Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

La animación española, en busca de inversores privados para dar alas al talento nacional

25 marzo, 2021

Los principales actores de la industria de la animación se reunieron ayer en la Imprenta Municipal-Artes Libro de Madrid en la Mesa redonda “Innovación y futuro de la animación española: del pixel al público”. Un acto al que ha asistido Cine&Tele y que ha servido como punto de encuentro para debatir sobre la situación actual y el futuro de la animación en España, la imagen que se proyecta de la misma en el exterior, cómo ha afectado el teletrabajo y la virtualidad a la industria, el papel de las instituciones, las escuelas, el público, la televisión y los productores…

Jornada organizada por DIBOOS

Esta mesa redonda, enmarcada dentro de la exposición “Animación.es: una historia en una exposición”, estuvo organizada por DIBOOS, Asociación española de productoras de animación y vfx, en su tarea de desarrollar y potenciar el sector de la animación y los efectos especiales en España. En la Mesa redonda, moderada por Francisco José Marín, director de la Imprenta Municipal- Artes Libro de Madrid, todos los intervinientes coincidieron en el prometedor futuro de la animación española y en la alta capacitación y prestigio de nuestros profesionales, pero también en que el sector de la animación en España necesita un impulso que le permita mostrar y desarrollar todo su ‘potencial’.

Precisamente potencial es la palabra que, según indicó, Abraham López Guerrero -ganador del Goya 2021 al Mejor Cortometraje Animación por Blue & Malone Casos Imposibles es la que mejor define a la animación Española. «Los artistas de la animación española tienen un tremendo potencial. Tan solo faltan asuntos políticos y acciones concretas por resolver para terminar de dar el salto y competir con cualquiera a nivel internacional. También hay una parte psicológica, porque la animación parece una sección marciana del cine pero es más simple de lo que parece. Blue & Malone nace para derribar fronteras entre cine indie y blockbuster, animacion y realidad…», señaló.

Así, Tito Rodríguez, Director de Políticas de Marketing del ICAA (entidad dependiente del Ministerio de Cultura) señaló que para dar un impulso definitivo a la animación además del apoyo por parte de las Entidades Públicas mediante subvenciones, es necesario generar y cuidar un ecosistema donde el sector puede llegar a ser autosuficiente ya que «la percepción que hay desde fuera de nuestros estudios y artistas es muy buena, muchos de ellos trabajan para majors. Debemos colaborar con esos grandes players para crecer, pero también poner el foco en generar tejido empresarial propio, partiendo de una financiación mixta entre público y privado, para generar industria y negocio».

Punto en el que coincidió Nathalie Martínez (vocal de Igualdad de DIBOOS y productora) que recalcó en la importancia de trabajar y ahondar en el tema de los incentivos fiscales para atraer la inversión privada. «Para ello, es muy importante que los inversores entiendan el sector. Desde fuera no se sabe el tiempo que conlleva hacer una peli de animación, explotarla, aprovechar el merchandising… es más dilatado que en acción real. Si lo conseguimos, podremos alcanzar un sistema mixto de financiación en el que los productores adelantemos dinero y también lo hagan inversores que entiendan que esto puede ser un buen negocio».

Las tres peliculas españolas que fueron nominadas al Oscar la pasada decada: The lady and the Reaper, Chico y Rita y Klaus.

También recalcó que el futuro de la producción pasa por la diversidad, tanto en el formato como en la manera de producir. «El futuro de la animación pasa por la hibridación de géneros, de modelos de consumo, combinación de animación con acción real, un equilibrio real en el sector entre hombres y mujeres… y por terminar de consolidar la idea de que en el cine la animación no es un genero, sino una forma de contar las cosas que abarca todos los géneros».

En cuanto a cómo ha afectado la pandemia sanitaria al sistema de trabajo en la animación, apuntó que probablemente ha sido uno de los sectores menos afectados. «A la animación le ha costado poco adaptarse a la nueva situacion provocada por el COVID, porque tenemos un sistema muy facil de adaptar al teletrabajo, en El Ranchito lo hicieron en apenas 48 horas para todo el equipo. Es una pequeña ventaja competitiva con respecto al cine de accion real que hay que aprovechar»

Por su parte Alesia Di Giacomo, Responsable de Desarrollo de Negocio de Contenidos Infantiles de RTVE afirmó que su apuesta desde TVE es producir productos de animación, incidiendo así mismo en la necesidad de convertir el sector de la animación en un negocio atractivo para posibles inversores. «Con la llegada de la pandemia sanitaria, ahora hay una visión más adulta de la animación porque padres e hijos ven juntos la televisión. Es importante encontrar contenidos que cumplan esa función educativa y a la vez sean atractivos para todos».

Emilio Luján, director de ESDIP Escuela de Arte y colaborador principal en esta Mesa redonda, hizo hincapié en la importancia que tiene la formación en el desarrollo del sector de la animación en España, mostrándose optimista de cara al futuro, siendo un aspecto fundamental el conseguir mostrar toda el potencial y calidad de la animación española. También comparó las ayudas públicas con «un padre que cuida a su niño al principio. No nos podemos acomodar en recibir un dinero que parece barato pero al final sale caro, porque se terminan haciendo películas para recibir ayudas en lugar de aquellas que en realidad explotan el talento».

A su vez Beatriz Bartolomé, productora de Next Lab explicó la necesidad de incentivar las nuevas tecnologías en la producción, ya que es un sector donde la flexibilidad en todos los ámbitos va a ser la norma. Por eso creó Next Lab, un laboratorio donde distintas productoras de animación podían experimentar con sistemas de producción empleando la realidad virtual. «Hay muchas herramientas con gran potencial que existen pero cuesta mucho incorporar al flujo de trabajo. Nosotros queríamos presentar ese futuro que está aquí, encontrar gente interesada en estas nuevas tecnologías. Elegimos ocho proyectos y sus responsables pudieron experimentar con entornos de realidad virtual, animación, modelado…y finalizar el proyecto con un motor de videojuegos. Fueron capaces de hacer teasers de sus proyectos en cinco semanas, fue alucinante», resumió.

Por su parte Víctor Monigote, ganador del Goya 2021 a Mejor Película Animación por La Gallina Turuleca, afirmó que lo importante en animación es “contar buenas historias. El cine siempre debe ser de autor,  no se puede perder la esencia del talento español en cualquier formato y disciplina. Para progresar, no podemos fiarlo todo al dinero del estado, necesitamos inversión privada para mantener a nuestros talentos y eso se consigue con taquilla, incentivando también la distribución para que el cine español llegue a todas partes. Así convenceremos a los mecenas de apoyar el arte: el Estado debe no solo ofrecer subvenciones, también fomentar la distribución y promoción.

También intervino Samuel Viñolo, Comisario de la exposición “Animación.es: una historia en una exposición” resaltando que nunca la animación española había tenido tanta diversidad y riqueza tanto en el aspecto técnico como creativo. «La animación ya no es un sector subsidiario, sino que va de la mano con la imagen real. Se están produciendo contenidos más diversos y ricos que nunca y la gente cada vez consume más. Tenemos que aprovechar este momento imaginando un futuro con todo tipo de pantallas, formatos, con realidad virtual, videojuegos… el usuario está dispuesto a comenzar a percibir la realidad de ese modo diferente», analizó.

La jornada contó con la colaboración principal de ESDIP Escuela de Arte y la Imprenta Municipal Artes del Libro, el patrocinio de Simple Cloud y la colaboración de los equipos de La Gallina Turuleca, de Blue & Malone, Casos Imposibles y del Museo ABC. DIBOOS tiene como objetivo “sumar esfuerzos en favor de la industria española de producción de animación y efectos visuales”. Entre las dos asociaciones que se integran en DIBOOS (AEPA y PROANIMATS) representan aproximadamente el 85% de la producción española de animación y efectos visuales.

Quizás también te interesen: