucrado de forma personal no sólo la ministra de Economía, sino el mismísimo presidente del Gobierno. Este plan, dotado con 1.600 millones de euros, supera de forma astronómica a todo el presupuesto acumulado para el Cine por todos sus anteriores colegas ¡a lo largo de los últimos 20 años!

Y mis preguntas son: ¿qué cantidad de ese ingente capital va a ser administrada por su ministerio, señor Iceta?  ¿Se va a mantener la idea de inyectar fondos europeos EXCLUSIVAMENTE en las tres líneas anunciadas por el gobierno al que usted pertenece?

Empecemos por estudiar las dos alternativas que le plantea la segunda pregunta.

A) Si usted acepta obedientemente apoyar sólo a las empresas que presenten planes relacionados con la digitalización, la ecología o la igualdad de género, tal y como indican las directrices del Plan de Recuperación y Resiliencia de su gobierno, APAGA Y VÁMONOS.

El Cine es un mundo que ya superó hace 10 años, por sí mismo y sin ayuda a estatal alguna, el traumático paso a la digitalización total en su cadena de valor. Desde las cámaras para el rodaje hasta los proyectores de los cines, pasando por laboratorios, distribución telemática, cartelería, etc. son ya digitales desde entonces. En cuanto a ecología, vemos muy difícil que las empresas del sector puedan progresar en esta dirección. A excepción de los rodajes en exteriores, que producen los inevitables trasiegos de útiles de trabajo y desplazamiento de cientos de personas, el resto de las empresas realizan su labor de forma casi totalmente intangible. En eso precisamente consistió nuestro paso a la era digital hace una década.

Por último, en cuanto a igualdad de género, yo le puedo asegurar que en el mundo del Cine las mujeres reciben desde hace algunos años en España un mejor trato que los hombres. Pregunte usted a sus directores generales con cuántos puntos se premia a las películas dirigidas por mujeres cuando llega el momento de adjudicar subvenciones…

Así que, por ese camino, muy pocas, poquísimas empresas podrán beneficiarse de estas ayudas. Y, sin embargo, muchas están a punto de entrar en quiebra o han cerrado ya. Es como ofrecer ayudas para comprar gasolina a personas que tienen el coche embargado…

B) Pero si usted quiere defender de verdad el futuro del Cine en España, sólo tiene que copiar la legislación francesa. Aquí le resumo algunas de las cosas que pasan en Francia gracias a las cuales nuestro país vecino es el segundo productor, consumidor y exportador de Cine después de los USA:

1.- Disponer de un fondo estable para el ICAA, si es necesario convirtiéndolo en Ente Autónomo para dotarle de seguridad y agilidad como sucede con el CNC.

2.- Dotarlo de 500 millones de euros al año para apoyar la producción de cine y también de televisión, la distribución independiente, la exhibición, las industrias técnicas, la conservación de archivos y, por encima de todo, la PROMOCIÓN.

Si no se amplían las directivas de su gobierno, casi ninguna empresa de producción, distribución, exhibición y servicios técnicos podrán permitirse el lujo de comprar nuevos equipos digitales más eficientes por la simple razón de que están lastradas por fuertes deudas a causa de los 18 meses de inactividad debido a la crisis sanitaria.

Carta abierta al ministro de Cultura y Deporte

“El ministro de Cultura cuenta con tres mujeres de gran valía para llevar a cabo su labor!

3.- Implantar urgentemente un sistema legal y fiscal para que todas las empresas que obtienen beneficios en España colaboren con un porcentaje de sus ingresos al mantenimiento del sistema. Me refiero especialmente a las nuevas plataformas VOD. Esta colaboración entre empresas reduciría a la mitad la aportación del Estado para el sostenimiento del ICAA. Este es un tema recurrente, que ya defendimos en nuestras páginas en 1996, con motivo del Centenario del Cine Español, y que ahora defiende PROA.

4.-Crear un “Entrada Subvencionada” para que los menores de 16 años puedan asistir al cine de forma casi gratuita. Y apoyar todos los planes de iniciación al cine que ya existen en España, como por ejemplo el de la Fundación Lumière, que lo viene haciendo sin ayuda alguna desde hace más de diez años

5.- Crear un sector de “Artesanado”, exento de impuestos, donde estarían todos los cines privados que funcionan en poblaciones de menos de 10.000 habitantes. Uno de los motivos que producen la “España vaciada” es el cierre de cines en estas poblaciones. En este apartado deberían estar también las restantes empresas de distribución, producción, etc…  que a pesar de su reducido tamaño contribuyen con su talento y su esfuerzo a mejorar la calidad y difusión de nuestra producción cine y tv.

6.- En las pequeñas poblaciones que cuentan ya con una Casa de la Cultura, conseguir un acuerdo con la FEMP para que estas instalaciones funcionen los sábados y los domingos. Quizá eliminase usted muchos de los “botellones” en los que la gente joven pasa sus ratos de ocio por falta de alternativas.

Creo que algunas de estas ideas no se las ha presentado nadie aún. Pero son básicas para el funcionamiento y la mejora del ecosistema cultural español.

En cuanto a la primera pregunta, y en consecuencia con todo lo antedicho, opino que si usted no lucha en el Consejo de Ministros para modificar o, al menos, ampliar las tres líneas generales de digitalización, ecología e igualdad de género, el ICAA podría seguir funcionando (o aparentar que lo hace) con su famélico presupuesto.

Pero si usted es valiente y lucha por lo que le he detallado más arriba, pasará a la historia como el gran salvador de nuestra industria audiovisual. Y con esto quiero decir simplemente que los 1.600 millones disponibles NO PUEDEN ser dedicados únicamente a convertir a nuestro país en un territorio “de servicios”, fundamentalmente para los extranjeros, como lo definió muy bien el señor Rajoy con su política de explotar los recursos físicos de España y dejar abandonadas a nuestras empresas de servicios a la población y a nuestros excelentes creativos.

Es necesaria una ayuda DIRECTA y URGENTE para las empresas actualmente asfixiadas por las deudas contraídas debido a los 18 meses de pandemia, o nos quedaremos sin industria para nuestro consumo interior.


 

Tengo la impresión…

Mientras le escribo esta carta, señor Iceta, tengo la impresión de que la he escrito ya antes una docena de veces. A sus muchos antecesores en el cargo, de cualquier color político.

La única y gran diferencia estriba en que es usted el primer ministro de la democracia que cuenta con una importante cantidad de dinero.

Un dinero procedente del Plan de Recuperación y Resiliencia aprobado por el Consejo de Europa para SALVAR a las empresas que funcionaban bien antes de la pandemia. No para aplicarlo en el desarrollo de políticas “progresistas” tan abstractas como la digitalización, la ecología y la igualdad. Antes de avanzar, hay que consolidar lo que ya teníamos.

Ya sé que mis cartas son difíciles de leer. Intento convencer de mis argumentos con cifras, hechos, situaciones comparativas, tratos discriminatorios… Soy demasiado prolijo. Es la consecuencia de haber manejado tantos datos a lo largo de muchos años. Pero, al final, mis propuestas se pueden reducir a una sola línea: actúe con sentido común. El sentido común tiene que estar por encima de los intereses partidistas.

Escuche, para resolver asuntos puntuales, a cualquiera de los 18 representantes de la Gran Industria Española que puede ver usted en este reportaje. Ellos tienen sentido común a raudales. El sentido común que están obligados a tener cuando llega el día de pagar las nóminas y a los proveedores.

Sólo quieren trabajar para crear riqueza, empleo y, en definitiva, mejorar la producción, distribución y exhibición de Cine en nuestro país.

Funde usted el CNC español contando con la participación de todos ellos en su Consejo de Administración y así no tendrá que realizar consultas cada dos por tres. Eso es eficiencia.

No sea más papista que el Papa y no consienta usted que la digitalización abusiva obligue a cerrar 300 cines en España. Hasta Disney ha recapacitado y ha dado un paso atrás en sus planes de encerrarnos en casa a todos para ver sus obras.

No consienta que nos quedemos sin la media docena de pequeñas distribuidoras que poseen todo el conocimiento para llevar al público el mejor Cine del mundo.

No permita usted, en fin, que nuestro rico catálogo de empresas se vaya al traste por culpa de algunos oligopolios que ansían quedarse con los 1.600 millones ofrecidos por el presidente Sánchez para la reconstrucción del tejido empresarial español. O tendremos que decir aquí, alto y claro, que el presidente nos mintió y que usted arruinó nuestro tejido de industrias culturales.


Antonio Carballo

Editor de Cineinforme – Cine&Tele Online”