La seguridad sanitaria en los espacios culturales, una fortaleza de España

La Secretaría de Estado de la España Global, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, se encarga a través de la web This Is The Real Spain de dar a conocer las fortalezas y desafíos de España dentro y fuera de nuestras fronteras. Según recalca, los espacios culturales están haciendo enormes esfuerzos para seguir ofreciendo un bien esencial a la ciudadanía de manera segura.

El último Festival de Venecia, con limitación de aforo y los espectadores con mascarillas.
Estamos ya acostumbrados a ver las salas de cine con limitación de aforo y los espectadores con mascarillas.

Desde esta Secretaría de Estado se subraya cómo muchos de estos teatros, cines y espacios culturales siguen abiertos a pesar de todas las adversidades. Con estrictos protocolos de seguridad, el sector cultural trabaja, ahora en plena tercera ola, para continuar ofreciendo, con todas las garantías sanitarias, una vía de escape a los ciudadanos y esperanza en el futuro.

Estos locales han trabajado, desde el principio con los organismos e instituciones para lograr una Cultura segura, lo que les ha permitido llegar hasta hoy sin prácticamente contagios en estos espacios.

Este trabajo permite que este sector obtenga medidas excepcionales. Por ejemplo, actualmente, en Madrid los teatros, cines y otras actividades culturales pueden abrir una hora más que el resto de establecimientos. Una medida que ya se había aplicado en octubre en Cataluña.

Tras la primera ola de la pandemia, coincidiendo con el fin del confinamiento doméstico, el sector se volcó con el lema #CulturaSegura para promover la asistencia a actividades culturales tras haber implementado medidas como el uso obligatorio de mascarilla, control de aforos, condiciones laborales seguras, público sentado y en asientos separados, accesos mediante acomodación y venta online, disposición de geles hidroalcohólicos y desinfección constante o entradas y salidas escalonadas.

En el caso de las salas de cine, se han cumplido estrictos protocolos. Como se destaca desde la Federación de Cines de España (FECE), no se han producido brotes en ninguna sala de cine de España gracias a que la propia naturaleza de la actividad de ir a un cine supone una baja interacción social, pues se realiza mayoritariamente con personas convivientes y en silencio, limitando la emisión de aerosoles. Pero también al uso de sistemas de renovación de aire, mascarillas, gel hidroalcohólico, separación de espectadores y la desinfección de butacas después de cada sesión.

La Cultura está siendo uno de los sectores económicos más afectados porque depende en gran medida del valor experiencial de un espectáculo, de ahí que haya sectores, como por ejemplo las salas de cine, cuyos ingresos hayan descendido un 70%. Esto está desembocando en un impacto terrible en el empleo.

A pesar de ello, la capacidad de resiliencia de la Cultura es digna de alabar y sus representantes siguen lanzando un mensaje claro a la sociedad de que la Cultura sigue viva en España.

El artículo 44 de la Constitución señala que “los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la Cultura, a la que todos tienen derecho” y el artículo 149.2 apunta que los poderes​ públicos considerarán “el servicio de la cultura como deber y atribución esencial”.

La Cultura es, por tanto, un derecho y un bien esencial de nuestra democracia y se debe garantizar su supervivencia, que ahora está en riesgo.

En este sentido, el pasado mes de septiembre todos los grupos del Senado aprobaron una Declaración Institucional mediante la que solicitaban al Consejo de Ministros que la Cultura fuese declarada bien esencial, como la Sanidad o la Educación, amparando así “una actividad que es tan necesaria para el fortalecimiento y la cohesión de la sociedad” y que “además de alimentar el alma, es motor de innovación y desarrollo en el ámbito económico”.

Ahora sólo queda exigir que durante lo que queda de esta tempestad sanitaria y en los tiempos inmediatamente posteriores, las autoridades asimilen esta condición para que se apliquen medidas extraordinarias para salvar la Cultura en España, en consonancia con la excepcionalidad de la crisis que estamos viviendo.

 


A continuación, puedes leer la versión online de la nueva edición de Cineinforme: