España, segundo país europeo con mayor producción de ficción en horas

Esta es una de las conclusiones del ‘Informe sobre las oportunidades de los contenidos audiovisuales’ de PWC y la asociación de productores PATE, que busca exponer las características del sector desde diversas perspectivas e identificar las principales tendencias y oportunidades que moverán el sector de producción audiovisual en los próximos años.

España, segundo país europeo con mayor producción de ficción por horas

Iñigo Amezqueta, Alberto Gutiérrez de León, ambos de PWC, junto al director general de PATE, José Nevado, han sido los encargados de desgranar el informe que se ha presentado el miércoles 29 de septiembre en Ibserseries Platino Industria.

En este sentido, en la radiografía del sector destaca que España es el segundo país europeo con mayor producción de ficción por horas producidas y ya alcanzó las 75 series en 2020. En Europa se producen series con mayor presupuesto por capitulo y hora. Pero el crecimiento ha sido importante desde 2015, con 38 series hasta las 75 del pasado año, con un auge de las docuseries.

España, segundo país europeo con mayor producción de ficción por horas producidas

En 2019, previo a la pandemia, se produjeron 265 largometrajes frente a los 186 de 2009, con tendencia al género documental, mayor diversidad e inclusión, influencia de las redes sociales y la coproducción como método de exportación. Asimismo, se han producido 405 cortometrajes en 2019, con leve crecimiento desde 2015, a pesar de haber descendido el número de festivales españoles.

España, segundo país europeo con mayor producción de ficción por horas producidas

El cine, como consecuencia de la pandemia, pasó de facturar 661 millones de euros en 2019 a 265 en 2020, pero se espera una recuperación en los próximos años. En 2019 se vendieron más 100 millones de entradas y acudieron 104,9 millones de espectadores. Cada vez menos cines están concentrando más pantallas. Los grandes complejos de seis o más salas reunían en 2019 al 24,7 % de los cines.

Dentro del entretenimiento, el concurso es la mayor apuesta de las cadenas para generar audiencia y fidelizar a los espectadores. Los reality shows logran grandes cuotas y las OTTs han irrumpido en el género de entretenimiento, tradicionalmente arraigado, o en los programas de telerrealidad, valga como ejemplo el próximo lanzamiento de Insiders por parte de Netflix. Además, se están produciendo adaptaciones de formatos de éxito internacional, donde Atresmedia es la «reina», con Mask Singer, Veo cómo cantas o Family Feud, por citar algunos de los programas que ha emitido o emite Antena 3 en su prime time. Asimismo, también hay mayor presencia femenina y auge de programas de citas o encuentros con componente emocional.

El contenido informativo se encuentra muy arraigado a la ventana de la televisión, pero en los próximos años se desarrollarán nuevos formatos digitales para atraer al público joven con nuevos formatos más visuales, convergencia digital y desplazamiento hacia el canal online. La televisión es la ventana preferida para su consumo. Durante la pandemia, la televisión fue el canal de comunicación preferido por los espectadores.

España, segundo país europeo con mayor producción de ficción por horas producidas

El modelo de los derechos televisiones en competiciones deportivas está sufriendo muchos cambios en los últimos años y progresivamente están migrando a otras ventanas como las plataformas o televisiones de pago y por ello no resulta sencillo predecir cómo será el modelo de estos derechos, cada vez más fragmentados. Recordemos cuando la Fórmula 1, la Champions League o Moto GP se emitían en abierto y ahora están en manos de Movistar+ o DAZN.

España, segundo país europeo con mayor producción de ficción en horas

El informe también pone de manifiesto el crecimiento de la creación de contenido propio para redes sociales durante los últimos años, adaptándose a diferentes plataformas y formatos, lo que está suponiendo récords de audiencias y la gran popularidad están alcanzando los contenidos eSports. Por ejemplo, en 2019 casi el 23% de personas consumieron eSports en España.

En la radiografía del estudio también se apunta el crecimiento del mercado de las OTTs y plataformas de SVOD, y se espera una mayor expansión. Aunque esté cada vez más fragmentado las OTTs optan por contenidos originales y se espera que en 2024 alcancen en el mercado nacional 625 millones de ingresos.

Frente a eso la televisión en abierto sigue liderando por consumo y penetración, pero sus ingresos decrecen lentamente en la última década, aunque los tres grandes grupos aglutinen cerca del 70& de las audiencias al ofrecer contenidos de interés: informativos, crónica social, etcétera. La televisión de pago, por su parte, demuestra signos de madurez y sigue aumentando su facturación con la perspectiva de alcanzar 2.773 millones de euros en 2024 (el 27,4 % de los hogares españoles tienen este tipo de ventana y España es el segundo mercado más grande de Europa occidental de IPTV).

En los últimos años está habiendo una disrupción de nuevas ventanas digitales de emisión de contenidos, debido a los cambios en los nuevos hábitos de consumo. Las plataformas digitales han migrado al contenido de video y cada vez hay un incremento del video corto y una mayor profesionalización, no exentas de amateurs, con audiencias dominadas por la Generación Z, mayores audiencias y la posibilidad de que cualquiera puede ser creador de contenidos.

Tendencias, impacto económico y oportunidades para el sector.

El informe destaca  las siete tendencias que están marcando los cambios en el consumo audiovisual: Crecimiento y resiliencia; aumento del consumo de medios digitales frente a los tradicionales; la elección del Smartphone como dispositivo para visualizar contenidos de streaming; incremento de las suscripciones a plataformas de pago; las Smart TVs como impulsoras del crecimiento de las plataformas digitales; una tendencia a una nueva forma de consumo compulsiva y a la vez dispersa; y el descenso de la piratería derivado de la consolidación de las plataformas.

SOMEALTEXT

La industria audiovisual en nuestro país por sus características genera muchas dependencias con otros sectores económicos y todo ese ecosistema genera impacto en el conjunto de la economía española. El sector audiovisual representa el 28,3 % (8.323 M€) del total de las industrias culturales (29.432 M€) y esto supone el 2,4% del PIB español. Aglutina a más de 72.000 profesionales y más de 6.700 empresas y aportan miles de millones a las arcas públicas.

Este informe permite deducir que existen oportunidades que se relacionan con el formato, la forma y el contenido de las producciones audiovisuales e identifica varias: potenciación del género true crime; los concursos y realitys shows transmedia para buscar nuevas conexiones con la audiencia joven; producciones de temática eSports y videojuegos; adaptaciones de obras literarias españolas y guiones originales; nuevos formatos de contenidos informativos; y posicionamiento de las productoras para las OTTs.

En ese desarrollo también se observan las posibilidades que pueden traer consigo el desarrollo o adquisición de nuevas infraestructuras para la producción audiovisual: profesionalización de los creadores de contenido (influencers, streamers); aplicación de las nuevas tecnologías (pantallas LED y contenidos en 4 K); el desarrollo de nuevos hubs audiovisuales como espacios de formación e industria; la coproducción como palanca para la expansión internacional a través de las OTTs; la creación de un banco de imágenes para los escenarios virtuales; y la producción en platos virtuales apoyados en la realidad virtual y aumentada.

Y, por último, un apartado relevante relativo a la mejora en la formación: especializada y adaptada a la industria, una mayor inclusión de la mujer en este sector, innovar nuevos modelos que ayuden a monetizar de otro modo los tradicionales por exhibición; explorar nuevas vías de ingresos por merchandising; y la oportunidad que todo ello supone para las productoras independientes por su agilidad en un modelo cambiante como el actual.