La convención oficial de UNIC, CineEurope, cumple 30 años. Por culpa de la pandemia, el año pasado el evento tuvo que realizarse de manera online, pero ahora por fin los profesionales podrán volver a reunirse. Para hablar de este reencuentro y de la situación de la exhibición hemos hablado con Jaime Tarrazón, tesorero y vicepresidente senior de UNIC.

Jaime Tarrazón

Jaime Tarrazón

Jaime Tarrazón es uno de los miembros más importantes de Unión Internacional de Cines (UNIC), organismo de referencia en Europa en cuanto al gremio de la exhibición. Es CEO de los Cines Filmax Gran Vía y delegado de la Federación de Cines de España (FECE).

En un año tan crucial para la recuperación de este sector, CineEurope busca ser de nuevo un punto de encuentro a través del cual avanzar juntos. Además, este es un año especial porque se llega a la 30ª edición y la 10ª ya en Barcelona. “Eso todo un acontecimiento que merece un gran reconocimiento. Traemos una vez al año a toda la industria para que se reúna en nuestro país”, destaca Tarrazón.

Cineinforme: CineEurope suele ser en junio. Esta vez se celebra en octubre pero vuelve el formato presencial que no pudo hacerse en 2020. ¿Fue difícil tomar la decisión tanto de aplazarlo como de decidir lanzarse a lo presencial a pesar de que la evolución de la pandemia no es todo lo buena que cabría y con las restricciones de viajes?

Jaime Tarrazón: Por fin podemos volver a estar juntos. Eso es otra buena noticia. Había muchas ganas. Tomar esas decisiones, más que difícil, yo diría que fue complejo, por el gran montón de incógnitas que había —y en algunos casos todavía hay hoy— respecto a las limitaciones a los movimientos de las personas y la evolución del ritmo de las vacunaciones. Si algo nos ha enseñado la pandemia a todos los niveles es a adaptarnos y a saber  responder ágilmente a los retos que se nos presentan.


“Si algo nos ha enseñado la pandemia es a adaptarnos y a saber responder ágilmente a los retos que se nos presentan (…) La opción online para 2020 fue algo obligado pero queríamos al menos poder vernos las caras”


En junio de este año no se daban las circunstancias mínimas para celebrar el evento, por lo que se aplazó al 4-7 de octubre para poder tener la primera reunión presencial después de más de dos años. Ese es el mensaje que los miembros de la industria nos han hecho llegar y por eso agradecemos el esfuerzo que todos están haciendo.

Por supuesto que fue difícil, pero ni más ni menos como lo ha sido para todos los que estamos en esta industria. CineEurope es el gran punto de encuentro de la exhibición cinematográfica y precisamente lo que la pandemia nos impidió fue reunirnos. La opción online para 2020 fue algo obligado, pero queríamos al menos poder vernos las caras.

C.: ¿Qué se va a encontrar el asistente de CineEurope este año? Por un lado, ¿qué medidas sanitarias se van a implantar? Por otro, a nivel de conferencias, presentaciones y stands, ¿va a haber muchas diferencias? ¿La asistencia y el número de expositores se van a ver muy mermados?

J.T.: Las medidas sanitarias serán las propias de este tipo de eventos y vigentes actualmente, como son el uso obligatorio de las mascarillas y el respeto de las distancias de seguridad, como por ejemplo, en el Auditorio del CCIB. También se habilitará una área para test para poder atender todas las necesidades de los visitantes extranjeros que, para regresar a sus países, se les exijan determinados certificados.

Hay un programa muy completo de conferencias. En la edición de 2019 participó gente de 58 países distintos. Desgraciadamente esa cifra será inferior este año. Pero la gran mayoría
está haciendo esfuerzos importantes por venir. Eso va a condicionar también el número de expositores presentes, aunque lo que nos anima es que varios han manifestado que no van a fallar a la cita.

C.: ¿Las majors van a acudir como habitualmente con sus screenings y presentaciones de estudios?

J.T.: Todos los estudios han confirmado su presencia, a pesar de que las restricciones para viajar hagan que algunos no puedan desplazar a la mayoría de sus ejecutivos. No faltarán las proyecciones de películas, aunque no puedo revelar los títulos.

C.:  La exhibición ha sido el sector del cine más golpeado por la crisis. ¿Cuál es el impacto que valoráis que está teniendo en Europa? ¿Tenéis datos de los cines que están cerrando? ¿Qué medidas de apoyo  son necesarias desde los Gobiernos para evitar el desastre?

J.T.: Todos los países europeos han sufrido el impacto de la pandemia y las consecuencias de las medidas que los gobiernos han aplicado para atajar la crisis sanitaria.

Pero en muchos de esos casos, posteriormente han llegado las ayudas económicas a los exhibidores. Eso ciertamente ha evitado un gran número de cierres, pero esas ayudas deben continuar para acompañar la recuperación. Por eso todavía no tenemos cifras definitivas, pero vamos a trabajar para que se puedan evitar la mayoría de los cierres. Hay que seguir respaldando a las salas de cine desde el Gobierno..

C.:  La recuperación de la taquilla está siendo menos rápida de lo esperado y hay diferencias notables entre unos y otros territorios. ¿Cómo valoras su evolución y cuándo estimas que podemos volver a niveles ‘normales’?

J.T.: Yo creo que no hay que confundir los deseos con la realidad. El mercado se está recuperando al ritmo que nuestra sociedad va saliendo de la pandemia. Pero eso nunca se previó como un cambio rápido de la noche a la mañana. Otra cosa es que todos deseáramos que fuera así. Hay que ir recuperando, paso a paso, como se acaba de hacer al final de septiembre con la campaña de FECE a nivel nacional de YO VOY AL CINE. El público tiene ganas de volver a la pantalla grande y mientras sigamos ofreciendo nuevos estrenos con atractivo la respuesta irá en aumento.

El comportamiento del mercado en los distintos territorios europeos ha sido dispar, pero es que la mayoría de los gobiernos han cerrado los cines por largos períodos de siete meses o más. Imposible comparar.


“El mercado se está recuperando al ritmo que nuestra sociedad va saliendo de la pandemia. Otra cosa es que todos desearíamos que fuera más rápido. Hay que ir recuperando, paso a paso, como con la reciente campaña de FECE de Yo Voy Al Cine”


C.:  Uno de los aspectos que se critica en España es que cada región está regulando a su manera, provocando enormes desequilibrios en un mercado que requiere lanzamientos homogéneos a gran escala. ¿Crees que ese es uno de los grandes problemas?

J.T.: Ciertamente es así, pero eso es una cuestión política que escapa a nuestro control. El actual Gobierno español nos ha dejado muy claro que no va a haber homogeneización. Una vez más, habrá que adaptarse.

C.:  ¿Qué destacarías de la labor que ha hecho UNIC durante el año y medio de pandemia que llevamos?

J.T.: La valoración que han hecho los miembros de UNIC ha sido muy positiva, pues hemos estado por un lado luchando para concienciar a Bruselas de la importancia y de la necesidad de ayudar al sector de la exhibición y, por otro, se ha hecho un monitorizaje muy exhaustivo de todo la que sucedía en cada momento en cada país, para que el resto pudieran aprovecharse de las buenas experiencias y no caer en los mismos errores.

C.:   A nivel de interlocución con la UE, ¿hay visos de que se puedan recibir ayudas o regulaciones favorables para la exhibición? De los fondos de recuperación y resiliencia, ¿hay expectativas para que las salas de cine puedan beneficiarse?

J.T.: Lo primero que hay que dejar claro es que esos fondos vendrán de la UE, pero que serán los gobiernos nacionales quien los repartan y asignen. Con dos criterios ya marcados: digitalización y sostenibilidad. En el caso español se ha decidido que se vehiculen a través de las Comunidades Autonómicas.

Por lo tanto las decisiones dependerán de cada país. Lo que sí está haciendo ya UNIC, una vez más, es compartir y difundir lo acertado que se hace o se prevé hacer en cada país.


“Los experimentos de algunos estudios con las ventanas continuarán, pero espero y confío en que a medio plazo este tema se abordará con más sentido común y no por un impulso repentino para subir una cotización en bolsa”


C.:   Ha habido mucha polémica con respecto a la ventana de exclusividad. Aprovechando la pandemia, muchos estudios han lanzando títulos directamente en VOD o simultáneamente. Ahora parece que van retrocediendo pero las ventanas pueden acortarse. UNIC se ha pronunciado en contra de esas medidas. ¿Cómo de importante es que se mantenga el  sistema de ventanas y cómo crees que se va a recolocar todo en el medio plazo?

J.T.: En primer lugar, hay que señalar que quien manda hoy en esos estudios no son las mismas personas que estaban antes de la pandemia y que la mayoría provienen de ámbitos distintos a lo que nosotros conocemos como exhibición/distribución cinematográfico. Además, sus prioridades han sido el lanzamiento de plataformas de streaming.

La postura de UNIC es la defensa de la importancia de las ventanas por lo beneficiosas que son para toda la cadena de valor del audiovisual. Sin embargo su rol no es, ni puede ser, marcar la duración de las ventanas. Eso corresponde a las negociaciones individuales de cada uno. Y no son mis palabras sino que las cifras obtenidas desde el inicio del verano por esos grandes títulos que se han estrenado “sólo en cines”, que demuestran el camino a seguir.

Los experimentos de algunos estudios continuarán, pero espero y confío en que a medio plazo este tema se abordará con más sentido común y no por un impulso repentino para subir una cotización en bolsa.