El Director General de UTECA (Unión de Televisiones Comerciales en Abierto) analiza para Cine&Tele las particularidades de esta nueva Ley General de Comunicación Audiovisual que, según indica, perjudica a los operadores de la TDT en beneficio de los nuevos operadores que han aterrizado en el mercado durante los últimos años. 

Cine&Tele: ¿En qué aspectos considera UTECA obsoleta la futura Ley General de Comunicación Audiovisual?

Emilio Lliteras: Desde que en UTECA empezamos a tener conocimiento del nuevo texto hemos insistido en que hay una serie de asimetrías regulatorias claras, puesto que no regula de un mismo modo a todos los operadores del sector audiovisual. No solo no se establecen las mismas reglas para todos sino que a las televisiones nos impone incluso más restricciones y obligaciones que en el pasado.
El problema se no es nuevo, ya que la Ley vigente del 2010 ya nació sin adaptarse a la realidad de ese momento. Los dos textos del anteproyecto que se han hecho públicos repiten los mismos errores: se trata de una ley obsoleta. Hoy más que nunca el mercado audiovisual es único, algo que no contempla el anteproyecto, desde el momento en que reduce las obligaciones de los nuevos prestadores de servicios audiovisuales surgidos en los últimos años, muchos de los cuales son grandes multinacionales.
En resumen: nosotros seguimos teniendo las mismas imposiciones y nuestros nuevos competidores quedan exentos de las mismas, o de parte de ellas.

C&T.: ¿Es la asimetría en cuanto a tributación uno de los aspectos más lesivos de la ley?

E. LL.: Efectivamente. La directiva europea es una directiva de mínimos por lo que no entendemos porque al transponerla se obliga a unos operadores y a otros no. En un mercado único lo que pedimos es que se nos deje competir en igualdad.
Este problema afecta a todo el texto del anteproyecto y del mismo se derivan grandes diferencias entre competidores: ¿Qué restricciones tiene las plataformas de compartición de videos? ¿van a financiar RTVE?, si es así ¿cómo se calcula su facturación? ¿ qué normas están obligadas a cumplir a nivel publicitario?
Según los últimos informes conocidos, la inversión en digital es el doble que en televisión, ¿por qué entonces no se les exige las mismas obligaciones? ¿Cómo puede ser que no tengan, como tienen las televisiones en abierto, restricciones en materia de protección al menor, branded content, tiempo de publicidad, señalización de las mismas?

C&T.: ¿Cómo asimilan los operadores tradicionales estas diferencias hacia “los nuevos” agentes?

E. LL.: Es una situación incomprensible, única e inédita en los países de nuestro entorno, que se proteja más a los operadores internacionales que a la industria y al tejido audiovisual nacional. Nosotros hemos sido transparentes y directos con nuestras peticiones, que en realidad es una sola: queremos que todos juguemos en las mismas condiciones y sujetos a las mismas normas. Y si no puedes regular a algunos de los agentes del mercado, por lo que sea, entonces desregula al resto. Lo que no puede ser es que nos obliguen a jugar un partido de fútbol donde los jugadores del equipo local estamos obligados a jugar con los pies atados y el visitante corre a sus anchas.
El mundo de la publicidad está vinculado a los anunciantes. El anunciante tiene un presupuesto que decide invertir según sus objetivos y necesidades. En el momento en que los nuevos agentes del mercado están fuera de las restricciones publicitarias que nos exigen a las televisiones estamos perdiendo competitividad. Necesitamos una igualdad regulatoria para competir en igualdad de condiciones.

C&T.: ¿Una cierta liberalización normativa del mercado sería una solución factible?

E. LL.: La liberalización no es la solución, ya que generaría grandes riesgos. Nosotros pedimos una normativa igualitaria, porque en el ámbito de la comunicación hay temas muy delicados. Por ejemplo, el de la protección al menor, que por supuesto estamos de acuerdo con que debe existir y ser respetada. ¿Por qué puede llegar un canal de comunicación digital ofrecer videos de influencers con product placement que recomiendan consumo de un producto a los niños sin ningún tipo de limitación? ¿Es esa la sociedad digital que queremos para nuestros hijos? No pedimos una desregulación total, que es importante que exista, solo que se unifiquen las reglas para todos, y que se exija a las grandes plataformas internacionales más rigor en la necesaria protección al menor.

C&T.: ¿Qué consecuencias podría tener la aprobación del actual texto del anteproyecto?

E. LL.: Nosotros estamos transmitiendo nuestra inquietud al Gobierno, Ministro de Economía, Ministerio de Cultura y demás organismos implicados que tienen vinculación con la tramitación de la futura Ley. Si finalmente se aprueba de forma definitiva un texto similar al que hemos visto, restringirá de un modo muy grave el desarrollo y potencial de generación de negocio por parte de los medios tradicionales de este país, en especial los de menor tamaño. Incluso llevarlos a su desaparición, con la pérdida de empleo, pluralismo y diversidad que ello puede acarrear.

C&T.: Por si el cambio de modelo hacia el digital y la crisis del último año y medio no hubieran sido suficiente…

E. LL.: En UTECA tenemos cadenas pequeñas que se encuentran luchando por su supervivencia en la TDT. Los canales de televisión tienen implícitos gastos muy elevados, como el pago de la señal TDT, entre otros. Si desde las instituciones, ahora que tienen la posibilidad de unificar los criterios de competitividad entre diversos agentes del sector (televisión tradicional, medios digitales online y plataformas) no lo realizan, lo que consiguen es aumentar todavía más la desigualdad… Lo que nos jugamos con la futura Ley es la supervivencia de la industria audiovisual española, que hemos construido durante los últimos 30 años. Una industria que tiene una gran pujanza y prestigio internacional, pero puede desaparecer, devorada por unas multinacionales a las que el Gobierno está dispuesto a facilitarles una competencia en nuestro mercado con muchas menos reglas y obligaciones.

Puedes encontrar este y otros reportajes de interés, en la última edición de Teleinforme, dedicada a MIPCOM