El presidente de AOTEC incide, en una entrevista para Cine&Tele, en la importancia de que el gobierno vuelva a incluir a las pymes en unas ayudas que, a día de hoy, favorecen a las grandes corporaciones. 

Antonio García Vidal, Presidente de AOTEC

Cine&Tele: ¿Cómo han afrontado los socios de AOTEC la complicada labor a la que han tenido que enfrentarse durante la pandemia?

Antonio García Vidal: El operador local se ha volcado en esta pandemia, y no sólo en sus empresas. Nos hemos esforzado para que las redes estuvieran en una situación óptima, como hacemos a diario pero más conscientes que nunca de la responsabilidad que implicaba. Creo que llegó un momento crucial y dimos la talla.
Hay que reconocer el trabajo de todo el sector y en especial de los técnicos, que han sido verdaderos héroes tendiendo nuevas líneas y reparando averías. Desde el principio mandamos a casa a todos aquellos empleados que no eran imprescindibles en campo. Tomamos todas las medidas a nuestro alcance para que los técnicos trabajaran con seguridad y fuimos de los primeros junto a las farmacias en equipar nuestros locales.
Destacar también las acciones para ayudar en nuestras propias localidades, desde donar a los servicios públicos máscaras de protección hasta dotar de conectividad y dispositivos a residencias de ancianos. O dedicar horas de nuestros call center a hablar con quienes estaban solos en casa. Creo que tenemos que sentirnos orgullosos del sector.

C&T.: ¿A qué tipo de problemas técnicos tuvieron que enfrentarse los operadores de telecomunicaciones durante el confinamiento?

A.G.V: Se han producido incrementos de hasta el 71% del tráfico en horas pico y de un 40% de media en horas valle. España ha demostrado la calidad de su red. Los problemas que han aparecido se han debido a la falta de capacidad de ofrecer en los servicios demandados.. Porque nadie podía suponer que ocurriría esto.

C&T.: ¿El Gobierno aportó algún tipo de solución?

A.G.V: Hemos estado en permanente contacto con el Gobierno. AOTEC ayudó a elaborar el Acuerdo por la Conectividad de Personas y Empresas. Por primera vez el Gobierno, las grandes operadoras del país y las pymes representadas por Aotec sentados juntos en una misma mesa (virtual) sellamos el pacto.

C&T.: ¿Qué impacto a nivel económico ha ocasionado en el sector la Covid-19?

A.G.V: Somos un sector imprescindible y cada vez más …. porque todo funciona en torno a la conectividad. Por supuesto, la pandemia y la situación económica de muchas empresas y familias afecta, qué duda cabe. A lo largo de este año nos hemos puesto del lado de todos aquellos usuarios que lo están pasando peor, facilitándoles las cosas. En especial al sector turístico, que esperamos que vuelva a arrancar a mediados del próximo año. Creo que todos estamos enfocados ya en la recuperación, que es el reto de este país para 2021. Y eso pasa por potenciar las redes y la digitalización.

C&T.: ¿Y cómo ha afectado a los miembros de la asociación?

A.G.V: Ante una pandemia como esta todos los empresarios nos hemos centrado en actuar y apoyarnos. Desde

AOTEC hemos trabajado para nuestros asociados. Pero también nos hemos puesto a disposición del resto de pymes compartiendo información y atendiendo a quienes nos han solicitado ayuda, sin pararnos a mirar si eran o no asociados. No es el momento. Más que nunca son tiempos de “sumar”, algo que AOTEC lleva en su ADN.

C&T.: ¿Los cambios sociales vividos durante el confinamiento harán avanzar la sociedad hacia la digitalización?

A.G.V: Sin duda. Hemos dado un salto de años en tan solo unos meses. De hecho, los mayores, uno de los colectivos más reacios a abrazar la tecnología, es uno de los que más ha contratado fibra. Y también los móviles “de esos del dedo” (táctiles) que tanto pánico les daban y ahora dominan.

El reto para las zonas rurales es doble: por una parte, no quedarse atrás en el despliegue del 5G, porque la brecha digital volverá a ser enorme. Por otra parte, hemos de lograr que los consistorios más pequeños cuenten con técnicos y hacer que esa transformación digital se haga con los instrumentos adecuados y se traduzca en empleos en las zonas rurales.

T.: Desde su punto de vista, ¿es necesaria una inversión pública más potente para conseguir una conectividad óptima a todos los niveles en zonas más deshabitadas?

A.G.V: La inversión pública debe reorientarse para dar cabida al operador local, al que se ha ido expulsando del PEBA ( Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación). El Gobierno afirma que va a cambiar las ayudas… esperamos que dejen de apartar a las pymes. Primar a las grandes corporaciones no tiene sentido cuando se trata de llegar allí donde nosotros somos expertos, a la pequeña población.
Pueblos sin interés para las grandes operadoras. Prueba de ello es que con unas ayudas diseñadas para los grandes, dos operadores locales de tamaño mediano se han presentado por sus provincias y se las han llevado. El que se haya hecho una convocatoria a nivel provincial es un gran error porque deja fuera a cientos de empresas que tienen que expandirse con sus propios recursos.

T.: ¿Cómo afectará la implementación del 5G? ¿Qué peso tendrán los operadores locales en la difusión de esta tecnología hacia las zonas rurales?

A.G.V: España tiene una herramienta importante para lograr un despliegue rápido del 5G, que somos precisamente las pymes. Pero necesitamos que la Administración cree las herramientas necesarias para que sea posible.

AOTEC ha defendido en el Consejo Consultivo para la Transformación Digital en el que participamos la creación de la figura del operador neutro multioperador 5G. Esto haría posible la conectividad de zonas rurales sin interés para las grandes operadoras, que además podrían monetizar la inversión realizada en la adquisición de las frecuencias desde el principio.

Además, pensamos que deberíamos ir al concurso en lugar de la subasta de frecuencias, de forma que el Gobierno pueda incluir condiciones de cesión de las mismas al operador neutro en esas zonas rurales con un mínimo de habitantes. Lo que ha pasado con el 4G no es asumible, porque aún muchas partes de España carecen de esta conexión.

Consideramos que la subasta con “afán recaudatorio” es un contrasentido, ya que por un lado se limita la capacidad inversora de las operadoras mientras por otro se habilitan ayudas al despliegue. Abogamos por una subasta que permita adquirir el espectro de una manera asequible. Estamos convencidos de que a largo plazo la recaudación estatal será mucho mayor gracias al desarrollo de proyectos y a las empresas que crecerán al amparo de esta tecnología.