Tras los thrillers Asesinos inocentes y Cuando los ángeles duermen, Gonzalo Bendala se adentra en el cine de terror con posesiones mediante La comunión, una producción sobre un sacerdote en plena crisis de fe que, para liberar a una devota niña poseída por el espíritu de una misteriosa santa, oficiará su primera comunión con el fin de acercarla a Dios.

Gonzalo Bendala

Gonzalo Bendala

El film tiene como referentes películas como El exorcistaLa profecía o La semilla del diablo, así como casos de posesiones que han avivado históricamente el eterno debate entre ciencia y espiritualidad.

La comunión es un terror cercano que refleja nuestros lugares y nuestra cultura. Con esta película pretendemos confirmar que nuestro horror local puede ser, sin duda, el más universal”, indica la productora Marta Velasco, que remarca la idea de “retratar miedos en espacios reconocibles”.

El rodaje está previsto que se inicie después del verano en diversas localizaciones de Sevilla. El guion está escrito por Fernando Cámara (Memorias del ángel caído, Más de mil cámaras velan por tu seguridad), especialista en este género y también en historias basadas en casos reales.

Filmax será la compañía que se encargue tanto de la distribución en España como de las ventas internacionales.

Ambientada en el ficticio barrio obrero de Ciudad Blanca, La comunión cuenta la historia de Tomás, un sacerdote en plena crisis de fe que es enviado a un convento para investigar la posible canonización de una monja local fallecida años atrás. Allí conocerá a Miriam, una niña que se prepara para recibir su primera comunión y descubrirá con sorpresa el alto índice de mortalidad que hay en la zona, debido a una extraña enfermedad a la que los vecinos del barrio han bautizado como ‘la Fiebre de la Santa’.

 


A continuación, puedes leer la versión digital de la nueva edición de Cineinforme, especialmente dedicada al Festival de Málaga y a las ayudas europeas para el sector: