La actriz madrileña es la figura del canal en su ciclo ‘La actriz del mes’, que emitirá cuatro de sus películas.

Maribel Verdú protagoniza los martes de 8 Madrid TV en mayo

Maribel Vedú y Blanca Portillo en ‘Siete mesas de billar francés

Lleva 35 años delante de las cámaras desde que con tan solo 16 comenzara su carrera. Y 8 Madrid TV quiere mostrar algunos de los mejores trabajos de la madrileña Maribel Verdú, dedicándole su ciclo ‘La actriz del mes’.

Para empezar, el día 4 de mayo el canal propone La estanquera de Vallecas, de Eloy de la Iglesia y basada en la obra teatral homónima de José Luis Alonso de Santos. Junto a Verdú destacan también Emma Penella, José Luis Gómez y el joven veterano de este tipo de cine social José Luis Manzano en la que fue su última película. La historia de la película gira en torno a Leandro, albañil en paro, y su amigo Tocho intentan atracar un estanco del madrileño barrio de Vallecas, pero la señora Justa, la estanquera, se lo impide dando la alarma y atrapándoles en su interior. Mientras las autoridades, los vecinos y los medios toman posiciones fuera, convirtiendo el barrio en un circo de tres pistas, dentro del estanco el enfrentamiento se va relajando entre los dos amigos y sus rehenes, la estanquera y su sobrina. Poco a poco, una creciente complicidad va surgiendo entre ellos, algo que hará aún más difícil la salida de estos dos atracadores.

El día 11 llegará La buena estrella, dirigida por Ricardo Franco en el que fue uno de los mayores éxitos de su carrera. La película es un intenso drama donde Maribel Verdú se une a Jordi Mollá y Antonio Resines en uno de los triángulos amorosos más descarnados del cine español de los 90. Basada en hechos reales, el film se alzó con cinco Goyas incluyendo mejor película, director, actor (Antonio Resines), guion y música original, además de la nominación de Verdú como mejor actriz. Igualmente, logró llevarse el premio Forqué al mejor largometraje y el máximo galardón del jurado en la sección Un Certain Regard del festival de Cannes. La trama de la película muestra a Rafael (Antonio Resines), un carnicero estéril que lleva una vida triste y solitaria en el sur de Madrid. Una noche auxilia a Marina (Maribel Verdú), una muchacha tuerta a la que un tipo está apaleando en plena calle. Además, la chica está embarazada, por lo que decide alojarla en su propia casa. Muy pronto, ambos empiezan a conectar y se plantean cumplir un sueño que hasta entonces les parecía imposible: formar una familia. Pero el regreso de Daniel (Jordi Mollà), el violento novio de Marina, empujará a los tres hasta la trágica colisión de sus vidas.

Al otro lado del túnel, de Jaime Armiñán, se verá el día 18. Presentada en el Festival de Berlín, la película cuenta además con la última interpretación del mítico Fernando Rey junto a Gonzalo Vega y Maribel Verdú como la peculiar musa de ambos. En esta cinta, dos guionistas, el veterano Miguel y el joven Aurelio, pasan por una crisis creativa. La productora los envía a un hotel-monasterio del Pirineo aragonés para ver si logran inspirarse y terminar el guion de un drama romántico que transcurre en la Escocia del siglo XIX. Allí conocen a Mariana, la panadera del pueblo, una chica mentirosa, fascinante y muy atractiva que se convertirá en la protagonista de su historia y que irá enredando y seduciendo a los dos hombres hasta hacerles escribir un relato sobrecogedor con un final imprevisible.

Cerrará el ciclo de 8 Madrid TV el día 25 con la emisión de la película dirigida por Gracia Querejeta, Siete mesas de billar francés, que tuvo una gran acogida de público y crítica, que obtuvo varios galardones, como los Goya a mejor actriz y mejor actriz secundaria para Maribel Verdú y Amparo Baró respectivamente, o la Concha de Plata a mejor actriz del Festival de San Sebastián para Blanca Portillo. En el film, Ángela (Maribel Verdú) y su hijo Guille (Víctor Valdivia) llegan a un hospital de Madrid donde estaba internado el padre de ella debido a una repentina enfermedad, y ahí se enteran de que había muerto sin más remedio. Allí se encuentran con Charo (Blanca Portillo), amante del difunto, que da a conocer el negocio de Leo, que no es nada rentable. Tiene una sala de juegos con 7 mesas de billar francés. Al volver, Ángela se entera, por parte de un amigo y compañero de trabajo de su marido (José Luis García Pérez), que él había desaparecido y que llevaba doble vida y, para mantener a su segunda familia, se dedicaba a la corrupción dentro de la comisaría de policía donde trabajaba. Ángela decide volver a la gran ciudad y reabrir el negocio de su padre.