En una reunión con el ministro de Cultura, Miquel Iceta, el presidente de ALÍA – Alianza de la Industria Audiovisual, Roberto Sacristán, también abogó por la creación de una agencia estatal independiente.

Las industrias técnicas solicitan a Iceta medidas para proteger a las empresas españolas frente a multinacionales

Los representantes de las asociaciones convocadas con Miquel Iceta y Beatriz Navas

Durante los últimos quince días el nuevo ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, está manteniendo una serie de reuniones con las principales asociaciones del sector audiovisual para conocer sus necesidades.

El pasado martes 31 de agosto, Iceta se reunió con Roberto Sacristán, presidente de ALÍA -asociación que engloba a las industrias técnicas -, y representantes de la Academia de Cine, la Unión de Cineastas, ACCION, ALMA, AA y FAGA, en la que también participó la directora general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales, Beatriz Navas.

El ministro escuchó las propuestas de todos los representantes de las asociaciones. En este sentido, Roberto Sacristán, en nombre de las industrias técnicas, transmitió a Miquel Iceta el agradecimiento por el interés demostrado al convocar esta reunión y destacó entre otras propuestas, la necesidad de promover la formación profesional como garantía de futuro para la industria, de modo que sea posible para las empresas del audiovisual español cubrir la alta demanda de perfiles técnicos cualificados y evitar la fuga de cerebros. Como ejemplo, se mencionó el hándicap de las empresas de postproducción, las cuales dedican grandes inversiones a formar trabajadores que, en muchos casos, se acaban marchando a trabajar fuera de España.

Las industrias técnicas solicitan a Iceta medidas para proteger a las empresas españolas frente a multinacionales

Roberto Sacristán, presidente de ALÍA y director general de Aluzine, una de las compañías que integran la asociación

En relación con este punto, ALÍA solicita un paquete de medidas para la protección de las empresas españolas frente el desembarco de multinacionales, dirigidas a aumentar la competitividad tanto en las producciones internacionales como a la hora de ofrecer las mejores condiciones a los trabajadores.

Otras propuestas recogidas durante la reunión incluyen una mayor protección de los presupuestos para la industria cinematográfica y la creación de una agencia estatal que sea independiente y gestione dichos presupuestos, como ya sucede en otros países de Europa. También se solicitó un aumento de partidas presupuestarias que ayuden al desarrollo del talento español.

Miquel Iceta coincidió en la necesidad de promover el talento y las empresas españolas dentro del espectro de la producción internacional. En este sentido, el ministro de Cultura explicó los proyectos que se encuentran sobre la mesa del ministerio y que se quieren desarrollar antes de que acabe 2021. Además de la búsqueda de un aumento de presupuestos para la cultura en general y el cine en particular, o la búsqueda de complicidades del sector privado, el titular de Cultura señaló, como deberes pendientes, la transposición de las directivas europeas del audiovisual y de derechos de autor, donde aseguró que el ministerio quiere aumentar la protección de las industrias nacionales dentro del marco europeo y la creación relativa a los derechos de autor.

Está también pendiente, en relación con cambios legislativos, el estatuto del artista. Por otro lado, España ha adquirido un compromiso con la Unión Europea para tener el texto de la reforma de la Ley del Cine preparado antes de que finalice el año. Finalmente, el ministro aclaró que los fondos europeos en relación al proyecto del Hub Audiovisual están enfocados sobre todo a cuestiones de modernización y digitalización para el cumplimiento de objetivos de tipo general.

En conclusión, Iceta resumió que, tras sus reuniones con los distintos interlocutores de la industria, se han recibido peticiones en tres ámbitos fundamentales: el aumento de las ayudas, la ampliación de la fiscalidad y la posibilidad de favorecer la inversión privada. Desde el Ministerio, informan, se procurará encontrar un equilibrio para intentar atender a todos los sectores de la cultura, teniendo en cuenta que nos encontramos en un buen momento para la consecución de objetivos, ya que la pandemia ha provocado una mayor demanda de cultura por parte de la sociedad y ello podría dar como resultado un clima favorable en la expansión del papel dinamizador del sector público en las cuestiones culturales.

Conoce a los socios de ALÍA en este enlace